TERETES.
Los pamplinas.
[Paco Velasco]

Paco VelascoUno se cansa de escuchar pamplinas. Los políticos son expertos en la mala praxis de soltar estupideces. Al fin y al cabo, las pamplinas significan dichos inútiles y sin fundamento. Pues bien: en el escalafón de los “pamplinas”, Pedro Sánchez ha logrado el puesto número uno, y destacado, merced a la necedad de sus explicaciones para perseverar en el uso indiscriminado del loctite, dada su pasión no disimulada por la poltrona. Qué barbaridad. Zapatero era, a su lado, un aprendiz de lapa.

Sin embargo, dentro de la (des)organización que reina en el partido que fundara Iglesias, el tipógrafo que no el jefezuelo de Podemos, don Pedro Pedrito Pedrete posee la virtud de discutir el mando a los que desde siempre ostentaron el bastón de la oligarquía política. Desde Galicia hasta Cataluña, pasando por el bastión andaluz, los seguidores de Felipe González nunca se han caracterizado precisamente por la gallardía de sus actuaciones. Y a título de ejemplo, me dirijo a ese líder local de la Huelva arruinada que se llama Ignacio Caraballo y que pasa por perpetuarse en la casta política hasta que las ranas críen pelos.

El señor Caraballo se alinea en el sector crítico. Puro cachondeo lo de crítico. Ha tenido tiempo para manifestar su opinión sobre el líder derribado y, ahora, cuando el gran Felipe tose, se pone a estornudar como un poseso. “Si yo estuviera en su piel, me habría ido esa misma noche”, ha declarado el brillantísimo intérprete de los estatutos del partido. Pero cómo se puede decir semejante majadería. Si él debió largarse mucho antes de que su predecesora se cargase la credibilidad de su grupo con el negocio del Hotel París. Cuándo se ha escuchado al impenitente señor de la Diputación de Huelva, la más leve referencia al fraude de los ERE, de los cursos de formación y otras golferías perpetradas por gente de su bando, hoy crítico y ayer pedrista. ¿Se le ha escuchado algo acerca de la fantasmada de los astilleros de Huelva o de la rehabilitación de la sede del conquero?

Si Pedro Sánchez es un pamplinas, Caraballo no conoce el abc de la coherencia. Si malo uno, perverso otro. Si generador de bloqueos el primero, conspirador el segundo. Si irresponsable Sánchez, negligente Caraballo. El PSOE está cavando su propia tumba por más que el enterrador sea partidario de la incineración del cadáver. Sánchez es un zombi, sí, pero los muertos vivientes de Andalucía, desde Chaves a Griñán, pasando por Susana, no mejoran al presente. No me imagino a los militantes pedristas cercando la sede del partido en Huelva y, mucho menos, el edificio de la Diputación. No obstante, los caraballistas sí son capaces, y capataces, de alentar a sus tropas de liberados para ir a manifestarse contra Sánchez ante la sede del PP o frente a las puertas de la Subdelegación del Gobierno.

Si es que los caraballistas son así. Si dispusieran de más fuerzas, de qué iba a estar Pedro Sánchez paseándose por Ferraz. Lo mismo es que la vieja guardia psoecialista está corriendo la misma suerte que la franquista. Ellos lo saben. En caso contrario, nada de 17 dimisiones, 34, hasta dejar a Sánchez más solo que la una. Dicho lo cual, a la fuerza ahorcan, me posiciono a favor de los contrarios a las tesis podemitas de Sánchez. Pedrín se rodea de baroncitos de la llamada España Húmeda, proindependentistas que se ciscan en la Constitución y preconizan la ruptura territorial de España. Los críticos, no. Hoy por hoy. La España seca mantiene el pulso. Y aquí sí que no hay pamplinas.

Las pamplinas pasan por distraer al personal con el combate entre pedristas y antipedristas. La proposición es falsa. La cierta es la guerra entre los constitucionalistas y los secesionistas vascos, catalanes, gallegos y otros golpistas a lo Iceta, que esos sí lo son. Ellos son los pamplinas a los que debemos aplicar la ley antes que sigan pasándosela por la entrepierna.

2 Responses to TERETES.
Los pamplinas.
[Paco Velasco]

  1. Aurelio Pino Domínguez

    Se admiten apuestas al estilo porra de bar.
    Hoy no se resuelve nada en Ferraz. Seguirán como en la Gatomaquia, con el que tú has dicho, o no, no, eso lo has dicho tú….que nos veremos ante las urnas en Diciembre, ya sea el 18 o el 25. De momento, los de Ciudadanos se están cruzando los dedos y diciendo….”Virgencita, Virgencita, déjame como estoy”

  2. Buena oportunidad la que ha tenido el autor de este artículo y que ha perdido, al pasar por alto una alusión relativa a la Sede provincial dirigida, presidida y monopolizada por su excelentísimo Sr presidente, al que sí se alude. El silencio se hizo poco tiempo después de que dicha Sede Provincial fuese registrada por la guardia civil en febrero de 2015. El silencio de igual manera, se acentúa más aún con este artículo dejando en el aire las dudas y las preguntas a cerca de si ese silencio tiene algo que ver con quienes olvidan refrescar al público incidentes como el de febrero de 2015, pecando de cómplices?. El silencio no solo ha sido compartido por fuerzas políticas como Podemos en Valverde del Camino. Las voces críticas “pperas” no han pronunciado una sola palabra al respecto cuando además de ello, la alcaldía de dicho municipio se haya regida por una representante de este grupo (PP). Hay cosas más “pamplinosas” e interesantes que transmitir al público que una vez transmitidas dejan de ser pamplinas y se convierten en datos de interés político y ciudadano. El silencio, una vez más, ha hecho realidad el deseo de los cómplices que pretendieron cubrir con un “estúpido” velo un registro policial en una Sede pública de la administración por dos ocasiones en febrero de 2015 en la Diputación Provincial de Huelva por orden judicial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *