Junta de Andalucía

Evaristo somos todos

(Texto: Sindicato Andaluz de Bomberos) Evaristo Pérez, bombero del Consorcio Provincial de Bomberos Huelva. Hijo de bombero. Pasó años estudiando y preparándose físicamente unas duras oposiciones para conseguir su sueño. Como no entiende la vida sin ayudar a los demás, hace poco estuvo más de dos semanas en Lesbos, ayudando a los refugiados. Como no entiende la vida sin combatir las injusticias es delegado del Sindicato Andaluz de Bomberos.

Evaristo molesta a los de arriba. Porque cada vez que por imposición le obligan a asumir las funciones del cabo, deja reflejado en el parte diario la colección de carencias e irregularidades que detecta. Porque se podría empapelar una habitación con las denuncias que ha cursado en la Inspección de Trabajo o las notificaciones en el registro del Consorcio. Porque no consiente que ningún superior abuse de su poder y porque no tolera que le arrebaten sus derechos. Porque desde su posición de delegado sindical ayuda y asesora a sus compañeros. Molesta porque su sola presencia denota honradez.

El 4 de marzo finalizó una guardia en su parque habitual, Riotinto, y se enteró de las carencias graves en el parque de Villablanca. Supuestamente el parque más moderno de la provincia, que cuenta en su dotación con la única autoescala del servicio, un camión forestal y varios vehículos de intervención. Ese día sólo contaba con un vehículo de agua y furgón de salvamento. Lo más triste es que esa es una situación demasiado habitual en este servicio, maltratado desde hace años por la desastrosa gestión del Director Gerente (José Antonio Ramírez) y el Presidente del Consorcio (Cristóbal Carrillo). Parques con dos bomberos de guardia, herramientas y vehículos averiados durante meses… Ese es el resultado del millonario presupuesto con el que cuentan anualmente, aportado en gran medida por los ayuntamientos consorciados.

Evaristo decide ese día hacer un video en el que se ve claramente un parque casi fantasma. Porque ya está cansado de que el político engañe al ciudadano haciéndole creer que sus impuestos están siendo bien gestionados y que están seguros ante una emergencia. Mintiendo.

Lo que viene después ya se sabe. El video se hizo viral en las redes. Por primera vez, el ciudadano se hace consciente de la realidad. Como ya dije antes, Evaristo molesta. En un mundo ideal, el Presidente de Diputación y responsable último del Consorcio, Ignacio Caraballo, una vez informado del problema debería haber buscado a los responsables de esta caótica situación y haberlos cesado. En un mundo ideal.

Lejos de eso, la connivencia de Don Ignacio Caraballo con la gerencia y presidencia del Consorcio han desembocado en una persecución y acoso que ha ido en aumento. La de ayer fue la segunda comparecencia de Evaristo y del cabo de guardia del 4 de marzo ante los servicios jurídicos de Diputación, con el firme propósito de tramitar un expediente con una falta grave. Buscan inocular en la plantilla el virus del miedo. Que nadie hable. Que les dejen hacer y deshacer sin que trascienda. Lo que no sabían es que están tratando con bomberos. Más de 70 compañeros acompañaban a Evaristo entre aplausos a la entrada del edifico. Periodistas de varias cadenas interesándose por la situación. Vídeos de bomberos de toda la península solidarizándose. Ofrecimientos de desplazarse hasta Huelva. Muestras de apoyo todos los rincones. Una campaña de recogida de firmas a nivel nacional exigiendo la retirada del expediente y la dimisión del gerente y presidente. Porque ya no se trata de Evaristo. Se trata del derecho a expresarse. Se trata de combatir al opresor. Se trata de valorar la dignidad de un trabajo que da la vida por los demás. Se trata, señor Caraballo, de que hoy Evaristo somos todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *