La Escuela de Exploradores de Marismas del Odiel bate récord de participación

Los delegados del Gobierno y de Medio Ambiente clausuran el campamento, que patrocina Atlantic Copper

 

Marismas del Odiel (1) Marismas del OdielLa Escuela de Exploradores del Paraje Natural Marismas del Odiel ha cerrado este viernes sus puertas con una participación máxima desde su inauguración en 2012 de 482 niños. La Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y Atlantic Copper, patrocinador del campamento de verano, han ofrecido en esta ocasión 781 plazas, cifra récord determinada por la amplia demanda, y todas se ha cubierto. Algunos de los menores han repetido experiencia en el mismo curso.

Los municipios del entorno han alimentado estas cifras. En 2016 se han registrado matrículas de Huelva, Aljaraque, Gibraleón, Punta Umbría, El Portil, El Rompido y Cartaya.

El incremento progresivo de participantes durante estos cinco años convierte a la Escuela de Exploradores de Marismas del Odiel en “un campamento de referencia para la provincia”, en palabras del delegado del Gobierno, Francisco José Romero, quien ha clausurado la Escuela de Exploradores junto a la delegada territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Rocío Jiménez. El director general de la Fundación Atlantic Copper, Antonio de la Vega, también ha participado de las actividades del último día.

“Ha habido un aumento del 80 por ciento de participación desde que surgió la iniciativa en 2012. Esto quiere decir que se están haciendo las cosas bien. El grado de satisfacción de niños y padres es muy alto”, ha comentado Francisco José Romero.

Un equipo multidisciplinar de 15 personas se pone al frente cada año de ‘exploradores’ de entre cuatro y 14 años. Ambientólogos, historiadores, ingenieros forestales, ornitólogos, educadores infantiles y educadores sociales, entre otros, han realizado una labor de educación ambiental de lunes a viernes, de 7.30 a 15.30 horas entre el 27 de junio y el 9 de septiembre. El programa ha incluido 180 talleres, adaptados a distintas temáticas y a los diferente ciclos de edad.

“La educación y la sensibilización ambiental en relación directa con la naturaleza, en general, y con Marismas del Odiel, en particular, es el marco global”, ha afirmado Rocío Jiménez antes de explicar: “También debemos tener en cuenta que se lleva a cabo en un período vacacional, por lo que se emplea una metodología basada en el aprendizaje informal mediante el juego, la experimentación y el autodescubrimiento. Quizás aquí radique el éxito de la Escuela de Exploradores”.

Los monitores han desarrollado una temática específica por semana. Los fósiles, los minerales, la sal, la basura, los planetas y el magnetismo han dado contenido a una primera parte del verano. Posteriormente, hubo una invitación a imitar a la naturaleza, la propuesta de ‘Escondites, nidos y madrigueras’, el estudio del mar y un monográfico de especies protegidas antes del repaso general y final. En total, la Escuela de Exploradores se ha mantenido abierta durante 11 semanas, periodo durante el que los alumnos han anillado aves, han aprendido técnicas de observación, de supervivencia, de seguimiento de ciclos mareales y de rastreo de huellas, entre otras actividades.

Los menores salieron de Marismas del Odiel para visitar el Muelle de las Carabelas, el nuevo Paseo de la Ría y el Muelle del Tinto, el parque botánico Celestino Mutis y la embarcación de salvamento marítimo ‘María Zambrano’.

“Más allá de la formación y el entretenimiento de los niños, existe un fin último que también hemos alcanzado, el de la divulgación y el uso público de las instalaciones del Paraje Natural. Desde la puesta en marcha del proyecto, el volumen de usuarios del Centro de Visitante ha aumentado en torno a un 300 por ciento durante los meses de apertura de la Escuela”, ha asegurado la delegada de Medio Ambiente. “Este avance es fundamental para la gestión de las Reservas de la Biosfera. Por esta razón tenemos que estar agradecidos a la Fundación Atlantic Copper, que ejemplifica a la perfección la colaboración público-privada en favor del medio ambiente”, ha añadido.

Por su parte, Antonio de la Vega ha señalado que “para nosotros es uno de los programas fundamentales de la Fundación. Además de la apuesta por la conservación del medio ambiente y la convivencia en un entorno único, valoramos mucho la diversión que genera el programa en los alumnos. El método elegido es una de las razones por las que apostamos por quinto año consecutivo por esta Escuela de Exploradores”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *