Ganaderos de la Sierra piden medidas para frenar el aumento de la tuberculosis bovina

La Agrupación de Defensa Sanitaria Ganadera (ADSG) de la Sierra Oriental, que engloba a más de 1.150 explotaciones –345 de la especie bovina–, ha presentado en la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, una serie de medidas, acompañadas de las firmas de más de 400 ganaderos, para frenar “el vertiginoso aumento” de la enfermedad de la tuberculosis bovina.

La prevalencia de la enfermedad ha ido subiendo en los últimos años, hasta situarse por encima del once por ciento en la comarca serrana y por encima del 17 por ciento en el conjunto de Andalucía. En el año 2015 y solo en la Sierra se sacrificaron más de 1.300 animales, ha informado la asociación en una nota.

Esta enfermedad, cuya aparición provoca la paralización de la actividad de la explotación –inmovilización del ganado y sacrificio de los animales positivos–, “está suponiendo la ruina de muchas explotaciones de bovino extensivo, debido a que los precios de indemnización de los animales que hay que sacrificar obligatoriamente están obsoletos, además de que la venta de terneros desde estas explotaciones disminuye en muchas ocasiones en más de un 30 por ciento su valor de mercado”.

Entre las medidas que solicitan se encuentran autorizar la salida de terneros con resultados negativos a cualquier destino, pertenecientes a explotaciones en las que se haya detectado la enfermedad, con objeto de permitir la viabilidad económica de estas explotaciones, y el incremento de los recursos destinados al control de la enfermedad de la tuberculosis bovina, aumentando los fondos destinados a las Agrupaciones de Defensa Sanitaria Ganaderas y actualizando a precios de mercado los baremos de indemnización por sacrificio de animales positivos.

También establecer mínimos de positividad en tuberculosis hablando de porcentajes positivo/explotación; poner en marcha de manera inmediata, un protocolo eficaz de control sanitario de tuberculosis sobre especies silvestres que está confirmado que son vectores de la enfermedad –ciervo y jabalí–, y establecer líneas de seguros agrarios con precios asequibles, es decir dotar de mayores subvenciones los mismos, a fin de que los ganaderos puedan asegurar estos siniestros de manera eficaz.

Otras medidas son permitir la reposición de animales reproductores en explotaciones positivas tanto machos como hembras; minimizar los tiempos en el protocolo de toma de muestras en matadero de animales positivos e informar puntualmente a los ganaderos afectados sobre los resultados obtenidos; promocionar protocolos de bioseguridad útiles que sean conocidos por todos los ganaderos; facilitar y autorizar los permisos de descaste de ciervos en explotaciones positivas o con riesgo evidente de contaminación de tuberculosis, y establecer ayudas para el cerramiento de charcas y bebederos que evite el contagio entre animales domésticos y salvajes.

ERRADICACIÓN “INEFICAZ”
El programa de erradicación está demostrando que es “totalmente ineficaz, pues se lleva aplicando durante casi 25 años y la prevalencia de la enfermedad en lugar de disminuir sube, sin que las autoridades sanitarias sepan como frenarla y siempre a costa de la economía de las explotaciones de vacuno en extensivo”.

Por ello, desde la asociación han organizado una recogida de firmas cuya entrega se realizó el pasado 19 de septiembre en el registro de la Consejería de Agricultura en Sevilla y ha solicitado una reunión urgente con la consejera del ramo, Carmen Ortiz, para trasladarle de primera mano este “gran problema” y pedirle la adopción de las citadas medidas, que “puedan evitar la ruina y desaparición de muchas explotaciones de vacuno que se sitúan en las dehesas andaluzas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *