Historia de un desahucio y una campaña mediática contra Podemos

Rafael Vélez.

Rafael Vélez.

(Firma: A. Rodríguez)  El acoso mediático y en las redes sociales que está sufriendo Rafael Vélez, miembro del círculo Podemos en Isla Cristina y ex coordinador local de IU en esta localidad, es la demostración palpable de cómo se las gasta la derecha de este país, que trata de buscar contradicciones donde no las hay.

A Rafael Vélez, abogado de profesión, se le acusa de haber entrado en una contradicción ideológica por defender a su suegro, propietario de una vivienda que tenía alquilada a una mujer, víctima de malos tratos, por 200 euros al mes y a la que ha desahuciado judicialmente ante el impago de 1.800 euros (entre meses de alquiler sin abonar y gastos de luz y agua).

El suegro de Vélez no es un rico propietario de cientos de viviendas, es un jubilado que cobra 600 euros al mes y que tiene en el alquiler de esa casa un apoyo económico, del que no se hace rico vista la cantidad de la que estamos hablando.

¿Es el suegro de Vélez el que tiene el deber moral y económico de dar solución a la situación personal de su inquilina? Que cada cual dé una respuesta a esa pregunta, a la que debe seguir otra. ¿Quién entonces? Y la respuesta no puede ser otra que las administraciones públicas. Sí, es el Ayuntamiento de Isla Cristina, o la Junta de Andalucía o la administración que se estime más competente para este caso quien tiene obligación de dar una salida a una situación personal como la que sufre la inquilina del suegro de Vélez.

La situación es francamente lastimosa: un jubilado tiene que enfrentarse vía judicial a una inquilina en paro y víctima de malos tratos porque las administraciones públicas –esas que han salvado bancos con el bolsillo de todos– no dan respuesta a la mujer y hacen que los pobres se enfrenten a los pobres.

Y eso, la derecha ideológica, lo quiere convertir en una contradicción de un miembro de Podemos. El colmo.

REPRODUCCIÓN DEL TEXTO QUE RAFAEL VÉLEZ HA PUBLICADO EN SU FACEBOOK

He de decir que se está realizando una campaña falsa contra mí por un asunto exclusivamente profesional.

Yo no soy líder dé podemos en Isla Cristina solo soy un inscrito más del círculo local, la secretaria general la ostenta otra ciudadana.

De todas formas por mis ideas afines a Podemos se le realizó un alquiler social a Virginia por 200€ al mes más los consumos.

Tras más de año y medio de proceso judicial y con una deuda acumulada de más de 1800€ el día del juicio, conociendo su situación económica y por humanidad se le perdonaron todas las deudas, las costas judiciales y hasta los gastos de tasas que el propietario asumió a cambio de recibir las llaves y darle plazo hasta ayer para que retirara sus enseres y buscase ayuda.

Cuál es mi sorpresa cuando desde los servicios sociales municipales se le recomienda que continúe de ocupa porque no pueden reubicarla e inician esta campaña pretendiendo presentarnos como personas inhumanas que desahucian a una mujer maltratada.

Los servicios sociales deben dar cobijo y protección a esta mujer al igual que a todos aquellos que la sociedad coloca en tan difícil situación pero no a costa de otros necesitados como el propietario pensionista

7 Responses to Historia de un desahucio y una campaña mediática contra Podemos

  1. Hay una protección de datos la cual por lo que leo aquí no se da. Es ilegal y más llamando a los medios de comunicación en vez de sentarse hablar cara a cara.
    Y lo más gracioso que se le ha pagado habiendo recibos por medio. Lo que no es normal que alquilen una casa con gente dentro

  2. Hay una protección de datos la cual aquí por lo que leo no se aplica

  3. Antonio Lope

    Menuda desfachatez la del podemita este y la del propio movimiento, lo mío es mío, lo tuyo, también será y se obliga hacer lo que ellos digan, otra cosa distinta es lo que ellos hagan, que para eso son los autoritarios. Desde luego los comunistas no admiten otra cosa que sus imposiciones, eso es FASCISMO, envuelto de anarquía y ausente de vergüenza. Impresentable.

    • Despues de haber leido todo esto aun mantienes que la culpa es de Podemos?
      Anda, pásame el móvil de tu camello que tiene que ser la leshe.

  4. Es lo que tiene tener la boca grande, también hay que tener las costillas duras. Si no hubieran defendido la ocupación de viviendas, lo de prohibir los desahucios, demonizando y acusando de especuladores y malvados capitalistas a los que, estando el la misma situación que el pobre suegro del hombre este, ahora esto no sería noticia, ni nadie le tendría que decir nada.
    Lo del consejo de servicios sociales, es real. Ahora qué? Pues eso, que tengan las costillas duras.

  5. Esta claro que una cosa es pregonar y otra, bien diferente, dar trigo. Cuan le afecta a un miembro de Podemos se analizan las circunstancias personales del propietario de la vivienda, si el afectado es de otra ideología, entonces, es un capitalista, usurero, que quiere dejar en la calle a una pobre mujer indefensa y con un hijo. Esto es el pan nuestro de cada día. Hay que tener en cuenta que Podemos lleva dos años criticando “que se pueda desahuciar a cualquier persona” y diciendo que hay que prohibir “cualquier desahucio”…..hasta que les toca a ellos, entonces tenemos que ser “comprensivos” con el propietario. Ufffffff cuanta hipocresía.

  6. Impecable el razonamiento de Rafael Velez y sobradas razones para que haya desahuciado al moroso inquilino de su suegro. Ahora bien, Podemos y sus satelites se lanzaron a condenar CUALQUIER desahucio y defender a CUALQUIER ocupa, sin entrar en detalle culpando sistematicamente al gobierno PP e incluso hinchando descaradamente la cifra de lanzamientos. Ahora, cuando le toca a uno de ellos, aunque se quejan con razon, deberán admitir que lo que recogen es lo que han sembrado. Y puestos a denunciar campaña mediática, atención a Sexta TV : Pruebe a cualquier hora y podrá comprobar como se habla, repite y repite sola ysistemáticamente la corrupción del PP en Valencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *