Denuncian la falta de técnicos en cuidado auxiliar de enfermería en el SAE

(Texto: Sindicato de Auxiliares de Enfermería) El Servicio Andaluz de Salud no realiza desde hace meses contrataciones para cubrir los puestos de trabajo de los profesionales Técnicos en Cuidados Auxiliar de Enfermería en situación de baja por enfermedad, permisos reglados e incluso jubilaciones.

Las lamentables consecuencias de esta situación son padecidas tanto por los usuarios como por los propios profesionales. Estos están estresados y al límite por la sobrecarga de trabajo que supone la falta de cobertura de los puestos y los usuarios ven disminuida de forma alarmante su calidad asistencial.

El cierre de consultas, el aumento de las listas de espera, la saturación de pacientes en los servicios de urgencias, la poca cobertura en hospitalización… estos problemas tienen su origen en la falta de profesionales para poder llevar a cabo la atención sanitaria en condiciones óptimas.

Cristóbal Arjona, secretario autonómico del Sindicato de Técnicos de Enfermería (SAE) en  Andalucía  reconoce que “los  profesionales trabajamos al límite de nuestra capacidad, haciendo un sobreesfuerzo ya que incluso en ocasiones nos desplazan de unidad para paliar estas carencias y se obliga a realizar un turno doble de trabajo con las repercusiones que esta situación tiene en el ámbito personal y familiar de cada uno de los profesionales afectados”.

No es ésta la primera denuncia pública que desde SAE se realiza. Sin embargo es evidente que, lejos de solucionarse, los problemas aumentan y empeoran y repercuten cada vez más en los derechos laborales de los trabajadores y el derecho de asistencia digna del usuario, por lo que es evidente que el Servicio Andaluz de Salud no puede mantener más tiempo esta situación.

3 Responses to Denuncian la falta de técnicos en cuidado auxiliar de enfermería en el SAE

  1. Hasta donde vsmos a llegar en esta andalucua cuandonlos politicos y gestores de la sanidad van diciendo a bombo y platillo que es una panacea y la mejor atencion sanitaria cuando la realudad es otra de la que proclaman desde los despachos . falta de profesionales y de camas . Aun asi se cierran plantas y habitaciones. Espefas en urgencias para ser hospitaluzados horas y horas .altas al dia siguiente de ser intervenidos quirurgico. Listas de espera dependienfo de la especialudad para diagnostico de meses y años . Pero no pasa nada . Tardanzas de informes medicos previa solucitud pir escrito de cuatro a ocho mesrs.dejadez de funviones por falta de personal? Segun el sas ezta bien dotado el num de profesiobales etcetc . Pacientes oncologicos que no se pueden poner el tratamiento y tener que volver al dia diguiente por falta de personal sanitario de de espacio sillon etcetcetc si ezto es una panacea y la sanudad de huelva esta perfectamente bien que dios o la perovidencia nos ampare

  2. El SAS en Huelva puede hacer lo que le de la real gana con absoluta impunidad. Nos mandan un foráneo que, atribuyéndose competencias que no tiene, unifica servicios hospitalarios que producen un peor servicio ¡¡¡ y no pasa nada !!!. Aun existiendo resoluciones judiciales que dan la razón a quienes se opusieron y condenaron aquellos hechos, la Junta de Andalucia ni se cosca. Tampoco las autoridades locales y provinciales dicen ni pio y me pregunto si tendrían igual comportamiento si la Junta-psoe tuviera otro color. A la vista de estas incuestionables realidades me pregunto a continuación, ¿hasta donde nos podemos creer a los políticos cuando durante todos los periodos pre-electorales proclaman su interés por los ciudadanos?.

  3. Esta situacion no es nueva. Viene desde hace años y solo la profesionalidad de una gran parte del personal permite que el SAS continúe funcionando. Cuando los usuarios y familiares comprueban como la falta de medios repercuten en un cada día mas deficiente servicio, se está provocando que algunos exaltados adopten formas y tonos indeseables. Esto no es de ninguna de las maneras una justificación, pero si una explicación de algunos de los altercados que se van produciendo cada vez con mayor frecuencia. Se han de condenar y castigar con el máximo rigor estos hechos, al tiempo de que se deben tomar las medidas oportunas para no propiciarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *