Junta de Andalucía

Un año de lucha en Huelva contra el Tratado de Libre Comercio e Inversión

No TTIP(Texto: Plataforma Ciudadana)  La plataforma ‘Huelva en marcha contra el TTIP’ cumple un año de vida. En julio de 2015, un buen número de colectivos, organizaciones, partidos políticos y sindicatos nos unimos para decir no al TTIP con el propósito de informar a la ciudadanía de los efectos negativos de un tratado comercial, mal llamado “libre” , que ponía seriamente en riesgo el interés general y el bien común.

En aquel momento pocas eran las personas que habían oído hablar del TTIP, como se conoce al Tratado de Libre Comercio e Inversión, y en las puertas del Ayuntamiento algunos representantes públicos nos preguntaban abiertamente y sin pudor qué significaban aquellas siglas. Los medios de comunicación con más audiencia ni siquiera se preocupaban por dar ninguna noticia al respecto. Y ya se sabe que cuando algo no sale en los medios es que no existe.

Por otra parte, nuestro gobierno del Partido Popular, ahora en funciones, no ofrecía tampoco ninguna información ni buena ni mala sobre un tratado que puede costarle a Europa y a España la pérdida de miles de puestos de trabajo, la privatización de servicios públicos, la entrada de fertilizantes y alimentos tratados con productos no autorizados por Europa y la desaparición del principio de precaución que rige la política medioambiental europea.

En Huelva nos propusimos acabar con esta falta de información porque ya hemos sufrido bastantes agresiones en nuestro territorio por parte de empresas que, aprovechándose de nuestros recursos, se han lucrado dejando las tierras contaminadas y el paro más alto de nuestro país, como señalaban los datos de mayo, mes tradicionalmente bueno para el empleo que sin embargo en esta ocasión ni siquiera ha beneficiado a Huelva.

Muchas han sido las acciones que hemos desarrollado en Huelva. Elaboramos entre todos un calendario de acciones. Es evidente que es un reto movilizar a las personas con cuestiones que aparentemente no forman parte de la política local y lo cotidiano, pero nuestro objetivo también ha sido informar a la gente de la importancia de estar muy atentos y atentas a lo que sucede en Europa, porque nos afecta directamente y porque tenemos que exigir a nuestros representantes públicos que nos pongan al día de todo lo que se cuece en Europa, dado que no sólo perdemos derechos, poder adquisitivo y calidad de vida con los “recortes, techo de gasto, déficit, prima de riesgo” y ese largo etcétera de precariedades que día a día nos azotan en beneficio de banqueros y lobby. Lo peor con esta falta de información sobre el TTIP y sus efectos es que también estamos perdiendo poco a poco la democracia y la soberanía de los estados.

Haciendo un pequeño resumen del TTIP y sus efectos, una de las cuestiones más sangrantes para la democracia es la posibilidad dada a las grandes corporaciones e inversores de someter sus intereses al arbitraje de tribunales privados, en vez de someterse a la justicia pública y universal de la que nos hemos dotado. Si los intereses empresariales se ponen en riesgo resolverán sus conflictos demandando a los Estados, que se verán obligados a indemnizarlos. Esto simplemente es un atraco a nuestra democracia y nuestra capacidad de decidir sobre la base del bien común.

Otros tratados similares como el TISA y el CETA también se gestan a escondidas para terminar con nuestro ya tocado Estado del Bienestar. Van por la sanidad y la educación. Estos pilares son básicos y tocan nuestra línea de flotación para terminar de hundirnos como ciudadanos y ciudadanas y dejarnos en  calidad de meros “consumidores” y “mano de obra barata”.

En julio de 2015, en Huelva nos propusimos informar. Hemos hecho charlas en la calle con prestigiosos ponentes, también tuvimos en Huelva a un europarlamentario explicando las pretensiones de la Comisión Europea y el movimiento ciudadano que en contra del tratado se gestaba en Europa. De hecho, participamos en la recogida de firmas para que a través de la Iniciativa Ciudadana Europea se tuviese en cuenta en el Parlamento el rechazo al TTIP y la necesidad de someter a referéndum su aprobación. Se lograron a nivel europeo casi 3 millones de firmas. Y países como Alemania y en particular el sector de las PYMES mostraron en las calles mayoritariamente su rechazo al TTIP.

Posteriormente nos dirigimos al sector universitario para ofrecer información desde el punto de vista técnico, político y sindical, y desde diversos puntos de vista despertar el espíritu crítico de nuestros jóvenes, tan necesario para construir una sociedad concienciada con nuestro papel como europeos, corresponsables en la creación de una Europa más democrática, inclusiva y solidaria. Lo que ha ocurrido en Reino Unido con el ‘Brexit’ debe alertarnos en la obligación que tenemos de formar jóvenes tolerantes, abiertos e informados para que no puedan ser manipulados por un sistema clasista que sólo defiende sus privilegios frente al bien común.

Hemos culminado este primer año con algunas charlas en la provincia que han propiciado la motivación por crear plataformas locales como en Valverde del Camino. También hemos coordinado algunas acciones con la plataforma serrana, y desde la cercanía y sabiduría que da el estar en contacto con la gente y el territorio hemos aprendido a comunicar con facilidad las ideas clave que nos permiten desentrañar este oscuro y perverso tratado exclusivamente economicista.

Algunos municipios en Huelva se han declarado libres de TTIP, manifestando así su preocupación por los efectos que para nuestra tierra, muy tocada por las agresiones medioambientales y poco defendida por los poderes públicos, puede traer la firma de dicho tratado.

Tenemos por delante aún muchos retos. Próximamente Obama antes de despedirse de la Casa Blanca viene a España a sellar su alianza con Mariano Rajoy para dar otro empujoncito al TTIP. Pero desde las diversas plataformas ciudadanas vamos a contrarrestar ese impulso porque ya estamos más informados.

Las filtraciones de los documentos del TTIP facilitadas por Greenpeace nos ha permitido conocer un poco más de la negociación pero, sobre todo, que los medios de comunicación se interesen por el tratado. Ya no son unas siglas tan desconocidas y vamos a batallar para que no se firme o, en su caso, para que se someta a referéndum su aprobación.

Hay previstas movilizaciones en Sevilla el próximo 9 de julio. La plataforma andaluza contra el TTIP seguirá manifestando en la calle su rechazo y se lo harán saber a Obama. Este paso  mantiene muy viva la esperanza de que la democracia reside en el pueblo y que desde el conocimiento y la información tenemos que combatir los ataques contra el Estado del Bienestar, la calidad de vida y el cuidado de nuestro planeta, base fundamental para el bien común.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *