Junta de Andalucía

Réplica de la empresa UCS ante las acusaciones del sindicato CCOO

Les dirijo la presente en relación con la noticia publicada en su edición digital del viernes 29 de julio de 2016, bajo el título “CCOO denuncia a la empresa de buzos UCS (Underwater Contractors Spain) por persecución sindical” y en la que, entre otros contenidos, se refiere que “la empresa incumple sistemáticamente el Convenio Colectivo y no respeta la normativa de seguridad”, que “se han convocado varias huelgas y se acudido en siete ocasiones al SERCLA y que la consecuencia ha sido un aumento de las medidas de represión y coacción”, como un “despido disciplinario del delegado sindical Damián García”, “la retirada de su responsabilidad como jefe de obra”, “la apertura de un expediente al jefe de buzos”, “la contratación de personal eventual” y el traslado del primero al centro de Algeciras “para dejar sin representación, ya que solo hay un delegado sindical, al centro de trabajo de Huelva que está en permanente conflicto laboral.

Finalmente, se afirma que la empresa se dedica al “pirateo”, al “sabotaje ante los requerimientos de la inspección de trabajo” y al “incumplimiento sistemático de los acuerdos adoptados en el SERCLA”, y a “hacer negocio a costa de la seguridad y la vida de los trabajadores”.

Tales afirmaciones suponen una versión distorsionada, sesgada y completamente falsa de la realidad, por lo que les hacemos llegar la presente rectificación a fin de darnos la oportunidad, como parte afectada, de compensar el efecto gravemente dañoso e injusto provocado en la imagen de la empresa en el sector industrial y en la opinión pública.

En primer lugar, el centro de trabajo de Huelva tiene tres Delegados de Personal, de los cuales, dos de ellos, por razones ajenas a la empresa que CCOO conoce perfectamente, y que por respeto a la protección de datos de carácter personal no se pueden revelar, no están en activo ni como trabajadores ni como representantes. Debido a la decisión de traslado de Damián García al centro de Algeciras, la empresa ha instado a la plantilla a nombrar al menos un representante sindical para que el centro de trabajo de Huelva no quede sin representación, lo cual hasta ahora no han llevado a cabo y todo ello con la pasividad de CCOO durante meses ante esta situación.

Damián García fue contratado hace años con movilidad geográfica, y desde entonces ha trabajado en diferentes localizaciones. El último traslado obedece a causas estrictamente operativas y por el momento no se ha hecho efectivo por razones personales del trabajador que tampoco podemos hacer públicas. En 2014 fue despedido por motivos disciplinarios al actuar de forma desleal contra la empresa pero dicha decisión fue reconsiderada en un acto de buena fe al reconocer el trabajador su conducta errónea. En cuanto al jefe de buzos, efectivamente se le abrió un expediente disciplinario por tratar de justificar una ausencia alterando la fecha de una baja que ha finalizado con la decisión simbólica de suspensión de dos días de empleo y sueldo.

Existe una discordancia de interpretación del Convenio, entre la plantilla y los trabajadores, sobre el carácter de las horas de descanso que estos deben pasar a bordo del buque tanque durante la descarga de combustible, ya que ellos entienden que tienen el carácter de horas de trabajo efectivas y además extraordinarias (a cobrar por tanto, al doble de la hora ordinaria) y la empresa entiende que son horas de descanso y por tanto no retribuibles como efectivas sino mediante un plus de embarque. Ello ha dado lugar a reiterados intentos de solución, por ambas partes, ante la Comisión Paritaria y ante el SERCLA, que hasta ahora no han culminado en el deseable acuerdo, a pesar de que la empresa hizo una propuesta que fue rechazada y que un destacado representante de CCOO, en presencia de Damián González, calificó muy positivamente. Los trabajadores también han rechazado acudir a un arbitraje imparcial para solucionar la diferencia de interpretación, que finalmente se resolverá el próximo mes de noviembre ante el Juzgado de lo Social. Por otra parte, los trabajadores tienen reconocidas en sus contratos condiciones económicas muy superiores a las que establece el Convenio Colectivo, y que cobran puntualmente en su nómina mensual.

La empresa UCS nunca ha sido sancionada por incumplir la normativa de seguridad, invierte más de 20.000 euros al año en materia de prevención, y cumple con los estándares más exigentes dentro del sector.

UCS no utiliza ni utilizará nunca medidas de presión ni de coacción, sino los cauces estrictamente legales, y se reserva el derecho de ejercer todas las acciones en defensa de su buen nombre ante esta campaña injusta de desprestigio con acusaciones tan graves e irresponsables como las de “pirateo”, “sabotaje”, o “hacer negocio a costa de la seguridad y la vida de sus propios trabajadores”, para el caso de que no se produzca una inmediata rectificación por parte de CCOO y del Sr. Damián García.

One Response to Réplica de la empresa UCS ante las acusaciones del sindicato CCOO

  1. 20 mil euros en seguridad al año invertís, cuandp facturáis 6 millones de euros? Un 0,33% de inversión en seguridad, qué generosos!!.
    Lo que sois es unos negreros amparados por algún mando intermedio que os tapa. Ya lleváis 3 muertos: 1 en Schamp, otrs en Algeciras y el último en el Costa Concordia, además de innumerables accidentes graves. Mentís más qie habláis. Ojalá la justicia os ponga donde mereceis, a vosotros y a los que os protegen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *