Cáritas atiende en Huelva a casi 90 mujeres que ejercen la prostitución

Cáritas Diocesana de Huelva acompaña y atiende a 87 mujeres que ejercen la prostitución en las calles y asentamientos de Huelva a través de sus proyectos de Atención a Mujeres en Situación de Marginalidad (Ammar) y de atención humanitaria en los distintos asentamientos chabolistas de la provincia de Huelva. De las mismas, el 75 por ciento son extranjeras y con edades comprendidas entre 25 y 35 años, con un bajo nivel educativo y, en muchos casos, con algún menor a cargo, bien aquí o en su país de origen.

Aunque en los años de la crisis económica se ha apreciado un cierto aumento de las mujeres españolas que ejercen la prostitución, la desproporción es importante, si se tiene en cuenta que la población extranjera representa un 12 por ciento de la población residente en España, ha informado la entidad en una nota.

En cuanto a la nacionalidad de las mujeres, Nigeria, Rumanía y Guinea Ecuatorial están entre los países de origen más frecuentes. Precisamente Nigeria y Rumanía son dos de los países que siempre figuran también entre los principales orígenes de las mujeres víctimas de trata con fines de explotación sexual, tanto en España como en el resto de Europa.

Son mujeres que, además, dejan atrás en sus países de origen situaciones de pobreza, exclusión, discriminación e, incluso, violencia. Es importante constatar que los perfiles han variado mucho y siguen modificándose: cambian los países de origen, así como las formas que adquieren los procesos migratorios y el ejercicio concreto de la prostitución.

Asimismo, en la difícil coyuntura social actual se constata que algunas de las mujeres solo encuentran como posibilidad de subsistencia para ellas y para sus hijos el mantenerse en el ejercicio de la prostitución. Esta situación explica que algunas de ellas hayan vuelto a esta actividad, incluso después de unos años de haber tenido trabajo, tras haber agotado todas las prestaciones.

Según señala Cáritas Diocesana, el regreso al mundo de la prostitución acontece cuando se atraviesan momentos de dificultad económica, aunque en la mayoría de las veces viene motivado por una realidad de exclusión social.

Cáritas, a nivel confederal, ha presentado ‘La prostitución desde la experiencia y la mirada de Cáritas’, en el que analiza la realidad de este grave fenómeno social a partir de las experiencias de vida de las mujeres acompañadas por los distintos proyectos de Cáritas en todo el Estado, y que están en la calle, en los clubs, en los centros de día y las casas de acogida, inmersas en la realidad, recogiendo sus propias palabras y testimonios.

Cáritas apela a los gobernantes y a las autoridades públicas a que “no hagan oídos sordos ni miren para otro lado ante la vergüenza de esta moderna esclavitud, que es la prostitución y que está a la vista de todos, una lacra que reclama de todos que abramos los ojos a su realidad”.

LAS PROPUESTAS
A su vez, la entidad destaca una serie de propuestas, como velar por el respeto y la garantía de los derechos humanos y la dignidad de todas las personas; reconocer el derecho irrenunciable de acceso a un sistema sanitario universal y gratuito; impulsar una educación en la que se dé el protagonismo a los valores de igualdad, solidaridad y derechos humanos y dar mayor visibilidad y mover el foco hacia el cliente y hacia la sociedad, y evitar la revictimización de la mujer.

Continuar acompañando a las mujeres en sus decisiones, de forma que puedan construir su propio proceso vital e impulsar su autonomía personal, es otra de las propuestas, así como exigir la persecución, utilizando los instrumentos legales vigentes, a todos los que se lucran con el negocio de la prostitución y de la trata de seres humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *