Bruselas debate la paralización de los proyectos de gas en Doñana

El responsable provincial de Política Institucional de Izquierda Unida en Huelva, Francisco Javier Camacho, acudirá este miércoles, 13 de julio, a Bruselas para defender ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo

donana-panoramicaEl responsable provincial de Política Institucional de Izquierda Unida en Huelva, Francisco Javier Camacho, acudirá este miércoles, 13 de julio, a Bruselas para defender ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, “una Doñana libre de actividades industriales” y para que se “paralicen de inmediato” los nuevos proyectos para almacenar y ampliar el transporte de gas en este entorno natural protegido, “que pretende realizar” la empresa Gas Natural.

En un comunicado, Camacho ha exigido “a todas las administraciones, en base a sus competencias –Gobierno central y Junta de Andalucía– que no concedan ningún permiso, ni autorización, así como que impidan a Gas Natural seguir adelante con su peligroso proyecto para almacenar y ampliar “el transporte de gas en el subsuelo de Doñana”.

A juicio de Izquierda Unida, los cuatro proyectos que la empresa Gas Natural pretende ejecutar: Marisma Occidental, Marisma Oriental, Saladillo y Aználcazar, constituyen en su conjunto una agresión totalmente inasumible para la conservación de esta Reserva de la Biosfera. En este sentido, Camacho ha explicado que la estrategia de la empresa, “favorecida y permitida por el Ministerio de Medio Ambiente”, de cuartear el impacto ambiental acumulado de este mega proyecto industrial que “amenaza Doñana”, no debe ser tolerada por las administraciones.

Para Camacho lo que pretende la empresa es aparentar un impacto ambiental menor del que realmente se va a producir sobre este espacio natural. Hay actuaciones que están junto al espacio natural, mientras otras se van a realizar en el entorno e incluso el proyecto de marisma oriental requeriría una autorización imposible de conceder por “afectar directamente al Parque Nacional de Doñana”, extremo éste último en el que coincide la propia Junta de Andalucía.

Camacho ha añadido que “hay más irregularidades”, como la ausencia de los preceptivos estudios geológicos, así como que no se ha realizado una evaluación de los “posibles efectos acumulativos” de los cuatro proyectos, sobre los espacios de la Red Natura 2000 y sobre el propio Parque Nacional. Por lo que entiende que la presión de “esta macroempresa, con célebres casos de puertas giratorias, cuenta con la connivencia total del Gobierno de Rajoy”.

Por ello, Izquierda Unida ha presentado en el Parlamento Europeo una queja para denunciar y evitar la ejecución de esta evidente agresión medioambiental que Gas Natural pretende ejecutar en Doñana.

Además, Izquierda Unida reclama el apoyo del Patronato de Doñana, del Consejo de Participación de Doñana y de la propia Junta de Andalucía para que “también se opongan frontalmente a esta actuación” y defiendan sin ambages como viene haciendo Izquierda Unida, una Doñana libre de actividad industrial”, precisa Camacho. Según ha concluído Camacho, con actuaciones como está algunos de manera irresponsable están poniendo en juego los intereses de los ciudadanos del entorno y el apoyo histórico de Europa hacia este espacio natural”.

DOCUMENTACIÓN APORTADA POR MESA DE LA RÍA PARA BRUSELAS

Por otro lado, la Asociación Mesa de la Ría a través de su portavoz municipal, Rafael Gavilán, ha informado este martes de que la denuncia de Mesa de la Ría se realizó en 2013 contra el “lamentable proyecto” de la empresa Gas Natural y también contra el almacenamiento de gas que Repsol podría estar realizando desde hace años en sus pozos Poseidón de la costa de Doñana, será vista igualmente en Bruselas entre la documentación aportada, según se desprende de un reciente informe de la defensora del Pueblo Español.

A la denuncia contra la empresa Gas Natural, el colectivo onubense añade información a la Comisión Europea del Defensor del Pueblo Español sobre las irregularidades en la extracción de Repsol, así como de las pesquisas que la institución viene realizando desde la denuncia del colectivo en 2013 sobre los estudios o la inyección de gas que podría estar realizando la empresa Repsol en las Costas de Doñana.

Según Mesa de la Ría, el proyecto de Gas Natural dentro de Zonas de Especial Protección incumple las directivas de hábitats que deberían proteger y preservar el patrimonio de la Humanidad y que Europa tiene que defender cómo un espacio único, patrimonio de todas y todos los Europeos.

Mesa de la Ría considera que Doñana “no debe dejar de ser un parque Natural para convertirse en un parque energético”. Y han insistido en que Doñana o su entorno no debe ser una zona industrial de almacenamiento de gas natural en su subsuelo, resultando que los proyectos y acciones contra Doñana realizadas por el Gobierno Español y la propia Junta de Andalucía están convirtiendo a la región andaluza y en particular a esta zona de Huelva, en el Salvaje Oeste ambiental Español, tal y como ya defendió en Bruselas el colectivo representado por David Hammerstein.

La muestra del “poco interés” de las autoridades Españolas en proteger dicho espacio de proyectos anacrónicos como el de Gas Natural, es el funcionamiento desde los años 90 de los pozos de extracción de gas Poseidón en los que la compañía Repsol extrae gas desde 1995, lo que fue denunciado a la par que este proyecto por Mesa de la Ría y lleva además, tres años de “pesquisas por parte de la Defensora del Pueblo” sin que las autoridades hayan aportado hasta el momento información suficiente que demuestre que las citadas instalaciones reúnen las garantías ambientales y de seguridad requeridas por la legislación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *