Instan a la Junta a poner en marcha medidas tras el estudio olfatométrico

El Grupo Popular en el Parlamento de Andalucía ha instado al Consejo de Gobierno andaluz a que informe sobre el tipo de medidas que tiene previsto poner en marcha la Junta tras la elaboración del estudio olfatométrico en Huelva a cuenta de las quejas surgidas por los recurrentes malos olores detectados.

Así lo exponen los diputados populares Guillermo García de Longoria y Manuel Andrés González en una cuestión consultada por Europa Press, después de que la Junta anunciara en marzo que ampliaría los estudios tras conocer los resultados de una primera fase, que apuntan a un origen colectivo en el que intervienen la actividad industrial y las condiciones climatológicas con un efecto sinérgico.

A su vez, a este análisis inicial se sumaron los estudios olfatométricos solicitados a las empresas del sector químico y la geolocalización de las llamadas recibidas por episodios de malos olores, entre otros.

Todas estas pruebas concluyen que ninguna de las 13 fábricas constituye por sí sola un foco de mal olor, por lo que se abre un nuevo escenario para conocer si el conjunto de las emisiones de varias de ellas podría constituir la fuente de olores molestos para población.

Respecto a la metodología, se divide en tres puntos principales: la identificación de focos –cerca de 300–, su caracterización y la modelización de las emisiones de olor.

Del mismo modo, se analizaron las principales zonas emisoras, cinco polígonos industriales, detectando posibles orígenes industriales como son las balsas de fosfoyesos, las aguas residuales, fertilizantes o químicos, y los no industriales, como son vegetaciones, tráfico y otros.

PRIMERA EVALUACIÓN

La primera evaluación llevada a cabo por Strenghs pone de manifiesto que del tiempo en el que se han realizado las mediciones cualitativas por los expertos panelistas, en la capital durante el 58 por ciento del tiempo medido no se percibe olor; el 40 por ciento, el olor es no industrial; y el dos por ciento restantes es olor industrial, cantidad coincidente con las ocasiones en que la población percibe los malos olores.

En la zona industrial de La Rábida y sus alrededores, el olor industrial asciende al 12 por ciento –que proceden probablemente de la Punta del Sebo– y el no industrial al 54, mientras que el 34 por ciento del tiempo de medición hubo ausencia de olor.

Tras este primer avance, la Junta considera que existen varios factores que hay que tener en cuenta para obtener conclusiones más esclarecedoras. De hecho, la propia naturaleza del informe Strenghs requiere de periodos más largos de estudio –de seis meses a un año–.

2 Responses to Instan a la Junta a poner en marcha medidas tras el estudio olfatométrico

  1. Algo huele a podrido en Huelva. Y ya sabemos qué.

  2. Con el tufillo que sale de una sensible cantidad de políticos de todos los colores y castas, me resulta muy osado que uno de los grupos de ellos, propongan semejante estudio. Seguro que tienen mejor cosa que ocuparse. A lo mejor, lo que pasa es que no se les ocurre. ¡ Vaya tropa !.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *