El Juez del crimen de Almonte cita a las acusaciones para la prórroga de la prisión preventiva

Imagen de archivo del momento de la detención del único acusado por el doble crimen de Almonte.

Imagen de archivo del momento de la detención del único acusado por el doble crimen de Almonte.

El Juzgado de Primera de Instrucción 1 de La Palma del Condado ha citado a las acusaciones y al Ministerio Fiscal el 10 de junio en una comparecencia para que las partes acusatorias soliciten la prórroga de la prisión preventiva del detenido –el 28 de junio hace dos años– de F.J.M., el único acusado por el doble crimen de Almonte en abril del 2013, en el que murieron una niña de ocho años y su padre, según han informado a Europa Press fuentes judiciales.

Cabe recordar que la pasada semana este mismo juzgado denegó la libertad de este hombre, solicitada por tercera vez por su defensa, la cual ha interpuesto ahora un recurso de reforma contra el citado auto.

Entre sus motivos para mantenerlo en prisión, la juez considera que “persiste el riesgo de fuga y el de alteración de fuentes de prueba, teniendo en cuenta la inminencia del juicio, la falta de arraigo suficiente del investigado y la gravedad de las penas que llevan aparejadas los delitos investigados”.

“Nada ha variado a este respecto en relación con la situación existente cuando se dictaron los anteriores autos, ya que el arraigo que el investigado pudiera tener a nivel personal, familiar o laboral no es suficiente para conjurar el importante riesgo de fuga que existe teniendo en cuenta las elevadas penas que llevan aparejadas los delitos que se le imputan así como la inminencia del juicio”, remarca la juez.

Asimismo, señala en el auto, esto último debe tenerse en cuenta en atención “al posible riesgo de alteración de fuentes de prueba”, ya que son muchas las testificales que habrán de practicarse en el juicio y en especial cabe considerar la de la madre y expareja de los fallecidos, pareja a su vez del detenido cuando ocurrieron los hechos, “cuya vinculación con el investigado ha sido muy intensa”.

Del mismo modo, insiste en los restos de ADN hallados en tres toallas, ubicados en dos baños diferente de la vivienda donde aparecieron los cadáveres, los cuales “se han dejado por contacto directo con estas toallas, y no por transferencia indirecta o secundaria, y en fechas no muy alejadas en el tiempo a los hechos que se investigan”, teniendo en cuenta que el detenido no subía al domicilio desde hacía más de tres años.

Tras el dictado del auto del pasado mes de febrero, las únicas diligencias de prueba incorporadas a las actuaciones han sido las grabaciones de imágenes aportadas por la UCO, la testifical de la expareja y el informe presentado por el perito Aitor M. Curiel, encargado de la defensa, “sin que las mismas permitan entender desvirtuados los indicios incriminatorios existentes”, señala la juez.

En cuanto a este informe, asegura que éste se centra fundamentalmente, tal como se le solicitó por la defensa en su encargo, en el examen de tres de los informes emitidos por el perito Juan José Hellín Moro –informe sobre huellas de calzado sobre el pavimento de la vivienda, sobre reconstrucción de un hecho y su ampliación Y sobre una huella de origen desconocido en un interruptor–, “rebatiendo el perito las conclusiones expuestas en tales informes y criticando la metodología utilizada en cuanto a su falta de rigor criminológico y criminalístico”.

Al respecto, la juez entiende que las consideraciones que añade el perito Curiel bajo el epígrafe ‘otras cuestiones de gran interés para el caso’, “tampoco invalidan los indicios que existen contra el detenido y deberán ser valoradas en el acto del juicio con el resto de pruebas existentes”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *