Los centros de salud de la Costa atienden más de 200.000 asistencias este verano

La Junta amplía con 98 profesionales más estos centros para hacer frente al incremento en la demanda asistencial

Centro de salud de Mazagón.

Centro de salud de Mazagón.

Los centros de salud que conforman el dispositivo de playas del Servicio Andaluz de Salud (SAS) en la provincia onubense, dependientes de los distritos de atención primaria Huelva-Costa y Condado-Campiña, han atendido durante los meses de julio y agosto un total de 206.613 asistencias, 94.587 de ellas consultas programadas y 112.026 urgencias.

Para hacer frente al incremento en la demanda asistencial que se produce en el litoral onubense cada verano, la Junta pone en marcha un dispositivo de refuerzo que se activa en esta época con la finalidad de ofrecer una atención de calidad tanto a los residentes habituales como a los visitantes, han informado a Europa Press desde la Delegación onubense de Salud.

El operativo de este año ha estado integrado por un total 98 profesionales, 13 efectivos más en comparación con el del año pasado. Se ha desarrollado, como en anteriores ediciones, en los centros de salud de los núcleos costeros de Ayamonte, El Rompido, La Antilla, Isla Cristina, Punta Umbría, El Portil, Mazagón y Matalascañas, a los que se suma el de El Rocío, que amplían sus plantillas en aras de reforzar su capacidad asistencial.

La confección de este dispositivo ha supuesto la contratación de 7.512 jornadas de trabajo. De los 98 profesionales de refuerzo, 36 han sido médicos, 40 enfermeras y 22 personal auxiliar –administrativos y celadores-conductores–.

El Plan de Atención Sanitaria en Verano del SAS es una medida de planificación que se prevé todos los años, se basa en la experiencia acumulada y tiene como objetivo ofrecer una adecuada respuesta a la demanda asistencial a lo largo del periodo estival.

Además del refuerzo de los centros de salud de las zonas costeras por su mayor afluencia, el plan contempla también, como cada año, la programación de las sustituciones del personal que se marcha de vacaciones, la reordenación de la actividad programada de tarde en los centros de las grandes capitales, las previsiones sobre la ocupación hospitalaria y el mantenimiento de la actividad diagnóstica y quirúrgica para seguir garantizando los tiempos de respuesta de los diferentes procedimientos quirúrgicos, entre otros aspectos.

La Junta ha invertido este año en la provincia onubense un total de 5,4 millones de euros en dicho plan –un 30,4 por ciento más que en 2015–, una partida que va destinada tanto a la contratación del refuerzo de los centros costeros como para las sustituciones de las vacaciones de los profesionales.

ASISTENCIAS MÁS HABITUALES

Con relación a los motivos más frecuentes de demanda de atención sanitaria en dicho dispositivo de verano, es conveniente diferenciar entre las consultas programadas y las urgencias.

En el caso de las consultas programadas, las asistencias más frecuentes durante el verano suelen ser, en torno a un 50 por ciento, el seguimiento y renovación de recetas de tratamientos ya prescritos por su médico, teniendo en cuenta que muchos de los usuarios son personas desplazadas que tienen su residencia habitual y su médico de familia en otro municipio o provincia.

En este sentido, se presta también una especial atención al seguimiento del paciente crónico y a la realización de diferentes controles –diabetes, anticoagulantes e hipertensión– administración de medicamentos inyectables o curas de heridas, tanto de origen quirúrgico como traumático, y la mayor parte de estas tareas se llevan a cabo en el ámbito de las consultas de enfermería.

PROBLEMAS DIGESTIVOS

El resto de las asistencias corresponde a demanda sanitaria urgente, siendo las más frecuentes los problemas digestivos por gastroenteritis relacionadas con los excesos del verano, tanto en la comida como en el consumo de alcohol, como por aquellos que tienen un origen vírico y no están relacionados con alimentos. En el caso de gastroenteritis relacionadas con el consumo de alimentos en mal estado (toxiinfecciones), éstas tienen un carácter más excepcional.

Otras asistencias se han centrado en los procesos infecciosos y febriles leves, que suelen tener un origen vírico sin una focalidad clara, en los problemas de la piel, bien por reacciones alérgicas al sol y quemaduras solares por una excesiva exposición o falta de protección solar, o por las picaduras de insectos, arañas, medusas, pez araña* –en el caso de las medusas o pez araña suelen ser tratadas por los equipos de Protección Civil en la misma playa, no llegando a acudir al consultorio en muchos de los casos–.

También son frecuentes, aunque en menor medida, otro tipo de infecciones leves como de las de orina y, sobre todo, las relacionadas con los problemas auditivos: otitis e infecciones del oído externo, normalmente a consecuencia de los baños de mar, más que nada entre los niños.

Los traumatismos, la mayoría de carácter leve, tales como caídas, esguinces o golpes, teniendo en cuenta que se registra una mayor actividad deportiva durante los meses de verano. En este sentido, acuden más personas de la población joven, bien sea por registrar mayor actividad susceptible de sufrir traumatismos, bien por registrar una menor tolerancia al dolor.

Por último, en cuanto a los picos de actividad, suele registrarse un mayor volumen de pacientes por la mañana en las consultas, tanto de medicina familiar como de enfermería, y el periodo de mayor actividad se concentra entre el 15 de julio y el 15 de agosto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *