Unas 25.000 personas visitan ‘Un paseo por el Arte’ en Ayamonte

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

(Texto y fotos: José Luis Rúa) Cruzamos el puente del ecuador de este mes de agosto, cargado de un fuerte calor, un levante magnifico para la práctica del surf y el skimi y unas calles llenas de visitantes, como si la ciudad fuera un paraíso. Y es que precisamente en estos días, las ocho calles que rodean al centro cultural Casa Grande han sido la autopista que les ha permitido visitar todo cuanto de mágico se ofrecía.

Guirnaldas de bombillas cruzando la calle de lado a lado como si de una feria se tratara. Música en vivo en muchas de sus esquinas. Esculturas distribuidas por varias zonas, como buscando su espacio mas adecuado. Fotografías haciendo piña y defendiendo su importancia en la muestra. Poesía regalada en la capilla de San Antonio, como oraciones a muchas partes. Y finalmente cuadros, muchos cuadros, dicen que mas de mil, colgados de paredes, puertas y ventanas. Oleos, acrílicos, tintas, ceras, acuarelas, mixtos, collage disputándose protagonismo y espectadores que les admiraran.

Hablamos de la cuarta edición de “Un Paseo por el Arte”, celebrado en Ayamonte en estos días. Una muestra de arte donde los autores son ayamontinos o gentes vinculados de manera muy estrecha a la ciudad. Un museo al aire libre, que muchos no han dudado en catalogar como el mayor de la península Ibérica. Pero sea como sea, lo cierto es que durante 48 horas la atención ha estado puesta en la ciudad fronteriza cargada de obras de arte de todas clases, categorías, tamaños e ilusiones.

Quizás en esta ocasión, para no caer en la repetición de años anteriores, se puede decir que hubo más artistas que nunca, mas calles que nunca mostrando obras sin descanso, mas obras que nunca colgando de paredes que dejaron de ser blancas por un par de días. Pudimos ver a casi todos los pintores de siempre, a los jóvenes y los mayores, a los profesionales y a los noveles, a los que pusieron tres obras y a los que lucieron treinta. Todos artistas, todos ilusionados y todos con las alforjas llenas de magníficos trabajos. Por eso nos sorprendieron las puertas transformadas en obras de arte, de Gonzalo Ferrer, y talla repujada de Alvaro Díaz. Nos maravillaron las esculturas de Isabel Andrade y las fotografías de Edu Pereiro, Malia Leon, Chalet o Concepción.

Dejando la calle a un lado y atravesando la puerta, podíamos ver la exposición homenaje a José María Franco, en el patio de los Feu. La obra eterna de Overli, en la Sala de las Tinajas de la Casa Grande. Y junto a la muestra completa de Emilio Borrego, Juan Vázquez o Angel Guerrero D´Esury, entre algún ciento más de colegas pintores, llamó la atención la muestra de Alex con sus pinturas sobre guitarras, de artistas del flamenco y del toreo. La colección de patios y plantas del siempre sorprendente Juan Galán. La evolución pictórica de Gema Cayuela y el jovencísimo Simón López, entre otros. La capacidad ilustrativa de un enorme valor, por su calidad y destreza, de Adelaida Pérez o la sorprendente muestra de 20 retratos del siempre premiado y admirado, Juan Fernández. Y más allá de las muchísimas caras conocidas, la grata sorpresa de autores afincados en la ciudad desde hace muchos años y que estos días hemos tenido la oportunidad de conocerles a través de sus trabajos. Agradó de manera muy especial por su argumento colorista y personal, la obra de Ibáñez Bernabé. Las torres y espadañas de muchos edificios de Ayamonte, definidos perfectamente por Alfonso García. La colección de peces en pequeño formato de Enrique Lafita y el conjunto de las torres y cúpulas de iglesia, en tonalidad de azul y bordeando la perfección cromática, de Antonio Noguera.

Una satisfacción poder disfrutar de tanto arte, de tan magnífico ambiente y de tanta capacidad inventiva y de organización, como la que tiene demostrada una vez más, el taller de pintura “La Escalera”, corazón de este acontecimiento que ha traspasado las fronteras nacionales para convertirse en un objetivo de todos los medios de comunicación. Que la próxima cita vuelva a sorprendernos de nuevo y que su quinta edición sea la antesala de algo que nunca podamos imaginar. Felicidades por tanto arte y tanto artista por metro cuadrado, como el que hemos visto y vivido este fin de semana en Ayamonte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *