Los deportes de tabla cobran protagonismo en las playas ayamontinas

Escuela de verano de skiming.

Escuela de verano de skiming.

(Texto y fotos: José Luis Rúa) Llegamos al ecuador de lo que son la vacaciones estivales y mientras unos abandonan nuestras playas, otros vienen ansiosos a cubrir sus vacantes y disfrutar de todo cuanto ofrece nuestra tierra, la que mira al mar. Afortunados otros, que podemos saborear la esencia de esta parcela de cielo, durante muchos más días, aunque sea invierno cerrado o febrero, el mes de los vendavales. Y estos días hemos podido observar como sin una regla que delimite la edad de los participantes, las playas de Ayamonte, se han visto llenas de tablas de todas las formas y tamaños, aprovechando el viento y las olas para deslizarse de una manera espectacular y provocar esas sensaciones que luego serán motivo de conversación en muchos puntos de nuestra península ibérica.

skimi, junto a la misma orilla.

skimi, junto a la misma orilla.

Olas unos cuantos metros mar adentro y de un tamaño adecuado, para permitir que se pueda bailar sobre ellas. Olas a punto de romper en la orilla y que dejaran deslizarse las tablas mas pequeñas y mas ligeras, para hacer recorridos cortos pero intensos. Mar en calma, para permitir que las tablas de mayor tamaño busquen su recorrido tranquilo y su aprendizaje seguro. Surf junto a la barra de la Punta del Moral. Skimi junto a la orilla. Padelsurf, como una coreografia sobre la película de agua que parece estar con los ojos cerrados. Una experiencia nueva para muchos, una repetición para otros y un perfeccionamiento para los más antiguos del lugar. Global, no ha dejado ni un solo instante de estar atento al desarrollo de cada sesión, de cada aventura, de cada historia nueva que contar. Pero si julio se fué, agosto está más ansioso que nunca por volver a retomar las enseñanzas que nos llevaran a la cresta de la ola como si fuera el despegue de una ilusión convertida en vivencia, pegada a la piel como el mismo bronceado de este verano tan caluroso. Punta del Moral sabe de estas cosas y en sus clases, se aprenden nuevas técnicas y se corrigen viejos errores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *