Junta de Andalucía

Salud niega problemas en centro de salud y ambulancias por altas temperaturas

La delegación territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía en Huelva ha negado las denuncias expuestas por el sindicato CSIF en cuanto a la “supuesta falta de medidas” de prevención de riesgos laborales ante las altas temperaturas en los centros de salud y ambulancias en la comarca de la Sierra de Huelva, al mismo tiempo que han señalado que los equipos y centros sanitarios están debidamente “refrigerados”.

En un comunicado remitido por la Junta, han señalado que si existe “algún tipo de alarma o alerta en este ámbito” es la que “genera el propio sindicato, que insiste nuevamente en transmitir una imagen sesgada y distorsionada” que para nada se corresponde con la realidad del sistema sanitario público.

Desde la Junta han señalado que “es necesario recalcar” que, a pesar de lo que “malintencionadamente” pretende dar a entender el sindicato, tanto los centros de salud como las ambulancias de esta zona de la provincia de Huelva “disponen de los equipos y medios de refrigeración necesarios para hacer frente a las altas temperaturas”.

De este modo, la delegación de Salud ha señalado que solo en Aracena “se han detectado incidencias en este apartado”, si bien no se deben a la falta de aparatos de climatización, sino a las “limitaciones de potencia de la red eléctrica del centro” que impiden su correcto funcionamiento, una situación que es prioritaria para el área de gestión sanitaria norte de Huelva y en la que “está trabajando para subsanarla”.

Por otro lado, y en el caso de la prevención de riesgos laborales, el área sanitaria dispone de su “correspondiente servicio especializado”, siendo completamente falso que en la actualidad se esté incumpliendo la normativa en este ámbito y no se realicen los exámenes de accidentes y de factores de riesgos obligatorios por ley u otras cuestiones.

Sobre otra de las críticas del sindicato, la Junta ha querido aclarar que la intención del área de gestión sanitaria norte de Huelva ha sido y sigue siendo “cubrir cuanto antes la plaza vacante en el departamento de prevención de riesgos”, tal y como pone de manifiesto la convocatoria presentada, si bien ésta no se ha podido cubrir precisamente por “desacuerdos entre las organizaciones sindicales”, entre ellas CSIF.

Por último, la administración sanitaria ha recordado también que tanto en esta zona de la provincia “como en el resto de la red onubense” de atención primaria existe un programa para el “mantenimiento permanente de las instalaciones con el objetivo de resolver” deficiencias o desperfectos que se produzcan en las mismas, y “garantizar así la conservación de éstas y la comodidad de usuarios y profesionales”.

DENUNCIA DEL CSIF

Durante los meses de verano, debido a las altas temperaturas, aumentan los riesgos por exceso de calor en los centros de trabajo dependientes del SAS (Servicio Andaluz de Salud), especialmente en la zona de la sierra. En concreto, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios ha alertado de que en algunos centros de salud del área de gestión norte, como son los de Aracena o Valverde, y en dotaciones de ambulancias se han llegado a rozar los 40 grados cuando la normativa establece como temperatura máxima los 27. La exposición prolongada de los vehículos al sol o la falta de refrigeración en las dependencias son algunos de los motivos que desencadenan esta situación.

Sin embargo, estos factores de riesgo para la salud de los trabajadores, y también de los usuarios, se encuentran actualmente sin solución porque las denuncias realizadas por el sindicato ante el Departamento de Prevención de Riesgos Laborales no se están investigando. Y es que, según denuncia el sindicato, el examen de accidentes y de factores de riesgos está prácticamente paralizado por la falta de personal. Actualmente, hay una sola persona en el mencionado departamento cuando la normativa fija en tres el número de trabajadores para este servicio. Uno de ellos está de baja y el otro puesto lleva sin cubrirse desde octubre de 2015.

Así las cosas, las denuncias se están acumulando y no son atendidas en el plazo establecido con demoras que llegan hasta los tres meses. Según la Central Sindical, a estos peligros por altas temperaturas hay que sumar otros muchos derivados “de la política del SAS de no gastar dinero en mantenimiento”. Cables sueltos en el techo o esparcidos por el suelo, escalones rotos, agujeros en techos y paredes, zonas sin ventilación, goteras, maquinaria abandonada o productos médicos almacenados sin control son algunos de los riesgos “más que habituales” en los centros de salud.

De su investigación y posterior solución se encargan los profesionales de Prevención de Riesgos Laborales “pero la única persona que trabaja actualmente en el área no da abasto, prácticamente está colapsada, al límite. El mayor temor es que algún día pase algo grave, al personal o a un paciente, porque las denuncias no se están atendiendo”, lamenta César Cercadillo, responsable provincial del sector de Sanidad de la Central Sindical .

Por ello, Cercadillo le exige a la Junta que “después de nueve meses no demore más el nombramiento de la plaza vacante del Departamento y que publique correctamente la convocatoria puesto que ya salió una con anterioridad que no cumplía los requisitos, según entendimos los sindicatos”. Finalmente, el responsable provincial de Sanidad del sindicato insiste en que “el SAS niega los recortes y no admite el mal funcionamiento actual pero la realidad es que, en el caso de la sierra, los centros de salud se encuentran abandonados y sólo entrar en ellos supone un riesgo continuo para trabajadores y usuarios. Una situación que se agrava durante el verano por las temperaturas extremas que se registran”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *