El nuevo Plan Andaluz de Drogas reforzará la red de recursos asistenciales en Huelva

3.318 personas se encuentran en tratamiento por drogodependencias y otras adicciones en la provincia

Presentación del Plan de DrogasEl nuevo Plan Andaluz de Drogas y Adicciones garantizará y reforzará la red de recursos para la asistencia a la población diana en la provincia de Huelva. Así lo ha puesto de manifiesto este jueves el delegado territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Rafael López, durante el acto de presentación de esta estrategia, recientemente aprobada por el Consejo de Gobierno y que actualiza las políticas de la Junta en materia de abordaje y atención a la problemática de las drogodependencias entre la ciudadanía andaluza.

Según ha explicado López, el plan, que cumple su tercera edición y tiene un horizonte de actuación hasta 2021, cuenta para ello a nivel autonómico con una dotación presupuestaria de casi 37 millones de euros anuales. En Huelva, dicha red para la asistencia de las drogodependencias y las adicciones está conformada por un total de 19 dispositivos de acceso universal y gratuito, financiados por la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales mediante subvenciones o bajo la modalidad de concierto.

Estos recursos, que abarcan el proceso terapéutico en todas sus fases –desde la desintoxicación y la deshabituación a los programas sociales de reinserción, acogimiento o prevención-, se distribuyen de la siguiente manera: 11 centros de tratamiento ambulatorio, 1 de los cuales es específico de juego patológico; 1 equipo de apoyo en Instituciones Penitenciarias, 1 centro de encuentro y acogida, 3 comunidades terapéuticas, 1 vivienda de apoyo al tratamiento y 2 viviendas de apoyo a la reinserción.

En la actualidad, un total de 3.318 personas, de las que 2.826 son hombres y 492 mujeres, se encuentran en tratamiento por este motivo en la provincia de Huelva.

El nuevo plan viene a consolidar y actualizar las políticas llevadas a cabo desde 2002 en el marco del anterior plan, dando especial prioridad a la población joven, que concentra los consumos más problemáticos y a la que se destinan programas para evitar o retrasar el contacto con las sustancias adictivas. Se reforzará así la prevención selectiva para grupos en situación de riesgo a través de las familias, los talleres de formación y las comunidades terapéuticas, así como la denominada ‘prevención indicada’ para las personas ya iniciadas en el consumo pero que aún no tienen dependencia. En estos supuestos se prestarán tratamientos específicos en centros.

El plan persigue también adaptarse a la realidad actual en cuanto a los cambios producidos en los perfiles de las personas consumidoras y en las formas de consumo, así como concede mayor protagonismo al aspecto social del fenómeno de las drogas y adicciones, tanto en el abordaje de la prevención como en los procesos de atención e incorporación social.

Tanto en la financiación como en el desarrollo de esta estrategia están presentes las consejerías de Igualdad y Políticas Sociales, Salud, Educación y Justicia e Interior. En la elaboración del texto han participado más de 400 profesionales, instituciones, agentes sociales, movimientos asociativos y ayuntamientos de municipios de más de 20.000 habitantes, lo que acentúa su carácter eminentemente participativo.

Catálogo de prestaciones

Entre sus aspectos más reseñables, el plan establece la creación del Catálogo de Servicios de la Red para la Atención a las Drogodependencias y Adicciones, que garantiza su modelo de atención universal y gratuita e incorpora el tratamiento de nuevos problemas vinculados con las tecnologías y el juego patológico. La perspectiva de género también se integra en todas las iniciativas previstas.

Otra de las novedades recogidas es la puesta en marcha de programas de incorporación social para personas en riesgo de exclusión, cofinanciados por primera vez por el Fondo Social Europeo y con un dotación de más de dos millones de euros en este año. De acuerdo con los últimos estudios, un 20% de la población afectada por adicciones está a su vez en riesgo de exclusión social.

En relación con el alcoholismo, incluye las últimas técnicas y resultados científicos y de nuevos fármacos. Y es que el alcohol es la segunda sustancia adictiva que más tratamientos provoca actualmente en nuestra comunidad, sólo superada por los opiáceos. Les siguen la cocaína y el cannabis. Por su parte, el tabaco se aborda a partir de la atención personalizada que se presta en los centros de salud del sistema sanitario público.

A las novedades para los próximos años se añade la previsión de crear un portal interactivo de drogas y adicciones al que podrán acceder profesionales, usuarios y la ciudadanía en general para consultar sobre centros y recursos e intercambiar experiencias.

Igualmente, el plan refuerza la actividad investigadora y formativa a través del Observatorio Andaluz sobre Drogas y Adicciones, entidad dedicada a recopilar la información científica disponible y promover el conocimiento y divulgar los resultados de la actividad en esta materia. Las prioridades se seguirán dirigiendo al estudio de factores de riesgo asociados al consumo, con nuevas líneas de trabajo para integrar la perspectiva de género y las patologías psiquiátricas asociadas.

A modo de conclusión, el plan se estructura en cuatro grandes bloques: medidas preventivas, atención socio-sanitaria, incorporación social y gestión del conocimiento. En el área de la prevención, el objetivo es evitar y/o retrasar la edad de inicio de consumo de sustancias psicoactivas y de actividades susceptibles de convertirse en adicciones. En atención socio-sanitaria se pretende mejorar el acceso a la red de atención y garantizar la cartera de servicios, además de impulsar sistemas de evaluación de la calidad en la gestión para mejorar la participación y satisfacción de los usuarios y los profesionales. En las otras dos áreas, destacan las medidas dirigidas a facilitar la integración laboral y el diseño de un modelo formativo adecuado a las nuevas tecnologías y los retos emergentes.

Actividad asistencial

Durante el año pasado, el total de admisiones a tratamiento en la provincia fue de 1.382 personas, lo que supone el 6,65% del total de admisiones en Andalucía. La mayoría de estas admisiones corresponden a hombres, con un 84,15% frente al 15,84% de mujeres.

El perfil medio de las personas admitidas a tratamiento en Huelva es el de un varón con una edad media de 35,74 años, consumidor de sustancias psicoactivas (con mayor porcentaje, la cocaína con un 28,29% de las admisiones), que inicia el consumo a los 19,86 años, su situación laboral es de ‘parado habiendo trabajado antes’, con ‘estudios primarios o inferiores’, convive con su ‘familia de origen’ y acude a tratamiento por iniciativa propia.

Respecto al tipo de sustancia o adicción por la que inicia el tratamiento, la que presenta mayor porcentaje respecto del total de las admisiones en la provincia es la cocaína con un 28,29%, seguida del cannabis con un 24,67%. El alcohol ocupa el tercer lugar con un 18,81% y en el cuarto se encuentran las admisiones por consumo de heroína/rebujao con un 15,99% (la forma más habitual de consumo es la mezcla de heroína con cocaína base). La siguiente adicción, motivo de ingreso a tratamiento, es el tabaco con un 4,77%, seguido del juego patológico con un 3,54% de admisiones. En menor porcentaje y, en orden descendente, se sitúan otras drogas (2,96%) y las adicciones sin sustancia (0,94%), entre las que cabe mencionar internet y las compras en igual proporción.

Prevención

Junto con los recursos de atención directa anteriormente descritos, existe en Andalucía un programa para la prevención comunitaria de las drogodependencias y adicciones, denominado ‘Ciudades ante las Drogas’. Su financiación, compartida con los municipios, se articula a través de subvenciones anuales. Su principal objetivo es reducir o paliar el uso y/o el abuso de sustancias y otras adicciones en la población joven y en otros colectivos de riesgo mediante la puesta en marcha de proyectos adaptados a la realidad local de los municipios andaluces participantes.

Estas acciones combinan una prevención integral con la prevención específica, que se refiere a las intervenciones que se adecuan a los grupos poblacionales según patrones de consumo, factores sociales y culturales, etc. Ambas deben sustentarse en el diagnóstico de la realidad local existente en cada municipio.

En la provincia de Huelva, participan en dicho programa 36 municipios, lo que implica el 46% de los ayuntamientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *