Junta de Andalucía

Beltrán Domecq apuesta en La Rábida por “revalorizar” el vino de Jerez

El bodeguero y aristócrata jerezano participa como ponente en el curso de la UNIA 'Grandes vinos españoles'

Vinos 1El bodeguero y presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Jerez-Xérès-Sherry, Beltrán Domecq, ha aprovechado su participación como ponente en el curso de verano de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) ‘Grandes vinos españoles’, que se celebra esta semana en La Rábida, para pedir una revalorización del vino de Jerez para huir del estigma de “vino de copeo o aperitivo”.

El aristócrata jerezano ha defendido los valores del vino de Jerez en todas sus variedades considerando que “es un vino con todas sus letras, y como tal debe de tratarse” y por ello debe dejar de verse como un aperitivo y tomarse “en una copa de vino, no en un catavinos”. Domecq ha recordado que el vino de Jerez puede suponer un gran aporte gastronómico y se puede maridar con platos típicos andaluces como el gazpacho así como con los mariscos y pescados blancos.

Además Domecq ha lamentado que hay variedades de la Denominación de Origen que apenas son conocidas y consumidas en España, pese a que en otros países como Reino Unido o Países Bajos constituyen el vino más bebido como pueden ser las tres variedades de generosos de licor o ‘cabeceo’, el Pale Cream, el Medium o el Cream.

Para revalorizar el vino, el bodeguero jerezano ha incidido por un lado en la importancia de poner de manifiesto que el vino de Jerez tiene tanta diversidad como ‘pagas’ (fincas vitivinícolas) existen dentro de la denominación de origen, por lo que la riqueza de matices es bastante amplia.

Junto a ello, ha incidido en el papel que debe tomar el Consejo Regulador en promocionar los caldos jerezanos potenciando la formación de sumilleres o haciendo que aparezcan más en las cartas de los restaurantes, algo que precisa de una financiación que se podría lograr “poniendo en valor también los vinos con respecto a su precio, ya que no es muy normal que una botella de manzanilla valga cuatro o cinco euros”.

Antes de su ponencia, Beltrán Domecq explicó a los asistentes los diferentes tipos de vinos de Jerez que pueden ser secos a partir de la uva palomino (que a su vez se dividen en fino o manzanilla, amontillado, palo cortado y oloroso), dulces (uva Pedro Ximénez o Moscatel) o de cabeceo, así como los factores climáticos y de calidad que afectan a las añadas jerezanas y su peculiar proceso de crianza en ‘botas’ de roble americano y en bodegas ‘catedrales’ con techos altos y suelo de albero que mantengan la temperatura a unos veinte grados.

También se contó con la asistencia de otra de las grandes figuras del vino de Jerez, doña Pilar Plá, que a sus 90 años recuerda “lo duro que fue” que una mujer como ella montara la Bodega El Maestro Sierra en un mundo de hombres como era entonces el mundo vinícola. La bodeguera valenciana tuvo que demostrar “con trabajo y tesón” que estaba plenamente adaptada al mundo del vino y fue, una vez plasmada su valía, “cuando el resto de bodegueros hombres la aceptaron y apoyaron”.

Por último, Plá recordó que el éxito de su bodega se debe al trabajo en equipo de todos sus empleados y que pese a su ilustre edad no va a jubilarse del hecho de estar atenta a su bodega “porque ella es la que la mantiene viva”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *