Junta de Andalucía

La seca es el mayor problema ecológico de Huelva, según Asaja

Las últimas cifras oficiales hablan de 45 árboles afectados y cortados por hectárea en zonas de dehesa

La seca está acabando con miles de encinas.

La seca está acabando con miles de encinas.

El presidente de Asaja en Huelva, José Luis García-Palacios, ha emplazado a las administraciones a actuar contra la seca del encinar, que es un fenómeno que “afecta a la práctica totalidad de la Dehesa en Andalucía”, ya sea en mayor o menor medida, y que es “el mayor problema medioambiental de la provincia” por lo que ha pedido a las administraciones que emprendan líneas de ayuda para paliarlo.

García Palacios, en declaraciones a Europa Press, ha señalado que en la actualidad, lo único que existe para combatirla es un plan director que “salió seis años después de la Ley de la Dehesa de Andalucía”, por lo que ha lamentado que las administraciones ni siquiera se hayan acogido a las ayudas forestales para este problema.

Desde el Foro de Encinal, impulsado por Asaja, se desarrolló la primera ley que reconoce la dehesa como ecosistema y se ha estado “investigando mucho”, desde 1997 cuando se firmó el primer convenio con las universidades de Córdoba y Huelva.

El presidente de Asaja en Huelva, García-Palacios, también ha remarcado que desde 2007 y tras esas investigaciones se han puesto sobre la mesa “alternativas” que sobre todo están poniendo en marcha los propietarios de fincas con Dehesa, y que “deberían llevar un respaldo económico de la administración”; sin embargo, “lamentablemente todas las reivindicaciones de Asaja en este sentido han caído en saco roto”.

Según ha declarado José Luis García-Palacios, sólo se han llevado a la práctica algunas demandas para definir políticas, como el proyecto Life europeo y una serie de herramientas contra el “letal impacto que supone el para la dehesa esta problemática”.

Desde Asaja han recordado que la consejería de Agricultura y Medio Ambiente les ha pasado recientemente las estadísticas de árboles cortados en fincas de dehesa y daban unas cifras “escalofriantes” de 45 árboles por hectárea, eso “significa que se han perdido 10.000 hectáreas de dehesa” y ese proceso es “imparable si continúa la desidia de las administraciones”.

Por ello, desde Asaja reclaman una mayor implicación de los gobiernos de España y Andalucía ante el que considera el problema medioambiental más grave de Andalucía y por ende de la provincia.

Desde Asaja señalan que luchar contra la seca requiere un cambio de concepto y una gestión “más acorde y razonable” que promueva la recuperación de la biodiversidad. Además, se debe implantar el uso de “abonos más adecuados para reducir el PH y acidificación del suelo”, que es uno de los principales factores para la aparición del hongo que provoca la muerte súbita de la encina.

Del mismo modo, entre las medidas a implantar que se han señalado en las investigaciones, también destaca la reducción de la población de meloncillos y el control de poblaciones de algunos córvidos como el rabilargo y la urraca, que ayudan en la “fractura de la biodiversidad”.

García-Palacios, ha señalado sin embargo que, estos proyectos tienen resultados siempre a largo plazo y a las administraciones “no les termina de gustar este tipo de proyectos” porque tienen una visión más cortoplacista, por lo que finalmente no se implican en los mismos.

Sobre la cuantía de las ayudas que deberían dar las administraciones en este sentido, García-Palacios ha señalado que, lo que realmente le puede salir caro a las administraciones es que “desaparezcan miles de hectáreas de dehesa”, ya que no afectará solo al propietario sino que tendrá impactos sobre la industria cárnica, la ganadería, la caza, el turismo rural, e incluso sobre el entorno medioambiental de las ciudades.

Por ello, García Palacios ha estimado que cualquier ayuda en este sentido será “muy rentable”, y que “todo lo que sea recuperar la naturaleza beneficia de forma generalizada a la sociedad”. En este sentido, el presidente de Asaja ha señalado que “ni siquiera ha habido un planteamiento para aprovechar ayudas europeas en este sentido”.

Desde Asaja señalan que ya se han reunido en numerosas ocasiones con las administraciones y que éstas “conocen el problema perfectamente”, por lo que hace falta es un “compromiso firme y sacar líneas de ayuda concretas”.

Entre las actividades que ya se han desarrollado destacan algunas como las 5.000 cajas nido que se han puesto en todo el suroeste de la península, incluido Portugal y que se ha demostrado que tiene un efecto “vigorizante” sobre el árbol lo que les permite defenderse de la patógenos que le atacan. García Palacios ha concluido que “existen herramientas para luchar contra la seca”, por lo que “hay que extender esa información y llevar a cabo un reconocimiento de líneas específicas para que los titulares de las fincas las puedan llevar a cabo”.

2 Responses to La seca es el mayor problema ecológico de Huelva, según Asaja

  1. Perry? Da la impresión que usted es político/funcionario…, deje trabajar a quienes miran por el beneficio general y no estorbe. De lo que dice usted se extrae bastante mediatizacion política y ecologista, esta bastante alejado de l realidad. Llevo muchos años colaborando con la administración y con otras organizaciones, y solamente en Asaja he encontrado sentido común y compromiso, déjese de monsergas, quien se va a preocupar más por la salud que el propio enfermo???!!! Pues claro que hacen falta ayudas y sobre todo repartidas con mejor criterio, como dice este señor de Asaja. Eucaliptos y minas?? Se ha descubierto usted, además de la ignorancia que ostenta, por supuesto!

  2. Buenos días:

    Encuentro bastante pobres e interesados los argumentos esgrimidos en este artículo al haberse omitido otras causas determinantes que han provocado la propagación de la enfermedad.

    En este sentido, es fundamental indicar que los estudios demuestran que existen muchos individuos resistentes a la seca, por lo que la mala gestión de muchas de estas masas en las que no se ha repoblado durante siglos por desidia y sobre pastoreo han impedido la implantación de ejemplares resistentes a la seca.

    Por otra parte, es sabido que otras especies de quercíneas autóctonas de la provincia de Huelva son resistentes a la enfermedad, por lo que la implantación de un porcentaje adecuado de estas especies en el seno de estas dehesas monoespecíficas, permitiría un aumento de producción de bellotas y el enriquecimiento botánico de las dehesas, y es que todo el mundo sabe que cualquier cultivo monoespecífico es sinónimo de enfermedad.

    Sobre la genial idea en la que se indica que rabilargos, urracas y meloncillos agravan las consecuencias de la seca al eliminar a otras especies que mitigan el efecto de la misma, es evidente que por el mismo argumento, usted debería solicitar que se prohibiera la caza en aquellos territorios afectados por la seca, dado que las escopetas también matan como las “alimañas” que usted ha citado. Eso lo entiende todo el mundo.

    Pero lógicamente no lo pide, así es que más parece que se està utilizando a la seca para conseguir uno de los sueños de todo terrateniente, matar las alimañas para que prosperen las piezas cinegéticas.

    Así es que, no puede permanentemente solicitarse ayuda pública económica para solventar los problemas ocasionados por la mala gestión de dehesas particulares, canalizando estos problemas a través de asociaciones encabezados por los mismos de siempre y conseguir rédito social, subvenciones, y cambio legislativo, cuando en este caso las soluciones están en la buena gestión, en el aumento de la biodiversidad implantando otras especies autóctonas que complementen los “cultivos” de encinas, y promover la reforestación de encinas y alcornoques para posibilitar la implantación de individuos resistentes, y por supuesto, siguiendo el argumento de este clúster de expertos, prohibir la caza de especies benefactoras de la dehesa en aquellas fincas afectadas por la enfermedad.

    Es indudable, que hay en nuestra provincia propietarios de dehesas comprometidos que están repoblando sus fincas con nuevos ejemplares de encinas y alcornoques y están empezando a incorporar varias especies de quejigos que complementan sus explotaciones aumentando la diversidad de las mismas, esos son los que están poniendo remedio al problema, no aquellos que se empeñan en que la administración se los arregle.

    Finalmente, los principales problemas medioambientales de la provincia de Huelva son las plantaciones de eucaliptos y la contaminación minera, pero de esos, nadie habla.

    Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *