Junta de Andalucía

Más toreros que toros en La Merced

El Juli --por primera vez desde que viene a Huelva--, Perera y Roca Rey se van de vacío del coso onubense

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

(Texto: Javier García Baquero) Ficha técnica: Plaza de toro se La Merced. Lleno en tarde calor. Toros de Santiago Domecq, y un sobrero lidiado en primer lugar por devolución del titular de presentación desigual fueron más 4 y 5º, todos sin celo, con mucho que torear y sin clase. El quinto manso de libro
Juli de verde botella y oro, ovación tras aviso y ovación
Miguel Ángel Perera, ovación tras aviso y ovación
Roca Rey, ovación tras aviso y ovación

Saludó la cuadrilla al completo de Perera barbero en ambos y Curro Javier y Javier Ambel tras parear en su turno

Comentario:

A la hora nona de estar tarde sahariana se habían lidiado tres malos toros rajados y con guasa, el primero como sobrero. Se habían visto tres faenas de poder, de entrega y de orgullo de figura del toreo, se había visto naufragar a espadas a tres valores seguros con la tizona. Todo esto en una plaza de toros llena y con una terna en los carteles de imprescindibles en cualquier feria, los que más allá de toda inspiración de duendes, ganas milongas y meigas tienen el triunfo cada tarde en las yemas de los dedos, apenas les hace falta un toro que tenga movilidad y que se deje hacer.

Pues a la hora undécima me siento delante de la hoja en blanco del words del ordenador, confirmo aquel viejo principio de Piter que auguraba que todo aquello que puede empeorar empeorará y que si hay una secuencia de hechos que suponen ahondar en la herida, esa cadencia será la que suceda. La segunda parte de la corrida aún fue peor, un manso de libro como el quinto, se me hiela la afición de ver a un voluntarioso Perera dar la vuelta al ruedo dos veces detrás de robar unas pedigüeñas embestidas al toro de Santi Domecq huidizo y cobarde. La faena fue rematada más a espadas. El cuarto fue otro toro mierda, de genio malo, de hechuras más porteñas que onubenses y que impidió a Juli tocar pelo por primera vez en muchos años en esta plaza habitual de sus triunfos, un pinchazo hondo del macho alfa del toreo es la mejor estocada de la tarde Y el guapo jabonero sucio que hizo sexto fue un prenda endeble, sin alma y sin ganas de endulzar la tarde.

Entonces tiramos de la memoria de aficionado y recordamos que en el primer toro Juli cuajó al toro a derechas y aún fue capaz de inventarse naturales por episodios con toque de maestro en medio. Prohibiendo al toro salirse de la jurisdicción con eso tan fácil de pregonar y tan complicado de darlo en forma de trigo que es dejársela puesta siempre.

Y se nos viene a la memoria unas tandas por redondos abiertos y espaciosos rematados donde se escribe el miedo de ese puro torero que es Perera, allí donde hasta el toro se para al dar con el mulo sacrificado del torero. Parón y cercanía brava de un torero que no se deja nada dentro cunado pisa esta plaza tan especial para él.

Y ya jugando a recordar se nos viene la imagen de ese Roca Rey que en esta plaza de La Merced se le ha visto en tres años torear sin caballo, triunfar con utreros y venir en figura como matador de toros revelación de la década. Su faena al tercero de la tarde es una mezcla entre poder, locura improvisación temple, técnica, artesanía en el manejo de los trastos que aún nos sorprende, Arucinas, luquecinas, pases cambiados, pases de la flores, molinetes y testosterona del Perú, de un torero que vale un Potosí. Remató con manoletinas de rodillas abrochadas con una seria genuflexa por cada pitón de peso y profundidad que es dificil ver en otros que torean enhiestos. Por cierto sorprendió la indolencia con los aceros tras fallar el primer intento.

Y así la tarde de los tópicos (les cuento unos pocos para envenenarles el alma. Lo decía Juan Palomo cuando hay torero no hay toro. o corrida de expectación corrida de decepción, o “¿A donde vas? a los toros ¿De Donde Vienes? de los Toros” …)

Y dejamos una pildorita en recuerdo de nuestro entrañable Juan Mioreno: ¿Quien elige estos toros? En el pecado llevan la penitencia… que refranero me he puesto yo hoy y ya sabemos que hombre refranero hombre puñetero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *