Junta de Andalucía

El Complejo Hospitalario de Huelva atiende más de 325.000 consultas externas

Tanto el volumen de consultas como de intervenciones quirúrgicas, ingresos y urgencias atendidas fue superior a 2015

Intervención quirúrgica IEl balance asistencial del primer semestre del año en los centros sanitarios que integran el Complejo Hospitalario Universitario de Huelva se cierra con un incremento en el volumen de actividad que ha permitido dar respuesta a más de 325.000 consultas externas de todas las especialidades, unas 70.000 de ellas procedentes de la red de atención primaria, así como a más de 13.000 intervenciones quirúrgicas, de las que cerca de 2.000 están consideradas de carácter urgente.

Según los datos que arroja el balance asistencial, han sido las especialidades de Cirugía Ortopédica y Traumatología, Oftalmología, y Medicina Física y Rehabilitación las que más actividad en consulta han registrado en estos primeros seis meses del año, poniendo de manifiesto el esfuerzo de coordinación y gestión necesario, así como el  compromiso profesional de los cerca de 3.600 trabajadores que prestan servicio en el Complejo Hospitalario, del que forman parte el Hospital Juan Ramón Jiménez, el Hospital Infanta Elena, el Hospital Vázquez Díaz y el Centro Periférico de Especialidades Virgen de la Cinta.

De esta manera, la actividad en consulta, sobre todo aquella procedente de los centros de salud, ha crecido en este primer semestre en más de un 3%, mientras que en el caso de las intervenciones quirúrgicas totales, el incremento ha superado el 3,4%, con 437 operaciones más realizadas respecto a los primeros seis meses del 2015. Un volumen de actividad que se percibe, sobre todo, en el ámbito de la cirugía mayor ambulatoria, con un crecimiento de más de un 5% en apenas 6 meses, reflejo del esfuerzo de las diferentes unidades y servicios por incorporar aquellas técnicas quirúrgicas menos invasivas, que favorezcan una recuperación más rápida y segura.

Se trata de unos datos aún más positivos si tenemos en cuenta las limitaciones generadas por las obras de la segunda fase de ampliación y renovación de todo el bloque quirúrgico del Hospital Infanta Elena, que se han venido llevando a cabo durante los últimos meses. Precisamente, las labores de planificación previa llevadas a cabo por las unidades quirúrgicas, la coordinación y la organización conjunta de los profesionales, así como la disponibilidad de los quirófanos del resto de hospitales que integran el Complejo Hospitalario, han permitido mantener un nivel de actividad muy importante.

Analizando los datos se desprende que durante el primer semestre del 2016 se ha vuelto a registrar un nuevo descenso del número de nacimientos, que se ha reducido en más de un 3% con respecto al mismo periodo del año anterior, dejando una media cercana a los 9,7 partos al día, si bien se ha multiplicado por dos el porcentaje de mujeres que han recibido la analgesia epidural durante el parto, pasando en apenas dos años de un 38,9% del total de mujeres que dan a luz a más de un 86%.

Esta intensa actividad desarrollada en los centros sanitarios ha requerido de una respuesta similar por parte de los servicios de apoyo clínico, que ya son gestionados por las distintas unidades como un centro único para todo el complejo, aunque con dependencias en varios hospitales, como son los casos de las áreas de Radiodiagnóstico, Anatomía Patológica, así como los laboratorios de Análisis Clínico y Microbiología, que han visto cómo aumentaba su actividad en el último año para hacer frente a la demanda procedente de las consultas y las intervenciones quirúrgicas.

También las urgencias atendidas han aumentado ligeramente en un 2,4% en este primer semestre dejando la media diaria en 487 atenciones, teniendo en cuenta la actividad de las puertas de urgencias de los hospitales Juan Ramón Jiménez y del Infanta Elena, lo que, unido al incremento en la actividad quirúrgica, ha generado un mayor volumen de ingresos hospitalarios, sin que el porcentaje de ocupación haya superado el 82% del total de camas disponibles, por lo que el equilibrio entre la gestión de las mismas y la importante demanda asistencial ha permitido mantener los niveles de actividad facilitando el trabajo de los profesionales y, sobre todo, la calidad de la atención sanitaria prestada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *