3.000 euros por pescar anguilas en Marismas del Odiel y absuelto de abandonar a dos equinos

Marismas del OdielEl Juzgado de lo Penal número dos de Huelva ha condenado a dos hombres por un delito contra la fauna con uso de medios no selectivos a pagar 3.000 euros –a razón de cuatro euros diarios durante 25 meses– y a la inhabilitación especial para profesión oficio y ejercicio de derecho a pescar por tres años y un día, por capturar anguilas en el Paraje Natural Marismas del Odiel.

Según reza en la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el juez considera probado que el 16 de enero de 2015, sobre las 23,00 horas, los condenados se encontraban en el interior del citado paraje, donde está expresamente prohibida la pesca y el marisqueo, pescando anguilas, utilizando a tal fin 21 redes nasas de carácter no selectivo, que extendidas hasta el fondo impedían el paso de cualquier especie.

Estos dos hombres llegaron a capturar 59 kilos de anguilas, además de centenares de otras especies menores devueltos al agua, siendo interceptados por agentes de la Guardia Civil cuando transportaban el material obtenido en tres sacos, reconociendo los acusados que conocían la prohibición de utilizar redes nasa y de pescar anguila.

Durante el juicio, los acusados reconocieron que pescaban en la citada zona aunque rechazan que se tratara de 59 kilos, estimando que eran muchas menos, al igual que las redes tras negar que fueran 21, manifestando a su vez que esta pesca era su medio de vida, una cuestión que el juez ha rechazado.

La anguila europea es una especie que se encuentra catalogada en ‘peligro crítico de extinción’ y su pesca está prohibida en la comunidad andaluza.

ABSUELTO 

Por otra parte, el Juzgado de lo Penal número 2 de Huelva ha absuelto a un vecino de Niebla acusado de una falta de abandono de animales al dejar sin darle de comer ni de beber a un burro y a un caballo de su propiedad en un paraje ubicado en la citada localidad, muriendo el burro que contaba con 26 años de edad.

Cabe recordar que la Fiscalía en un principio solicitaba para este hombre once meses de prisión por un delito de maltrato animal, pero finalmente le fue retirada ésta al cambiar el delito por una falta de abandono, pidiendo para él una multa de 732 euros –a razón de seis euros diarios durante cuatro meses–.

Según reza en la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, finalmente este hombre ha sido absuelto al considerar probado el juez que el 7 de noviembre de 2014 el acusado tenía a su cargo un caballo y un burro de su propiedad en una finca también suya, y que el día antes comprobó que el burro de 26 años de edad, pese a contar con comida y agua, se encontraba tumbado y no se levantaba, hallándolo muerto al día siguiente y enterrándolo, sin constar causa de fallecimiento del animal.

Durante el juicio, el acusado rechazó el abandono manifestando que “los asistía cada día, que tenían comida y agua, que el caballo siempre estuvo delgado, que el burro era muy viejo y que la víspera de los hechos lo vio tumbado y no se levantaba”. A su vez, el agente de la Policía Local, que fue informado de los hechos por un vecino no identificado, señaló que “los animales tenían comida y agua pero el burro no se levantaba”, por lo que dio parte al Seprona.

El juez entiende que los hechos expuestos en el acto del juicio no permiten estimar los términos de la tesis acusatoria, indicando además que no consta elemento que desmienta que el acusado se personaba cada día en la finca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *