TERETES.
Entre col y col, colleja.
[Paco Velasco]

Paco VelascoUna noticia aparecida en un periódico local da pie a este artículo. Entre pánfilo y bizco me he quedado al leer el titular. Gabriel Cruz, alcalde de Huelva por la gracia de los onubenses, se ha desplazado a la República Dominicana para interesarse por el funcionamiento del ayuntamiento de la localidad de Santo Domingo Oeste. Madre de dios. Y nosotros en la ingenua creencia de que andaba de “todo incluido” por las paradisíacas playas de la región. Qué malos podemos ser. Anda el hombre aprendiendo cómo se gestiona un consistorio y los descreídos de estas tierras atribuyéndole un “Pedro Sánchez” vacacional y del “no es no” a tan ilustre edil.

Críticos nosotros con la espantada al recibimiento a Carolina Marín, que la pobre solo es medalla de oro de unos juegos olímpicos de nada. Así uno se explica que Huelva esté a medio hacer. La razón no es otra que su alcalde está preparando oposiciones de regiduría en la universidad institucional de Santo Domingo Oeste. Hasta que no empolle y apruebe, que nadie meta prisa a nuestro egregio representante. Pena que no se haya hecho acompañar por Caraballo el Magnífico. Los pelos como escarpias ante este derroche de abnegación.

En esta dinámica de proacción/retroacción, no estaría de más que don Gabriel, el gran hacedor del Torrejón, viajara regularmente al municipio de Sipe Sipe en la Cochabamba boliviana, a ver cómo se maneja allá el amigo Evo Morales, o qué tal se las gasta don Maduro por las factorías pesqueras de Marigüitar en la Venezuela que muere de hambre. Claro, si de ilustrarse se trata, para qué desplazarse a los municipios nórdicos de Europa. Mejor a América del Sur, imperio mundial del progreso material y espiritual del todo incluido.

Qué me dice, don Gabriel, de un paseo en Alvia hasta Madrid para que la feliz Carmena le curse una maestría rápida de desinversión financiera al tiempo que usted la enriquece con su experiencia de suciedad de gran parte de los barrios de nuestra ciudad. O a Barcelona. Desde nuestro aeropuerto sevillano de San Pablo, en apenas una hora, se persona ante la insigne Colau y en el tiempo que degustan un café con leche en el bar aledaño al chiringuito okupa defendido por la señora alcaldesa, se entera de la fórmula idónea para acabar de cargarse el turismo municipal. Si dispone de tiempo, en vez de volar a la ciudad condal, váyase a la lejana Cádiz, tras pasar el pontazgo de la reduccionista Hispalis, donde usted recibirá la más notable información que, ex catedra, le dispensará el mirífico, para sus amigos, Kichi.

La próxima vez que haga turismo por esos paisajes terráqueos, reporte un listado de consistorios a visitar. Fotografíese con el primer bedel que encuentre. Envíe las imágenes a un medio de Huelva. A pie de página, escriba lo siguiente: “don Cruz, de periplo institucional por… (entre paréntesis, el nombre de la localidad agraciada). Qué cosas. Usted, en el planeta Tierra. Sus súbditos, en el satélite Luna. Qué bueno don Gabriel. Qué col, qué colleja.

One Response to TERETES.
Entre col y col, colleja.
[Paco Velasco]

  1. Aurelio Pino Domínguez

    No sea usted tan “mal pensado y acertarás”. A lo mejor les ilustra a sus anfitriones al “como mantener todas las calles limpias, a pesar de algunos dueños de sus perros” o “no asfaltarás la calle de tu prójimo”….le pediré una estampita de la Virgen de la Cinta, para cuando se recoja en su ermita….no, no, a usted no, a Don Gabriel Cruz, que espero que para entonces ya esté de vuelta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *