Junta de Andalucía

Laberinto social.
Pedro y el Brexit (lobo).
[Federico Soubrier]

federico soubrierMe sorprende absolutamente la cuestión social que ha provocado el brexit del Reino Unido, aunque lo que sí me hace gracia es que a otro político, David Cameron, se lo haya comido su propia mentira provocándole un cólico.

Parece que todo el mundo teme al lobo, o que por el periodo electoral en el que nos encontrábamos inmersos, nadie se atreviese a hablar del tema.

La Comisión Europea espera al nuevo presidente que salga de los pactos de otras nefastas elecciones en las que todos hemos perdido dinero y tiempo (estamos como antes), con un ajuste fiscal de 8.000 euros (herencia del más votado) y una  posible sanción de 2.000 más.

Aquí nadie acaba de comprender que pobre que vota a rico empobrece y al segundo lo enriquece, ¡extraño país mayoritariamente humilde! Ni los mismos que realizaron las encuestas entienden lo que ha pasado en nuestras elecciones. Fácil sociológicamente, la derecha tiene un fondo de desconfianza y va a votar, sí o sí, mientras la izquierda depende…

Estoy aburrido, por activa y por pasiva, de reclamar actuaciones en el vergonzoso asunto de Gibraltar, pero hay que tener poquísima clase, y con esto me refiero al ministro de asuntos exteriores José Manuel García-Margallo, para con el muerto aún caliente, a solo unas horas del óbito, ponerse a reclamar la cosoberanía británico-española sin esperar al entierro; miedo me daría compartir una herencia con él, aunque lo mismo no es culpa suya y las órdenes venían de Génova.

Desde que nos metieron en el tema del euro nos fundieron, por supuesto a las clases media y baja, como siempre. Lo que valía cien pesetas pasó a valer 166. Todo el mundo se quedó tan contento y ahora temen lo que nos va a pasar por culpa de la libra.

Desde Bruselas nos han machacado, siempre a los de abajo; Luis de Guindos proporcionaba un rescate europeo a la banca de 100.000  millones de euros, ¿y quién lo está pagando?

Los recortes que Angela Merkel nos impone a los de siempre, se asumen a cambio de unos pedazos de sillones en el Parlamento Europeo, comisiones y sueldos de escándalo, y una vergonzosa presencia, por no decir ausencia parlamentaria a nivel europeo y español, miles de fotografías con los escaños totalmente vacíos y picar los viernes a primera hora con las maletas sin asistir a los plenos, ¿y  quién los está pagando? Recortes habituales en agricultura, ganadería, pesca y lácteos, se asumen para mantener las poltronas, ¿a quiénes perjudican?

El Reino Unido alega tres cuestiones preferentes para su decisión: quieren seguir siendo un imperio muy suyo (cuestión casero de idiosincrasia), temen al número de refugiados que puedan colocarles y son conscientes de la mierda de burocracia que se mueve en Bruselas, de la que han formado parte.

Lo de los refugiados es una tontería, porque Angela y sus secuaces los han largado a Turquía a cambio de pagar 3.000 millones de euros, ¿quién los paga? En los últimos meses la policía turca ha asesinado a 16 refugiados en su frontera con Siria. No creo que los estén mandando al Edén, se están quitando el muerto de encima con el beneplácito de todos los miembros, por supuesto con el del gobierno español.

Mis compañeros se preocupan por si todo esto afectará a las importaciones o exportaciones, no saben que quien siempre se come las ganancias es el Ibex 35 y otros muchos sistemas capitalistas. Ellos trabajan con dinero y nosotros con billetes del Monopoly. España lo que necesita es tejido industrial, cuestión que no le preocupa a quienes tienen el futuro solucionado y mucho menos a los que pisan desde Bruselas las uvas en el lagar para exprimirnos y sacarnos el jugo.

La Europa Comunitaria es el chollo de los de arriba, de los países más fuertes, y de los representantes de los países más débiles, unos meapilas que se venden, o mejor dicho nos venden por un puñado de monedas.

Me consta que la caída de las acciones no les va a afectar al 28,6 por ciento de la población española en riesgo de pobreza y  exclusión social, ¿cómo nos han llevado a esto? ¡Que viva europa, pero que viva lejos! Y si es posible, que se lleven nuestros políticos a Turquía y traigan refugiados que tienen más necesidad.

Que no nos vengan con el cuento de Pedro y el lobo, europa ya se comió a las ovejas antes de que el niño bromeara con los pastores. Particularmente y solo por orgullo, me sobra esa europa que viene a decirnos que nos jubilemos a los 67 y al mes decide que los suyos a los 63. El buey solo, bien se lame…y los vividores son los que a día de hoy tienen más miedo al brexit.

Federico Soubrier García – Sociólogo y Escritor