Junta de Andalucía

“No firmo otra medalla que no sea el oro”

Carolina Marín, campeona del mundo de bádminton.

Carolina Marín, campeona del mundo de bádminton.

La volantista onubense Carolina Marín, vigente campeona del mundo y de Europa de bádminton, ha asegurado que no firma “otra medalla que no sea la de oro” en los Juegos Olímpicos de Río 2016, donde parte como la primera cabeza de serie. Carolina Marín, de 23 años, debutará el día 11 ante la finlandesa Nanna Vainio (11.55 hora local/16.55 CET) y cerrará su participación en la fase de grupos frente a la danesa Line Kjaersfeldt el sábado, día 13, a las 19.30 horas (00.30 CET). Si es primera del Grupo A, accederá directamente a cuartos de final. La andaluza confesó que tiene “ganas de que el torneo empiece ya”, después de dos meses intensos de preparación. “Han sido los entrenamientos más duros de mi vida. He trabajado más que nunca”.  Carolina Marín compitió igualmente en la cita londinense de 2012 y cayó en la fase de grupos. Tras ese evento, llegó su eclosión. Ganó los Campeonatos de Europa de 2014 y 2016 y repitió conquistas mundialistas en 2014 y 2015. Como vigente dominadora del bádminton femenino irrumpió este lunes en la sala de prensa de la zona internacional de la Villa Olímpica, el lugar elegido para las comparecencias de los deportistas españoles en Río de Janeiro. Confianza transmitió Carolina Marín antes de iniciar su andadura en “un torneo muy bonito e importante”. “Estar en unos Juegos Olímpicos es un sueño para cualquier deportista pero yo lo afronto como un torneo más. Hay que desdramatizar”, apuntó. Con esa rotunda frase resolvió la pregunta sobre la “presión” que podría suponer acudir a la ciudad brasileña como líder del ránking. La española será la “rival a batir”, por lo que espera que sus rivales rindan “al 200 por ciento”. Ella confía, no obstante, en que su buen estado de forma y las buenas sensaciones le ayuden a “estar preparada para salir a la pista no al 200 sino al 500 por ciento”. Su objetivo será asegurarse una plaza directa en la ronda de cuartos de final y empezar a mostrar a partir de entonces, ante rivales de mayor exigencia, “una Carolina Marín diferente”. “He cambiado muchos aspectos físicos, tácticos, técnicos y mentales”.

Estos “pequeños detalles” en los que han incidido en los últimos meses tendrán, según la jugadora, una importancia vital en el torneo que pone en juego el trono olímpico. “Voy a guardar el secreto, pero os puedo asegurar que han sido dos meses muy duros e incluso he llorado en algún entrenamiento de lo duro que ha sido”. Carolina Marín explicó que, sin tener tan claro el objetivo de luchar por la presea dorada, sería “imposible” soportar el nivel de exigencia de los entrenamientos conducidos por Fernando Rivas, divididos en dos concentraciones en Ibiza y en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid, donde habitualmente se ejercita. “A veces no podía dormir del cansancio, pero me despertaba cada mañana soñando con esa medalla. Quiero ir partido a partido”, desde su estreno el día 11 ante la finlandesa Nanna Vainio, tratará de progresar en el pequeño pabellón de Riocentro donde se desarrollará el evento. La onubense cree que sus reducidas dimensiones pueden favorecerle en el ambicioso objetivo de quebrar la supremacía asiática en los Juegos Olímpicos. “La Carolina que fue a Londres en 2012 tenía 19 años y poca experiencia internacional a nivel absoluto”, recordó, “pero a Brasil llego con dos campeonatos del mundo y de Europa”. Estos resultados revelan, según Carolina Marín, un cambio de tendencia en el circuito individual femenino. “He dado el paso de romper esa muralla china”, sentenció.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *