VENTANA DEL AIRE.
Castigo.
[Juan Andivia]

juan andiviaNo soy el único que al principio de nuestra democracia veía los debates parlamentarios, que entonces se retransmitían enteros, creo, por televisión. Nos servía para alimentar la ilusión y para comprobar las dotes oratorias de Felipe y Fraga que, sin llegar a don Emilio Castelar (según se decía), eran capaces de mantenernos en vilo y con esperanzas. Pero lo malo de los sueños buenos es despertar.

En una lectura diferente del proverbio de Antonio Machado: “Tras el vivir y el soñar,/está lo que más importa:/despertar.”, se podría inferir que es lo más importante porque nos asienta en la tierra y nos hace hombres y mujeres maduros, es decir, decepcionados. En este caso, entre utopía y realidad, el poeta se acerca al Sancho que también somos.

Y algo así nos ha pasado en los últimos meses de esta democracia adolescente. Quizá porque “entre el vivir y el soñar / hay una tercera cosa./ Adivínala”, no hemos sabido cuál era esa cosa y nos hemos quedado, petrificados, esperando y temiendo a la vez que hubiera pactos de gobernabilidad y que no los hubiera. Pensábamos que cualquiera opción era peor que la anterior y, finalmente, se nos ha abofeteado con la menos deseada e incomprensible: la repetición de elecciones; es decir, hemos tirado una cuatrimestral por la borda y se nos ha citado en septiembre, a ver si nos dejamos ya de tonterías y votamos lo que los candidatos quieran.

Ante este reproche, esta incapacidad y este despilfarro, los ciudadanos hemos sido encadenados a una roca de informativos, ofertas y probables engaños y, cada día, los mismos candidatos volverán a devorar nuestra confianza, que se regenerará cada noche, para poder ser destrozada al día siguiente: Sí, como Prometeo; sí, como si hubiésemos enfadado al dios Zeus, o a sus representantes en la tierra, los políticos profesionales, al haber opinado que todos lo hacían mal.

Quienes nos han hastiado amenazan con hastiarnos más y mejor, refinando sus técnicas mutiladoras, hasta la extirpación absoluta de su credibilidad.

Pues yo no quiero ver a los mismos actores, repitiendo sus manidos textos, con sus figuras redundantes y molestas. No quiero dejarles creer que no me he enterado de nada, que me he dejado burlar y que pueden seguir haciéndolo. No me cabe más aburrimiento ni más castigo y, aunque iré a votar el veintiséis, haré constar en todos los foros que no me creo a estos personajes, ni a los de la prensa que intentan desorientarnos y compiten con ellos en la propagación de las medias verdades, que es mentir dos veces (si dices la otra mitad), como también observaba don Antonio Machado.

 

3 Responses to VENTANA DEL AIRE.
Castigo.
[Juan Andivia]

  1. Tengo entendido que tras las elecciones, entre todos nosotros y de forma obligada les damos a cada partido una cantidad de euros por cada voto que han conseguido y otra buena cantidad por cada diputado y senador. Es decir, que hace cuatro meses nos han extraído de mala manera una buena cantidad de euros, que para los paganinis no nos ha servido de nada. ¿ Tras el 26 de Junio, nos van a sangrar otra vez ?. ¡ Menudo negocio se están montando esta pandilla de “servidores del pueblo” !.

  2. La vergüenza y el decoro, tras el espantoso ridículo llevado a cabo por estos cuatro líderes de los cuatro principales partidos políticos, obligan a que se fueran a su casa y restituyeran al erario publico, es decir a los españoles, todos esos emolumentos que se han embolsillado, sin la menor justificación. Ni que decir tiene, que tal comportamiento deberían seguir todas sus huestes. Claro que esto es si tuvieran vergüenza y decoro pero ¿saben que es eso?. ¡ Da todita la impresión de que no !.

  3. La cosa está clara. Todos los lideres aparecen en la caja tonta que cada españolito hemos instalado en nuestra vivienda y nos repiten machaconamente que han entendido el mensaje de los votantes indicándoles que lleguen a un acuerdo. Personalmente, creo que lejos de tal afirmación, lo que cada españolito ha votado es quien quiere que gobierne. Pero bueno, admitamos al pulpo como animal de compañia. Lo mejor viene a continuación : Tal partido es incompatible con tal otro; con tal partido no se puede hablar si no cambia de jefe ; con tal partido ¿que parte del no no ha entendido?. Esto y similares dijeron antes y lo curioso es que ahora dicen lo mismo. ¡Mas desacuerdo a la vista, y eso que han entendido a su manera el mensaje de los votantes!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *