Pequeños exploradores en Marismas del Odiel

Escuela de exploradoresUn verano más, y ya van cinco, el Paraje Natural Marismas del Odiel vuelve a convertirse en lugar de encuentro para los casi ochocientos jóvenes entre 4 y 14 años que están aprovechado sus vacaciones estivales para vivir una aventura educativa con la que irán descubriendo los secretos que la naturaleza les tiene guardados en esta Reserva de la Biosfera, declarada así por la UNESCO en 1983.

Se trata de la Escuela de Exploradores, un proyecto socioeducativo con el que la Fundación Atlantic Copper, a través de un acuerdo con las Consejerías de Medio Ambiente y de Educación, acerca los valores de este singular espacio natural a la población de su entorno mediante una metodología muy activa y participativa que ha llegado a ser un referente en materia de educación ambiental en la comunidad andaluza. De este modo, a través de la exploración y el autodescubrimiento, los niños participantes han vivido experiencias apasionantes y de gran contenido didáctico como el anillamiento de aves, jornadas de arqueología, astronomía, cetrería  o  paleontología, para las cuales han contado con la colaboración de reconocidos expertos en cada materia. Además, se han realizado visitas guiadas a lugares del entorno urbano del espacio protegido como el Parque Botánico Celestino Mutis, las embarcaciones de rescate de Salvamento Marítimo, el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil (GEAS), o el Muelle de las Carabelas entre otros, de forma que los jóvenes han podido tomar mayor conciencia de la coexistencia que hombre y naturaleza tienen en este territorio.

El proyecto inició su andadura en el año 2012 para cubrir la necesidad social de conciliación de horarios entre padres e hijos en períodos vacacionales, y desde entonces viene obteniendo unos resultados cada vez más importantes, no sólo en este aspecto, sino en cuanto al conocimiento y sensibilización que se está obteniendo en los participantes para con esta joya ecológica que es Marismas del Odiel, lo que supone la mejor  garantía para su conservación y ejemplo de sostenibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *