Tres escuelas de verano atienden a 164 menores en riesgo de exclusión en la capital

Se encuentran ubicadas en el colegio La Hispanidad, en el colegio Andalucía y en el colegio Juan Ramón Jiménez

1

La Junta promueve de nuevo este año, a través de la Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, la celebración de tres escuelas de verano en la capital onubense para la atención de menores en situación de riesgo de exclusión social. En esta edición, el número de participantes asciende a 164 y la inversión destinada por la administración autonómica a 85.000 euros.

El delegado del Gobierno andaluz en Huelva, Francisco José Romero, el alcalde de la capital, Gabriel Cruz, y los delegados territoriales de Igualdad, Salud y Políticas Sociales y de Educación, Rafael López y Vicente Zarza, respectivamente, han visitado este martes la actividad de este tipo organizada por la Asociación de Vecinos Nuestra Señora del Pilar en el colegio La Hispanidad, que se encuentra dirigida a población infantil del Distrito V de Huelva. Las otras dos escuelas de verano están coordinadas por la asociación Unión Romaní: una de ellas en el colegio Andalucía con la asistencia de menores procedentes también del Distrito V y otra en el colegio Juan Ramón Jiménez cuyo radio de acción es el Distrito VI.

Las escuelas de verano se pusieron en marcha en 2013 en desarrollo del Decreto-ley 7/2013, de 30 de abril, de medidas extraordinarias y urgentes para la lucha contra la exclusión social, dentro del Plan Extraordinario de Solidaridad y Garantía Alimentaria, que tiene como objetivo garantizar las necesidades alimentarias básicas de personas y familias en situación de exclusión social o en riesgo de estarlo.

Se llevan a cabo a través de organizaciones y entidades privadas sin ánimo de lucro que se encargan de la preparación y reparto de alimentos durante los meses de julio y agosto a menores residentes en las denominadas zonas con necesidades de transformación social. Así, ofrecen un servicio de comedor que garantice las necesidades básicas alimenticias del colectivo mediante la distribución de tres comidas diarias, tal y como ya se viene haciendo en los colegios el resto del año.

Junto a ello, e igual de importante, realizan acciones complementarias de carácter socioeducativo relacionadas con el apoyo de los contenidos curriculares, de ocio y tiempo libre y de educación en valores, entre otras. La finalidad de este segundo bloque es mejorar el proceso educativo de niños con necesidades especiales, a la vez que fomentar alternativas para el uso adecuado del tiempo libre vacacional y trabajar valores como la solidaridad, amistad, responsabilidad, confianza, respeto hacia los demás… De esta labor se ocupa un equipo técnico de monitores especializados.

La captación de los participantes, con edades que abarcan de 3 a 12 años, es realizada por los servicios sociales y sanitarios y la Delegación Territorial de Educación.

Lucha contra la exclusión social

La Junta viene impulsando en los últimos años un amplio paquete de medidas bajo la fórmula del decreto ley (en 2013 contra la exclusión social y un año más tarde de inclusión social), cuyo principal objetivo es paliar el impacto de la crisis económica entre los colectivos más vulnerables, fundamentalmente personas desempleadas que no reciben ninguna prestación o familias con todos sus miembros en paro.

Uno de los ejes fundamentales de ambos decretos es la Red de Solidaridad y Garantía Alimentaria de Andalucía, que incluye el refuerzo de la alimentación infantil con tres comidas en los colegios públicos (Infantil y Primaria), así como la convocatoria de una línea específica de subvenciones para actuaciones en las siguientes modalidades: preparación y reparto de alimentos a personas con escasos recursos económicos o en riesgo de exclusión social a través de comedores sociales; servicio de catering a domicilio para personas mayores de 65 años con bajos recursos económicos; asistencia alimentaria durante las vacaciones escolares para menores residentes en las zonas de transformación social, y realización de campañas dirigidas a recogida y distribución de alimentos no perecederos.

Todas estas medidas, a las que hay que sumar la continuidad del Programa de Ayudas Económicas Familiares, conllevan una inversión en el conjunto de Andalucía de 9,7 millones de euros (3,6 más que en 2015) y se prevé que beneficien a unos 45.000 niños y niñas. Con ellas se da respuesta además a los compromisos adquiridos por la Junta en el marco de la Alianza contra la Pobreza Infantil de Andalucía, una de las actuaciones prioritarias en este ámbito de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *