TERETES.
Gran hermano.
[Paco Velasco]

Paco VelascoLa visión tribal de las relaciones personales que nos ha revelado ese portento de portavoz que es la señora Gabriel, de la CUP por más señas, es más antigua que el andar “palante”. La mujer ha manifestado una intención de colectivismo selecto bajo la cual se esconde un sentimiento radicalizado de homofobia y xenofobia que desvela el verdadero sentido de su actividad política: la eliminación de las libertades personales. La tribu, con su jefe, su chamán y su cohorte guerrera son los que parten el bacalao por encima de los demás miembros, simples sujetos floreros sometidos al imperio leviatánico de los líderes grupales.

En la sociedad libre que diseña nuestra Constitución, el ciudadano elige su camino por más que la esbeltez de su tallo sobresalga de la generalidad, y dispone del amparo legal de no sujetarse a la hoz asesina que secciona la cabeza del más notable. Conceder prioridad al grupo por encima del libre albedrío de cada sujeto individual comporta actuaciones políticas, y económicas, propias de sociedades de mentalidad antidemocrática. En cuyo caso, la tribu se convertiría en el referente desnaturalizado de la manada, del rebaño, del todo indiferenciado. Nos encontraríamos ante la victoria de los individuos más fuertes y la derrota anunciada de los más débiles.

La oposición entre individualismo y colectivismo no ha de entenderse como compartimentos estancos entre los que no cabe ósmosis. Si así fuere, la falacia intelectual y dialéctica estaría servida. Si los emergentes partidos de izquierda extrema que han aflorado en la España del último lustro aúnan sus esfuerzos en pos de la famélica cohesión social, una de las consecuencias más tristes de su voluntad es la de abdicar del principio de educación de sus hijos a fin de entregarlos al estado arcaico, al más puro estilo del holoceno, donde las tribus exogámicas expulsaban a aquellos miembros que excedían su capacidad alimenticia. O lo que es lo mismo: el fracaso del colectivismo radica en lo personal mientras su éxito se atribuye a causas externas.

De la negación de la familia a la abolición de la patria o de la nacionalidad, un milímetro. Distancia que se estrecha al infinito si la patria y la nacionalidad son las de España, pero que se ensancha hasta el universo si esa patria y esa nacionalidad son el resultado del invento catalanista.

En el nombre del colectivismo rancio, inmaduro e indigerible de las tesis de la señora Gabriel, la existencia del Gran hermano constituye el factor fundamental. El ojo que todo lo ve y que a todos vigila. Orwell redivivo. Manipulación informativa, vigilancia omnipresente, represión exacerbada, distopía como meta. El mundo feliz del Licurgo exterminador, vuelve su cruenta mirada hacia nosotros. Ay de los que no sirvamos.

El gran hermano de los totalitaristas, sean de la corriente histérica de la izquierda extrema de Gabriel, sean de la psicótica de la ultra derecha, me provocan miedo. Mucho miedo.

One Response to TERETES.
Gran hermano.
[Paco Velasco]

  1. Aurelio Pino Domínguez

    No he visto ni oido comentario alguno que comparta el parecer de ésta “neatribal”. Sus palabras no me extrañan nada, creo que su máster en “Tribus, todo para la Tribu. Nuestros hijos también”, es alguna reminiscencia del movimiento …..¡Hippi!….que no del movimiento que estarán pensando muchos. No merece la pena dedicar un minuto a “medias horas” habiendo días enteros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *