La Virgen de Montemayor, protagonista en el día grande de la velada de Moguer

Montemayor Moguer (1) Montemayor Moguer (3)Como cada 8 de septiembre, Moguer celebró con brillantez y solemnidad la festividad de su Patrona, Nuestra Señora de Montemayor. La Función Principal de la Hermandad Matriz por la mañana, que volvió un año más a dejar pequeña la iglesia parroquial, y la procesión de la Virgen por la tarde, que de nuevo de forma masiva fue seguida por moguereño y visitantes, centraron el día grande de la velada en honor de la Patrona de Moguer.

Un año más la Virgen de Montemayor recorrió las calles y plazas del centro histórico de la localidad juanramoniana recibiendo el cariño y la devoción de miles de vecinos y visitantes que acompañaron la procesión por las calles moguereñas, imagen de la Virgen que ayer lucia como viene haciendo desde hace 25 años la corona, el manto y la ráfaga estrenados el 15 de junio de 1991 con motivo de su Coronación Canónica, y que en el aspecto floral presentaba un elegante exorno floral con los tradicionales nardos y rosas de color sonrosado.

Emoción y sentimientos a flor de piel desde la misma salida, en la primera levanta del paso con palabras de agradecimiento del hermano mayor Joaquín Luís Domínguez, ya que para él y su junta de gobierno este era su “último” 8 de septiembre como miembros de la hermandad matriz, después de casi nueve años en la junta de gobierno, así como por las sevillanas entonadas por Rocío Gómez y la Salve interpretada por Mari Ángeles Cruzado mientras la Virgen bajaba la rampa del altar mayor y se dirigía hacia la puerta de salida del templo.

Pasaban unos minutos de las ocho y media cuando salía a la calle entre repiques de campana y estruendos de cohetes la imagen de la Virgen de Montemayor Coronada, acompañada por la directiva de la Matriz con su Hermano Mayor Joaquín Luís Domínguez al frente, representantes de todas las hermandades filiales, consejo parroquial de hermandades, de las hermandades de penitencia y gloria de la ciudad y de varias hermandades de otras localidades estrechamente unidas a la Matriz moguereña, así como la corporación municipal presidida por el alcalde Gustavo Cuellar.

Si emotiva fue la salida, especialmente emotiva fue una año más la entrada de la Virgen de Montemayor en el templo parroquial, abarrotado de fieles, que entonaron durante más de diez minutos el Ave María acompañados por la banda de música Hermanos Niño mientras la Virgen se dirigía hacia el altar mayor del templo, y era colocada en el altar bajo los sones de la Salve interpretada como en la salida por Mari Ángeles Cruzado.

Pero el día grande de Montemayor se inicio con la Función Principal de la hermandad Matriz a las 11 de la mañana, que contó con la asistencia de las filiales de Montemayor, hermandades locales e invitadas, corporación local y autoridades civiles y militares, además por supuesto de cientos de fieles que llenaron el templo arciprestal moguereño para asistir al solemne acto religioso.

El arzobispo emérito de Zaragoza, monseñor Manuel Ureña Pastor, presidió la función del ocho de septiembre de este año en el que se ha venido celebrando el XXV aniversario de la Coronación, misa que concelebraron el párroco de Moguer, José Manuel Raposo, y varios sacerdotes vinculados a la ciudad, eucaristía que contó con la participación de la Coral Polifónica del Liceo dirigida por Iván Macías, que un año más con sus cantos dieron mayor realce a la solemne eucaristía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *