La campaña de control de velocidad finaliza en la provincia con 335 denuncias

El 60% de los excesos de velocidad se han detectado en carreteras convencionales

Control de la Guardia Civil de Tráfico.

Control de la Guardia Civil de Tráfico.

La campaña especial de control de velocidad llevada a cabo la semana pasada por la Dirección General de Tráfico (DGT) se ha saldado en la provincia de Huelva con el control, por parte de la Agrupación de la Guardia Civil de Tráfico, de 3.985 vehículos y un total de 335 denuncias formuladas –el 8,4%–.

De los 335 vehículos denunciados, 200 circulaban por carreteras convencionales (aquellas que disponen de un solo carril para cada sentido) y 135 por autopistas o autovías de la provincia onubense. Esto significa que casi el 60% de los excesos de velocidad se han detectado en vías secundarias.

Otro dato significativo que se desprende de esta campaña de velocidad es que, mientras sólo el 4,6% de los vehículos controlados en autopistas o autovías sobrepasaron los límites de velocidad, en las carreteras convencionales este porcentaje se dispara al 18,5%, casi cinco veces más.

La campaña, que se ha desarrollado entre los días 18 y 24 de abril, ha tenido especial incidencia en las carreteras secundarias de Huelva, especialmente en aquellos tramos en los que existen mayor siniestralidad o cuyo trazado les haga susceptibles de que se produzcan accidentes por velocidad excesiva.

Cabe recordar que el año pasado en Huelva, las carreteras secundarias acumularon el 78% de las víctimas mortales y que en el 19% de los accidentes mortales registrados en 2015 estuvo presente la velocidad inadecuada como causa directa.

En este sentido, hay que tener en cuenta que llevar una velocidad adecuada podría evitar prácticamente una cuarta parte de los muertos en accidente de tráfico contabilizados a nivel nacional. Asimismo, hay que reiterar que a partir de 80 km/h es prácticamente imposible que un peatón se salve en un atropello. A una velocidad de 30 kilómetros por hora, el riesgo de muerte del peatón se reduce al 10%.

Vigilancia, prevención y concienciación

A lo largo de esta semana, los agentes de la Guardia Civil de Tráfico han realizado dentro una importante labor de vigilancia y prevención. Estas campañas son una herramienta fundamental para recordar que el exceso de velocidad tiene una incidencia enorme en la seguridad vial, y también que repercute negativa sobre el medio ambiente, la calidad de vida (pues aumenta, entre otros el ruido que producen los vehículos) y nuestra economía (ya que aumenta el consumo de carburante).

Por último, señalar que en la campaña de control de velocidad desarrollada la semana pasada no se ha detectado ningún delito en aplicación del artículo 479 del Código Penal. Este artículo estipula que una velocidad superior en 60 km/h en vía urbana o en 80 km/h en vía interurbana a la permitida, es un delito que tiene aparejada pena de prisión de tres a seis meses, o bien multa o la realización de trabajos en beneficio de la comunidad, y, en cualquier caso, a la de privación del derecho a conducir vehículos a motor o ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *