Junta de Andalucía

Editorial: El Ayuntamiento de Huelva improvisa para salvar al Recre

Que el equipo de gobierno que encabeza Gabriel Cruz presente una modificación presupuestaria de medio millón de euros para ayudar al Recreativo de Huelva, cuando el presupuesto de este año se aprobó de manera definitiva el pasado 1 de septiembre y se debatió en pleno el 25 de julio, cuando ya se había procedido a la expropiación de las acciones de Gildoy, no tiene explicación. O sí la tiene: el gobierno municipal está improvisando sobre la marcha para hacer frente a todo lo que se le está viniendo encima desde que se hiciera propietario de 99% de las acciones del club.

Hasta el momento, los pasos, complicados pasos, que ha ido dando le están saliendo bien. El equipo está jugando en Segunda B, algo que parecía casi imposible a finales de mayo; los jugadores aguantando el tirón sin cobrar esta temporada; y el resto del personal del Decano haciendo lo propio, solo que con más meses a sus espaldas.

La jugada acabará bien si se celebra la junta de accionistas, se echa a Pablo Comas definitivamente y el club se vende a buen precio, que no será nada del otro mundo teniendo en cuenta que el futuro dueño tiene que asumir una deuda de más de 20 millones de euros.

¿Para cuándo la venta a través de un proceso público de subasta de las acciones? ¿De todo el paquete accionarial que en estos momentos está en manos del Ayuntamiento o de qué parte se está hablando? Esas interrogantes están por despejar, pero vista la jugada presupuestaria que ha ideado el concejal delegado de Presidencia todo apunta a que lo de la venta va para largo, o al menos para más largo de lo que se pensaba.

Y decimos esto porque si la venta se fuera a hacer de forma rápida, lo lógico es que fuera el nuevo dueño el que tuviera que hacer frente a los pagos pendientes y comprometidos, con lo que el gobierno de Cruz no se vería en la necesidad de hacer a prisa y corriendo una modificación presupuestaria, que el alcalde considera no tiene mayor problema, pero que por lo pronto ya se ha encontrado con un informe de un técnico municipal en contra.

Aprobar en pleno una modificación presupuestaria con los informes de los técnicos municipales en contra es arriesgarse a que alguien tome las de villadiego y se vaya al juzgado directamente, para acusar a los ediles que apoyen la iniciativa de prevaricación. Luego el juzgado dirá lo que diga, que solo hay que recordar lo que le pasó al anterior alcalde y su paso por el TSJA tras la denuncia que le interpuso el PSOE.

En fin, que ojalá todo salga bien, aunque sea a base se improvisaciones, y que el final de la historia sea la salvación del Decano y su estabilidad económica y deportiva sin que a los sufridos contribuyentes les cueste más de lo debido. Por lo pronto, la broma va a costar medio millón de euros, que es una cifra asumible para un Ayuntamiento como el de Huelva, por mucha deuda que acumule. Lo que no puede asumir el Ayuntamiento bajo ningún concepto es la deuda que acumula el club –se habla de 24 millones de euros–, algo a lo que tendría que hacer frente sí o sí por ser el accionista propietario de prácticamente el 99% de las acciones. Por eso urge la venta, porque medio millón es una cifra asumible para la mayoría de la opinión pública, pero 24 millones son palabras mayores. Y sobre todo, para que jugadores y demás personal del club puedan cobrar y se regularice una situación que no debiera prolongarse mucho más en el tiempo, ya que lo que hay detrás de los números son personas, familias, que están sufriendo y pasándolo mal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *