Moguer disfruta de su Romería de Montemayor pese a la lluvia

Romería Moguer (1) Romería Moguer (2) Romería Moguer (3) Romería Moguer (4) Romería Moguer (5) Romería Moguer (6) Romería Moguer (7) Romería Moguer (8)Con la misa de mayordomos se ponía este lunes punto y final a una romería pasada por agua, pero bendecida por la unión de los moguereños, y por la entrega de las hermandades filiales, que han ido de la mano para defender una celebración que forma parte de nuestra identidad cultural.

Precisamente las hermandades filiales merecen una mención especial por el gran esfuerzo que realizan desde la distancia, por amar cosas tan nuestras, pero ya tan suyas, que como moguereños además de enorgullecernos debemos agradecer. Ese sentimiento de fe y devoción a la Virgen pudo verse en el acto de presentación de las filiales, donde se vivieron momentos muy emotivos que quedarán en el recuerdo para los hermanos de Sevilla, Huelva, Punta Umbría, Madrid, Arahal, Villamanrique de la Condesa, Lucena del Puerto y Compofrío-La Dehesa.

Aunque parezca contradictorio la lluvia nos ha permitido disfrutar de estampas de infinita belleza, que pasarán a los anales de la historia por su singularidad y emotividad, y es que aunque la Virgen no pudo completar su tradicional recorrido por el coto, si recibió en masa el calor y el cariño de su pueblo, y pudo finalmente visitar a unos emocionados mayordomos que han hecho gala de una generosidad y de una entrega desmedida, que también quedarán en el recuerdo.

Un Moguer volcado con su Patrona, presumiendo de una bendita devoción heredada de padres e hijos, fue sin duda protagonista en la salida y especialmente en la recogida de la Señora, que portada a hombros por sus fieles costaleros fue recibida en la ermita entre vivas, aplausos y sentidas sevillanas. Los ocho filiales levantaron al cielo sus estandartes para formar un hermoso pasillo por el que desfiló la Virgen, creando una estampa atípica, pero de lo más entrañable, que quedará sin duda en el recuerdo de todos los asistentes.

La singularidad de esta romería también viene marcada por la presencia del arzobispo emérito de Sevilla Carlos Amigo Vallejo, que ofició el domingo la Función Principal de la Hermandad Matriz, y compartió con los costaleros los momentos previos a la salida procesional de la Patrona de Moguer.

Y es que aunque las condiciones climatológicas no han sido las más favorables, en esta romería se ha demostrado que con ganas todo se puede, y que aunque muchos chozos han tenido que echar mano del ingenio para sortear el agua, la alegría y las ganas de disfrutar han estado siempre presentes.

En este sentido es justo destacar la generosidad de la que hacen siempre galas los moguereños y moguereñas, y el bonito gesto que tuvo una reunión de amigos al acoger a otro grupo que vio literalmente como se desplomaba su chozo por el agua.

Ese sentimiento de hermandad que nos une pudo verse reflejado en el acto de despedida de Joaquín Luis Domínguez, que tras ocho años al frente de la Matriz, dejaba emocionado el cargo junto a su directiva. En su última romería como hermano mayor estuvo acompañado por una representación de la Corporación Local, que se sumó a la comitiva de peregrinos, carretas y caballistas que desfilaron por nuestra localidad, antes de emprender camino hacia Montemayor y poder vivir una romería que será siempre recordada por su singularidad. Cuando pase el tiempo muchos moguereños y moguereñas podrán decir, yo estuve allí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *