12 años del incendio de Riotinto

El incendio forestal, el más grave en España en los últimos años, afectó a seis localidades onubenses

(Foto: El Mundo)

(Foto: El Mundo)

La Junta de Andalucía ha invertido 81,05 millones de euros en la regeneración de la zona afectada por el incendio ocurrido el 27 de julio de 2004 en el término de Minas de Riotinto, del cual este miércoles se cumplen doce años.

Se trata del mayor incendio forestal que ha asolado la provincia de Huelva en los últimos años, que afectó a un perímetro de más de 35.000 hectáreas en seis localidades onubenses, como El Berrocal, Minas de Riotinto, Zalamea La Real, Nerva, Paterna del Campo y Escacena del Campo, y otras cinco de la provincia de Sevilla, Aznácollar, El Castillo de las Guardas, El Garrobo, Gerena y El Madroño y que se saldó con la vida de dos personas que quedaron atrapadas en su vehículo por el fuego.

En una entrevista concedida a Europa Press, el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, ha remarcado que en la recuperación de esta zona “se ha invertido mucho dinero”, indicando además que ha sido “el mayor incendio de la historia de Andalucía, que marcó un antes y un después”.

En cuanto a la zona afectada, ha incidido en que “no podemos pretender que de manera inmediata el bosque vuelva a ser lo que fue”, pero ha insistido en que “la zona ha mejorado muchísimo y ha habido una regeneración natural muy positiva”. Del mismo modo, ha asegurado que “la superficie ocupada por especies autóctonas es mayor de la que había antes del incendio y los madroños, alcornoques, encinas y pinos tienen que crecer mucho más”.

Por todo ello, Fiscal ha remarcado que “la evolución de la zona del incendio ha sido bastante positiva”, así como que el trabajo de la Junta es “continuo en la realización de obras forestales”, pero ha asegurado que “el trabajo específico de la restauración ha culminado”.

Cabe recordar que el fuego arrasó zonas de monte público y privado, por lo que se alcanzaron acuerdos con los propietarios de los distintos terrenos para acordar la reforestación. Mientras en Sevilla se llegaron a menos acuerdos al haber más latifundios y por tanto, eran menos propietarios, en Huelva se dio la circunstancia contraria y se firmaron 222 convenios de los 385 totales.

Las causas del incendio llegaron a juicio y el único acusado de haber provocado el mismo, que causó la muerte de F.C.F y L.C.P, que circulaban en ese momento por una carretera cercana, fue declarado inocente ante la falta de pruebas.

Durante el juicio, el letrado defensor del acusado, Francisco Lagares, ya solicitó una sentencia absolutoria para su cliente, ya que consideró que cuando se produjo el fuego “hubo prisas” para encontrar a un culpable, indicando además que de todos los testigos “nadie manifestó haberlo visto en los focos del incendio y dicen de forma espontánea que éste no tuvo nada que ver”.

En este sentido, aseguró que todas las pruebas testificales confirman que su cliente “no sólo no fue autor de los hechos sino que no pudo serlo porque estaba en casa cuando se produjeron los distintos focos del incendio”.

CONSECUENCIAS “INCALCULABLES”

Según el escrito de la Fiscalía, las consecuencias ecológicas fueron “incalculables”, ya que se perdieron los hábitat de muchas especies autóctonas, tales como el pino mediterráneo, la encina y el alcornoque. Igualmente, resultaron afectadas diversas especies animales como el jabalí, el ciervo y el zorro, ascendiendo los gastos de extinción a 1,9 millones de euros.

El informe explica que los tres primeros focos del incendio pudieron ser controlados rápidamente, excepto el cuarto, provocado en el pinar del camino posterior de la barriada Los Cantos, que se extendió, resultando afectados los citados términos municipales onubenses y sevillanos.

PETICIÓN DE ECOLOGISTAS

Por su parte, el portavoz de Plataforma ‘Fuegos nunca más’ y miembros de Ecologistas en Acción, Juan Romero, ha recordado con “tristeza” el que ha catalogado como el “tercer incendio” respecto a superficie quemada de España en los últimos 40 años.

En este sentido, Romero ha destacado que “la vegetación poco a poco se ha ido recuperando porque la naturaleza, por mucho que se le fastidie, es sabia”, a lo que ha añadido que “los matorrales se han recuperado pero para el arbolado tienen que pasar mínimo 100 años para que esta vegetación sea similar a la de antes del incendio”. No obstante, ha precisado que “si se hace una repoblación forestal tiene que ser continua y de mantemiento, ya que, de lo contrario, sería tirar el dinero y perder el tiempo”.

A su vez, ha lamentado el nuevo fenómeno de la ‘seca’, el cual, a su juicio “está haciendo más daño que el propio incendio porque se están secando muchos alcornoques y no se está haciendo nada”.

Asimismo, Romero ha insistido en que en la actualidad la cooperativa del corcho en El Berrocal sufre una “gran crisis” porque “no cuentan con materia prima –alcornoque–“, al tiempo que ha subrayado que “es más barato prevenir que extinguir incendios” y de ahí, la importancia de la prevención en esta materia.

2 Responses to 12 años del incendio de Riotinto

  1. Pingback: El eucalipto: El cáncer de los bosques – Onusbaal

  2. Desconozco si es incultura del periódico, o del señor Consejero, pero es intolerable que se indique que el eucalipto es una especie autóctona.

    Precisamente esta especie ha sido el cáncer de los bosques de Huelva que fueron puestos al servicio de una empresa que ha devastado centenares de miles de hectáreas de montes sin crear riqueza alguna y que ha contribuido a la pérdida de población en aquellos pueblos que pusieron al servicio de esta empresa sus terrenos.

    Puede comprobarse como muchos pueblos que han tenido más del cuarenta por ciento de su territorio plantado de eucaliptos, han perdido población al perderse los usos tradicionales del suelo, por ejemplo Berrocal.

    Por otra parte, esta empresa tampoco tuvo el “detalle” de tener su sede social en Huelva, por lo que sus beneficios iban directamente a Madrid, por lo que sorprende el especial proteccionismo que nuestra administración ha brindado a esta corporación.

    Es lamentable, nuevamente, que se indique que está especie es autóctona, y que después de “regenerar” los bosques tras un incendio, se vuelvan a dejar a estos árboles como integrantes del Monte Mediterráneo, dado que fueron éstos precisamente los que contribuyeron a la virulencia del incendio al tratarse de una especie pirófila, asunto denunciado en múltiples países en los que se han producido similares incendios en masas de eucaliptos de plantación (por ejemplo el incendio de Valparaíso en Chile).

    Con respecto a la regeneración que se ha hecho tras el incendio, han sido muchas las críticas que se han hecho sobre la forma de abordar la misma, con pérdidas de plantones en unas tasas que son inadmisibles, o el empleo de especies no apropiadas como adelfas de variedades ornamentales.

    Si la administración ha dejado los eucaliptos, y los considera autóctonos, entonces no ha existido regeneración, más bien inoperancia, connivencia, y desconocimiento.

    Basta ya de engañar a los ciudadanos, y de utilizar a los medios como propaganda para hacernos ver el compromiso de la administración con el medio ambiente, cuando existen pinares en Aljaraque quemados desde hace años sin eliminarse los árboles quemados que están cayendo a diario, centenares de kilómetros de ríos muertos por la contaminación minera, y eucaliptares en espacios protegidos como Doñana.

    En este último aspecto, dado el compromiso que la administración tiene con el medio ambiente, debería eliminar los eucaliptos de los espacios protegidos al tiempo que multa a los que riegan ilegalmente, regenerar los bosques, y adecuar los ríos contaminados. Así es como se da ejemplo y se asume el compromiso con el medio ambiente y con los ciudadanos, no engañando al personal con una nota de prensa cargada de inexactitudes y medias verdades.

    Nuevamente, si es el Consejero el que dice que el eucalipto es una especie autóctona, no merece su puesto.

    Muchas gracias, hay que volver a la EGB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *