Junta de Andalucía

José Campanario, en ‘Los Martes Culturales’ de Isla

González, Campanario y López Ortega durante la presentación (2)La sala central del Patio San Francisco ha vuelto a llenarse de un público ávido de contenidos culturales y literarios, dentro del ciclo “Los Martes Culturales“, que organiza la Delegación Municipal de Cultura.

Fue precisamente su titular, el Teniente de Alcalde, Francisco González, el encargado de dar la bienvenida a los asistentes y dar paso al acto en sí, no sin antes decir que “es todo un honor estar aquí para presentar el nacimiento de un libro, lo que siempre es interesante por lo relevante de sus contenidos y aportación al mundo de la cultura”. Para González, el honor es doble, “ya que contamos con el autor, José Campanario, pero también con alguien al que todos admiramos y apreciamos, Rafael López Ortega, editor y propietario de La Higuerita, con quien Campanario colabora desde hace tiempo”.

Ortega también quiso agradecer la asistencia a la convocatoria y avanzó, a modo de titular, que “aunque hablaremos de sus tres libros, nos centraremos en el último, La Herencia de la Sanadora, un acto que se convirtió en una deuda con el amigo Campanario, siempre bajo el paraguas del periódico La Higuerita que sigue protegiendo y amparando sus artículos, en cuyas Jornadas Culturales nos hubiera gustado presentarlo pero que por motivos ajenos a nosotros no pudimos y lo hacemos ahora, en este marco incomparable del Patio San Francisco y gracias a Paco González, que como Delegado Municipal de Cultura, nos ha permitido incluirlo dentro del ciclo Los Martes Culturales”.

Ortega, entonces, ofreció una sinopsis sobre la procedencia y vivencias del autor, “cuya madre es de Isla Cristina y marchó después a Sevilla, en 1954 nace Campanario en La Rinconada pero siente Isla Cristina muy cercana, ya que sus vivencias, vacaciones de juventud y anécdotas que contaba su madre, han hecho amar la localidad”. Ortega dijo que “Campanario es funcionario por oposición en la Junta de Andalucía y no tiene ahora ninguna afiliación política, aunque ocupó cargos orgánicos en un partido político, del que se desvinculó totalmente en 1992”. Casado con Josefa Carretero, quien le ha ilustrado algunas de sus publicaciones y comparten dos hijos.

“Al haber pasado por un seminario y la facultad universitaria, Campanario mantiene intactos unos valores con la familia como pilar fundamental de su vida, preocupándole algunos aspectos de nuestra sociedad y la deriva de algunos aspectos como el civismo, la solidaridad, el respeto a los mayores, no dar los buenos días, ceder el paso a los ancianos y en sus escritos publicados en La Higuerita, podemos comprobar cómo se indigna porque bares y restaurantes ocupan las aceras con mesas y sillas, impidiendo el paso normal del ciudadano; o las paradas de vehículos en medio de las calles, aparcar el coche en doble fila o que te respondas de mala manera si recriminas algunas de estas actitudes”, dijo López Ortega de Campanario con el fin de acercar su personalidad al asistente.

A continuación, Ortega, comenzó a narrar las diferentes publicaciones del autor sevillano, empezando por la primera, Nino, una Vida en el Recuerdo (2013), autobiográfica y donde su progenitor es el centro neurálgico de la obra. “Ya en 2015 se sumerge en la literatura infantil publicando un cuento para niños, El Soplador de Vidrio, una bonita historia, con final feliz, que cuenta la vida de Julián, un artesano que trabaja el vidrio y que, en sus ratos libres, hace muñecos de cristal, los cuales, de noche, toman vida” y donde se pueden comprobar las 23 ilustraciones aportadas por su esposa. Y, por último, Rafael López Ortega presenta la última novela del autor, La Herencia de la Sanadora, “la obra cumbre del escritor que en un tiempo récord, gracias a su fácil pluma, volvió a sus fueros y tras aquel cuento infantil, desarrolla una novela imaginaria que sitúa en, como él mismo ha denominado, aquellos tiempos turbulentos de la Santa Inquisición, a principios del sXVI”.

Y le tocó el turno a Campanario, quien comenzó al ayuntamiento isleño “el haberme permitido presentar mis obras y, en especial, a Paco González pos sus atenciones, y como no podía ser menos, a mi buen amigo Rafael López Ortega, con quien he mantenido una larga relación de diez años pero que hasta hoy no nos hemos conocido físicamente, gracias Rafa a ti también por saber explicar perfectamente lo que he querido plasmar en mis tres libros”.

Campanario, tras repasar brevemente sus dos primeras publicaciones, se recreó en la última, de la que dijo “ser más que una novela histórica, fantástica, enmarcada en un contexto histórico real pero modificado porque he pretendido que los personajes estén por encima del marco temporal y así lo he reflejado”. Ambientada en 1530, tras el descubrimiento de América, “cuando Andalucía y Sevilla se convierten en la capital política y económica del mundo, teniendo un papel muy relevante Huelva, de donde partieron las tres carabelas”. Campanario no se reprime al catalogar de “gran error cometido por la Iglesia” cuando también plasma detalles de cuando la Santa Inquisición campaba a sus anchas, “quienes llegaron a ajusticias, muchos sin un juicio justo o directamente si juicios, a más de 3000 sevillanos, en una población de 100.000”.

Aquí, en este contexto complicado de la historia de España, aparece el personaje inventado por Campanario, una sanadora, “no curandera, ni bruja, sino más bien médica de la época que nunca existió pero que he pretendido reivindicar su existencia en aquellos tiempos y a la que toda la sociedad le da la espalda, menos su marido y el otro protagonista del libro, quien no desvelo para mantener el interés por la historia”.

Tras un fuerte aplauso del público que abarrotó la sala, concluyó el acto con la firma de ejemplares y un piscolabis ofrecido para la ocasión, donde se siguió departiendo con el autor y despejando algunas dudas que les pudieron quedar a los oyentes. Recordar que La Herencia de la Sanadora (Editorial Chiado) puede adquirirse por internet (www.chiadoeditorial.es), en las principales librerías de la provincia e Isla Cristina, así como en unos grandes almacenes del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *