Junta de Andalucía

Recre y Tenis, declarados Bien Interés Cultural

RECREATIVO28 (reducida)El Consejo de Gobierno ha acordado inscribir en el Catálogo General de Patrimonio Histórico Andaluz, como Bien de Interés Cultural con la tipología de Actividad de Interés Etnológico, el Real Club Recreativo de Huelva y del Real Club Recreativo de Tenis de Huelva. Estas dos entidades, creadas de forma unitaria en 1889 y vinculadas a la explotación inglesa de las minas de Riotinto, son los primeros clubes de fútbol y de tenis legalmente constituidos en España, además de expresión viva del cambio cultural experimentado por la sociedad onubense de finales del siglo XIX ante la presencia británica. El origen del decano del fútbol español se enmarca en la institucionalización de las actividades lúdicas y recreativas que ofrecía la ‘Rio Tinto Company Ltd.’ (RTCL) a sus directivos y trabajadores establecidos en Huelva en las escasas jornadas de descanso: los domingos y el 24 de mayo, cumpleaños de la Reina Victoria. Su finalidad social incluye también la organización y práctica de otras disciplinas deportivas que igualmente aparecen por primera vez en España, como el criket, el golf, el ciclismo, la equitación, el boxeo y el ‘lawn-tennis’, predecesor del actual tenis. Para este último deporte se habilitan los jardines del antiguo Hotel Colón (actual Casa Colón) y se crea una sección específica que en 1939 se constituirá como entidad independiente bajo el nombre de Club Recreativo de Tenis de Huelva. Aunque los inicios de la práctica deportiva se circunscribe a la comunidad británica, el club incorpora pronto a los trabajadores nativos de las compañías mineras y de otros sectores vinculados. Así, en una de las primeras juntas directivas del club aparecen compartiendo presidencia el ingeniero escocés Charles Adams y el español Pedro Nolasco de Soto, destacando la presencia de representantes de la burguesía onubense y del poder civil y militar de la provincia. El 29 de diciembre de 1889, en los terrenos de la antigua fábrica de gas, el ‘Huelva Recreation Club’ celebra el primer partido de fútbol contra un equipo compuesto por marineros de barcos atracados en el puerto. Tres años después, coincidiendo con los actos del IV Centenario del Descubrimiento de América, el club inaugura el primer estadio de fútbol español, el del Velódromo. En 1906, tras un tiempo de competiciones con otros clubes de ingleses fundados en el país, la entidad su andadura en el Campeonato de España y en 1916 obtiene la actual condición de Real Club. En tenis organiza la que será una de las competiciones más antiguas del país, que este año cumple su 91 edición. En los años veinte se incorporan los primeros jugadores profesionales de fútbol y en 1957 el campo del Velódromo da el relevo al Estadio Municipal Colombino. El partido inaugural se disputa contra el club que en ese momento cuenta con el mayor número de trofeos, el Athletic Club de Bilbao.

Reconocimiento social

Las décadas de los 70 y 80 del siglo XX supusieron para el club su reconocimiento social, político y deportivo como entidad pionera de la introduc-ción del fútbol en España. En la temporada 1978-79 el ‘Recre’ consigue su primer ascenso a la Primera División. Tras diversas crisis deportivas y econó-micas, en 1999 el club se ve obligado a modificar su originaria modalidad asociativa para convertirse en Sociedad Anónima Deportiva. En la siguiente década estrena su tercer estadio, el Nuevo Colombino (2001), logra ser subcampeón de la Copa del Rey (2003) y protagoniza otros dos ascensos a la máxima categoría (2001/2002 y 2005/2006). Actualmente, milita en Segunda División B. La práctica y el asociacionismo deportivos son dos de las manifestacio-nes culturales traídas a España por las compañías mineras británicas en la segunda mitad del siglo XIX, junto con sus modelos productivos y laborales, la arquitectura victoriana o las celebraciones festivas anglosajonas. La organiza-ción institucional del deporte permitía modular las tensiones sociales propias de un modelo colonial como el que implantó la RTCL. No obstante, el Recrea-tivo de Huelva adquirió pronto su actual valor etnológico como referente identitario de la ciudad y la provincia, junto con otros como la vinculación al Descubrimiento de América. En 1990 fue distinguido con la Medalla de Oro de Andalucía. El decreto de inscripción aprobado hoy por el Consejo incluye la protección a los bienes muebles identificados en los inventarios de los clubes de fútbol y tenis, fundamentalmente trofeos, placas conmemorativas y un abun-dante patrimonio documental y bibliográfico.

El Recreativo se congratula de la catalogación de BIC

El Real Club Recreativo de Huelva SAD ha sido dignificado con la catalogación de Bien de Interés Cultural. Se trata del primer club del mundo en ser considerado como tal. Corría el año 2013 cuando al entonces presidente, se le ocurrió intentar esta dignificación de la historia del club más antiguo de España y de la ciudad que siempre lo acogió. Casi siempre olvidada. Se trataba de un paso atrevido e inusual, y al tratarse de una competencia delegada del Ministerio de Cultura en la Junta de Andalucía era preciso contactar con la misma. Al Ayuntamiento de entonces no le hacía mucha gracia ni entendió bien que el Recreativo necesitase de la Junta ni a la Junta le provoco tampoco ningún entusiasmo darle un triunfo así a un Ayuntamiento que siempre había utilizado políticamente nuestro club. Se perdió un año con estas cosas y como de costumbre con el Recreativo de por medio. Finalmente y tras coincidir en el mismo signo político se recordó al Ayuntamiento la necesidad de reactivar esta iniciativa, que bien entendida supone el mayor trofeo de la historia del Decano. Desde luego sólo por esto somos la envidia del resto de clubes  que se creen más importantes sin serlo. Somos el Decano del Futbol Español. Afortunadamente  con su colaboración y una documentación elaborada casi en “secreto” por los directivos del club y su grupo de asesores se ha podido conseguir. Fueron descartados textos de todo tipo que se habían hecho llegar al expediente y que fueron directamente suprimidos por la consejería y que seguramente también se aportaron con voluntad colaboradora y de los que no quedó nada en el expediente final. A aquellos colaboradores gracias también por el intento. Mucha gente no entendió el movimiento y casi ninguno creyó en conseguirlo. El clásico pesimismo que tan poco nos ayuda pero que es parte de nuestra idiosincrasia como onubenses. Supimos entonces de la importancia de recobrar el escudo original, pues al tener más de 100 años contaba con una protección especial que otros más modernos e igualmente queridos empiezan a gozar desde hoy.

Desde aquí queremos rendir homenaje a todos los miembros de aquel consejo de administración hoy injustamente denostado pero que puede presumir de esto como nadie y del regalo que su trabajo ha significado para el club, la ciudad y la provincia y tener un recuerdo especial con Benjamín Naranjo quien colaboró decisivamente a la consecución del objetivo. A los trabajadores del club que transcribieron durante muchas horas esos trabajos, en fin a todos los que de buena voluntad supieron entender y comprender la importancia del paso dado. A los otros trabajadores que ya en momentos complicados para todos construyeron con su esfuerzo la sala de trofeos, que este club no tenía y su museo, a los voluntarios de las Peñas y finalmente a Juan Carlos Saldaña por su labor como archivero imprescindible en todo esto.

Queremos sumar nuestra felicitación al Real Club Recreativo Tenis que se sumó al expediente en el último tren pero que sin duda igualmente merece esta catalogación. Felicidades Decano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *