Junta de Andalucía

Los cuidados básicos para cualquier perro

Cada día son más las familias las que incorporan a su núcleo un nuevo miembro de la familia de los perros. El problema, es que en no pocas ocasiones, y casi siempre por desconocimiento más que por mala intención, no son capaces de cubrir siquiera las necesidades básicas de su nuevo compañero.

El caso es que no es una tarea tan compleja. Ni requiere un gran esfuerzo ni requiere una gran inversión económica. Por ello te animamos a que tomes buena nota de lo que te vamos a comentar en las siguientes líneas ya que estamos seguros que gracias a estas pautas tanto tú, como tu familia como tu mascota, viviréis más en armonía.

Atenciones médicas concretas

Antes de entrar más en detalle, queremos realizar una advertencia. Y es que son tantos los perros que llegan a las perreras y a los centros veterinarios de nuestra localidad, que antes de gastar dinero en un perro merece la pena preguntar en uno de estos centros. Y eso que hoy nos estamos centrando en los perros ya que son muchos los veterinarios de exóticos en Madrid por ejemplo que dan cabida a otros tantos animales exóticos.

Dicho esto, y tanto si hemos comprado un perro como si lo hemos acogido, lo cierto es que tenemos que tener en cuenta algunas atenciones médicas que nos parecen básicas y esenciales.

En primer lugar tendremos que asegurarnos que llevamos totalmente actualizado el calendario de vacunación de nuestro amigo. Un proceso que no es nada difícil ya que dicho calendario nos lo puede proporcionar nuestro veterinario por lo que lo podemos tener siempre a mano. Si a esto le unes el hecho de que a día de hoy son muchas las clínicas las que avisan mediante correo electrónico e incluso Whatsapp, el olvido está totalmente descartado.

Junto con las vacunaciones, de extrema importancia, también tendremos que tener siempre cuidado con las tomas antiparasitarias. Esto no es otra cosa que la ingestión por parte de nuestra mascota de unas pequeñas pastillas que actúan como antiparásitos. De este modo, nos aseguraremos que cualquier tipo de insecto que pueda ser perjudicial para su salud no le afectará por lo que podemos estar tranquilos.

Su vida durante el día a día

Pero no solo la vacunación y la desparasitación son importantes. El día a día, la rutina diaria de nuestro perro es vital para ellos. Tenemos que tener en cuenta que están en un medio y en un entorno que seguramente no sea natural para ellos por lo que tenemos que hacer todo lo posible para que se sientan cómodos.

Ellos tienen que tener su espacio. Del mismo modo que nosotros los humanos tenemos nuestra habitación, ellos tienen que tener un lugar en la casa al cual puedan acudir para sentirse confortables. No hacen falta grandes excesos y bastará con que el lugar que les reservemos tenga una superficie blanda en la que se puedan tumbar para descansar y una zona en la que puedan comer y beber. Un punto clave el de la comida y el de la bebida que merece la pena tratar con mucha cautela.

En cuanto a la bebida, lo ideal es que siempre dispongan de una cantidad de agua fresca suficiente como para permitir su hidratación sin ninguna clase de problemas. Son muchos los dispensadores de agua que se venden a día de hoy por lo que solo tendremos que llenarlos y nuestro perro tomará la que considere oportuno.

Por otro lado, la comida requiere de una atención especial. Y es que no es lo mismo tener perros de raza pequeña, como el raton de Praga, que tener un pero de raza algo mayor. Un perro pequeño necesitará unas cantidades de comida menores que un perro mayor, el cual, además, tendrá un mayor desgaste calórico. Por todo ello, lo mejor que podemos hacer es seguir las instrucciones y recomendaciones de los fabricantes de comida para perros ya que ellos saben mejor que nadie cuáles son las raciones ideales. Tanto si su alimentación es deficiente como si es excesiva, los perjuicios que le podemos ocasiones a nuestro can pueden ser muy graves.

La importancia de la educación

Este es, sin lugar a dudas, uno de los puntos que más controversia crea a día de hoy entre las personas que no son dueños de perros y entre las personas que sí lo son. Mientras que unos consideran que la educación de un perro debe ser muy férrea, otros, los dueños, consideran en muchas ocasiones que está no debe ser tan rígida. Como siempre suele suceder, en el término medio es donde se encuentra la virtud.

Son algunas las normas de educación y de comportamiento las que nosotros consideramos importantes. La primera de ellas, sobre todo para comodidad de los dueños es la de que nuestra pequeña mascota haga sus necesidades fuera de nuestro hogar. Un proceso que tendremos que llevar a cabo desde que es un cachorro para luego no encontrarnos con sorpresas incómodas. Aun así no tenemos de qué preocuparnos ya que esta rutina no es complicada en absoluto asimilar por parte de nuestro perro.

Pero no debemos conformarnos únicamente con que nuestra mascota haga las necesidades fuera de casa. En la medida de lo posible, y este proceso lleva algo más de tiempo, tenemos que ser capaces, con mucha paciencia y perseverancia, de inculcarle algunas rutinas sencillas para que se comporte de un modo correcto tanto con otros perros como con las personas. De este modo evitaremos tener problemas con nuestro perro y vernos envuelto en una situación que en la actualidad puede llegar a ser muy desagradable.

Como somos conscientes de que este último apartado puede ser el más traumático para muchos dueños, si no sabes como educar a un cachorro, te recomendamos que te informes en uno de tantos libros que hay a día de hoy. No solo encontrarás muchos consejos sino que vas a poder dar al mismo tiempo con muchas rutinas que vas a poder aplicar sin problemas. Y todo ello con unos resultados excelentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *