Las mil y una incógnitas del Recre

Primer entrenamiento del Recreativo de Huelva.

Primer entrenamiento del Recreativo de Huelva.

Las últimas noticias, no oficiales porque el Ayuntamiento de Huelva no ha desvelado nada de las conversaciones con la Federación Española de Fútbol, apuntan a que ambas partes habrían logrado un principio de acuerdo para el pago de los derechos federativos, al objeto de que el Recreativo de Huelva pueda competir en Segunda B.

En cuestión de horas el Ayuntamiento de Huelva deberá comunicar si este escollo se ha saltado o no, porque una falta de acuerdo supondría poner en cuestión todo lo que se ha ido haciendo hasta ahora.

Pero mientras que las cuestiones administrativas se van solucionando paso a paso y poco a poco, lo que tiene muy mala pinta es la cuestión deportiva, ya que el secretario técnico se encuentra atado y de pies y manos para hacer fichaje alguno. Mientras que Pablo Comas continúe como consejero delegado no hay forma de que se fiche a ningún jugador y ya solo faltan tres semanas para que comience la Liga.

Igual pasa con el entrenador, que está apalabrado pero que, como en el caso de los jugadores, sigue pendiente de que alguien en el club de el visto bueno definitivo. Comas, tras la expropiación de las acciones por el Ayuntamiento a Gildoy, está siendo un tapón que atasca cualquier negociación en el ámbito deportivo.

Y por si fuera poco, los trabajadores del Decano está hasta el gorro de ver como se acumulan los meses sin cobrar, por lo que tienen todo preparado para iniciar una huelga que ojalá no se produzca porque pondría en riesgo el Trofeo Colombino.

Y más males aún, la campaña de abonados está completamente paralizada.

Si al final se logra competir el Segunda B, quitar de en medio a Pablo Comas, un equipo que pueda competir dignamente en la categoría, un entrenador solvente y el apoyo de la afición en forma de abonos… habrá que convenir que todo el proceso ha sido un éxito y, por qué no decirlo, un auténtico milagro. Confiemos en que las mil y una incógnitas que hay en estos momentos desaparezcan y todo el puzzle acabe encajando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *