Opinión: El CSIF ante el 1 de Mayo

(Texto: CSIF) Desde la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en función pública, se celebra el 1 de Mayo como jornada de reconocimiento a los trabajadores de este país “que han cargado injustamente sobre sus espaldas los esfuerzos derivados de la crisis”, tal y como se recoge en su manifiesto conmemorativo. Asegura que “los ciudadanos han pagado un peaje desproporcionado, traducido en pérdida de condiciones laborales, empobrecimiento, desempleo, merma de poder adquisitivo y deterioro de los derechos sociales”.

En este día del Trabajo y de los Trabajadores, CSIF recuerda que “la gestión y las decisiones económicas no han sido acertadas y los ciudadanos así lo han expresado recientemente en las urnas, con una composición del Parlamento que refleja una voluntad de revisar las políticas y la necesidad de acuerdo entre diferentes partidos”. Además, la sociedad ha demostrado “su hartazgo y su desmotivación como consecuencia de determinadas actitudes y comportamientos de diferentes poderes políticos, sociales y sindicales en nuestro país. Por eso, hay que recuperar el espíritu de lucha por nuestra dignidad laboral y abrir el espacio a la pluralidad actual, que se viene gestando desde hace años”.

En este sentido, indica que “el actual sistema basado en un bisindicalismo que ya no existe, finiquitado a nivel laboral desde hace años, tampoco ha resultado eficaz”. Recuerda, en este sentido, que se sigue con un modelo de relaciones laborales y representación sindical que afianza a las dos organizaciones de clase tradicionales en una posición de privilegio. “La sociedad española ha cambiado y este modelo ya no la representa de manera plena. La realidad sindical no refleja la pluralidad, la variedad y la riqueza de nuestros ciudadanos. Determinados sindicatos monopolizan el diálogo social con la presunta connivencia de los poderes políticos. Por eso, desde CSIF apostamos por un cambio de modelo que dé respuesta a las demandas y el pluralismo de la sociedad española”.

CSIF asegura que los trabajadores están cansados “de un modelo sindical partidista, subvencionado y desvinculado de los problemas reales”, al igual que ocurre en la política. Por eso señala que la actual Ley garantiza la presencia en la mesas de negociación de los dos sindicatos de clase aunque los trabajadores les hayan retirado explícitamente su apoyo, como ocurre en ámbitos como la sanidad, la educación o la justicia en muchas comunidades autónomas. “La legislación sindical actual establece una coraza que impide crecer a otras opciones legítimas y deja sin representación a muchos ciudadanos”. Además, según un estudio llevado a cabo por CSIF, hay 80.000 delegados contabilizados en empresas que ya no existen.

La Ley exige como condición para participar en el diálogo social obtener el 10% de representatividad en todo el territorio nacional, mientras que para formar parte de los parlamentos nacional o autonómicos se exige el 5% o en algunos casos el 3%. “Y ese 10% hay que obtenerlo compitiendo con unos sindicatos de clase que reciben subvenciones multimillonarias con la errónea concepción de que representan al 100 por cien de los trabajadores”, lamenta CSIF.

Por ello, la central sindical seguirá trabajando para rebajar ese umbral de representatividad del 10 al 5 por ciento favoreciendo la participación de otros agentes sociales alternativos y para que los delegados sindicales computados sean los que realmente desempeñan sus funciones. CSIF apuesta finalmente por “el diálogo de todos, otro modelo de sindicatos, la negociación real, el cumplimiento de promesas y la recuperación de los derechos y las condiciones laborales perdidas”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *