Junta de Andalucía

Pedro Siles pregona al atún en Isla

Foto de familia de los homenajeados durante la Semana del Atún Pedro Siles pregonó al atún durante el XV Encuentro de Capitanes de AlmadrabaEste jueves se inauguró oficialmente el “XV Encuentro de Capitanes de Almadraba” que cada año organiza la Sociedad Amigos del Atún “Thunnus Thynnus” y Amantes del Vino, y se hizo, por primera vez con un Pregón del Atún que corrió a cargo del economista isleño y amante de todo lo que rodea al túnido, Pedro Siles.

Éste fue presentado por el presidente de la asociación organizadora, José Antonio López, quien dijo de él que “desde muy joven, y como maestro, compaginaba sus enseñanzas a sus alumnos, con cosas tan extrañas como la estadística matemática o la econometría, tanto en las universidades de Huelva, Sevilla, el Colegio Universitario de La Rábida o en la UNED, con su pasión por el mundo del atún, realizando varios dibujos donde copiaba cuadros de reconocidos pintores y les cambiaba las caras por cabezas de atún”.

Ante la presencia de las autoridades locales, como el Primer Teniente de Alcalde, Francisco González y la concejala Lola Martín, entre otras, comenzó Siles a disertar, durante algo más de media hora, sobre la importancia que tuvo y tiene el atún en la gastronomía, economía y forma de ser del isleño e Isla Cristina como pueblo.

Tras realizar un breve repaso sobre la fundación de la Real Isla de La Higuerita o De La Figuereta, posterior Isla Cristina, Siles habló de la llegada de las primeras almadrabas a las costas isleñas y que gracias al galeón a vapor, popularmente conocido como traiña, “llegó desde Galicia allá por 1865, sustituyendo a las jábegas”. Siles, rememorando la historia reciente de la localidad, apuntó que “durante el reinado de María Cristina, allá por 1933, la localidad consigue su propio ayuntamiento, nombrando alcalde; la modernidad se iba abriendo paso, las almadrabas caladas eran ya todas de buche y se adoptaban nuevas técnicas en la industria y la pesca del atún; allá por 1850 Isla Cristina continúa prosperando, la actividad de pesca de atunes se realizaban en tres almadrabas y las de sardina en numerosas jábegas, armadas de redes de cáñamo y cuerda; la actividad fabril también aumentaba de forma correlativa, concentrándose la actividad conservera en las más de treinta fábricas existentes”.

Tras una larga ovación a Siles, llegó el momento de los homenajes a dos conserveros locales. El primero, Juan Vázquez Méndez, fundador de Unión Salazonera Isleña (USISA) y a Fidel Columé Millán, que hizo lo propio con su empresa Filcolumé. El presidente de la “Thunnus Thynnus”, José A. López, dijo que “homenajeamos a estos dos almadraberos y conserveros porque se lo merecen, por lo que han aportado a Isla Cristina y sus habitantes pero también porque desde el nacimiento de este encuentro, hace ahora quince años, no han dejado de colaborar con nosotros”.

De Juan Vázquez, quien no pudo asistir, López dijo ser “el gran impulsor de la unificación de las 24 pequeñas empresas dedicadas a la sardina, fundando USISA, que perseguía con esta acción que todos los salazoneros fueran juntos de la mano, evitando así la competencia entre ellos, dentro de un mercado tan reducido”. Posteriormente, USISA amplió su campo más allá de la salazón y se embarcó en las conservas de pescado, adquiriendo y comercializando estos productos a través de las marcas El Decano y, más tarde, Tejero. “Con su esfuerzo y el de su familia, han conseguido dar trabajo a cientos de isleños y que USISA sea referente internacional en el mundo conservero y de la salazón de pescado, por todo esto son merecedores de este homenaje”, aseguró López, palabras agradecidas por su hijo, José Vázquez, quien recogió el galardón.

A continuación fue el momento del otro gran empresario isleño, Fidel Columé Millán, de quien el presidente de la asociación atunera dijo que “su trayectoria empresarial comenzó a mediados de la década de los cincuenta, a muy temprana edad, formando parte del negocio familiar; corrían los tiempos de los galeones y cuando escasearon las capturas de sardinas, y mientras otros se fueron a Galicia, él y los suyos marcharían hacia Barbate para allí continuar con el negocio de la salazón y harina de pescado, pasados los años vuelve a Isla Cristina y con trabajo y tesón engrandeció su empresa que también llegó a formar parte de USISA, ocupando cargos directivos de relevancia, cuando a finales de los ochenta retoma en solitario su negocio que compaginaba como armador de buques de pesca de bajura, propietario y explotador de salinas, socio de la almadraba de Nueva Umbría, entre otros negocios de éxito”. Y si fue emotivo para el homenajeado escuchar estas palabras sobre su vida empresarial, el momento mas emotivo lo pondría una de sus ex trabajadoras jubiladas, Juana Obiol que, en nombre de otras muchas, le hizo entrega de una modesta placa pero cargada de simbolismo que llegó a emocionar, no solo a Columé, sino a muchos de sus familiares que no pudieron contener las lágrimas de emoción.

Y terminado el momento de los homenajes, llegó la tercera parte del encuentro, la inauguración de una exposición relacionada con el asunto tratado y que bajo el título “Gyotaku de Atunes, La Huella de lo Efímero”, original de Gabriela Diosdado y Domingo Martínez (CIT-GARUM), se puede visitar en la amplia sala de exposiciones del edificio municipal situado en el Muelle Marina, compartiendo espacio con las maquetas de carabelas, galeones y embarcaciones de pesca de José Zamudio.

El XV Encuentro de Capitanes de Almadraba continuará celebrándose durante este fin de semana con diversos actos, conferencias, ponencias y catas hasta llegar a su clausura prevista al mediodía del domingo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *