‘Retablo barroco’ recrea el ambiente y la vida de Aracena en el siglo XVII

Carlos SánchezYa ha salido a la luz la última publicación del reconocido escritor onubense Carlos Sánchez, Retablo barroco (Aracena 1600-1615), que ofrece una serie de escenas y figuras que, en su conjunto, vienen a reflejar el ambiente y la vida de Aracena en los inicios del siglo XVII. El hilo narrativo es casi un pretexto para ensamblar las diversas tablas que componen ese retablo. La mirada observadora de un joven taciturno que acaba de abandonar el noviciado del monasterio de Yuste permite al lector acercarse a esa Aracena de unos 1.000 habitantes en los umbrales del siglo barroco.

En las páginas del libro, publicado por Editorial Niebla, puede percibirse el peso siniestro de la Inquisición y el recuerdo obsesivo de aquel auto de fe, el segundo celebrado en España, que conmovió a Aracena en 1481. La Inquisición persiguió primero a los judaizantes, luego a los sospechosos de luteranismo, después a los moriscos y, por fin, a los alumbrados, y de todos ellos hay alusiones en el libro.

Pero no todo es sombrío. También caben resaltar aspectos luminosos: la herencia humanista que dejó Arias Montano creando la Cátedra de Latinidad o la figura de su heredero intelectual, Pedro de Valencia, que encarna la mentalidad del nuevo siglo.

Y como es característico de los retablos barrocos, también en este destacan los contrastes, las luces y las sombras. Las diferencias que acusan los distintos barrios, el antagonismo entre dominicos y carmelitas, los recelos que distancian a cristianos viejos y conversos, la difícil convivencia de cristianos y moriscos que culminó con la expulsión de estos últimos en 1610. Y también la oposición entre la vida rutinaria del pueblo y el sueño de libertad y riqueza que suponía el pasar a las Indias.

Y sobre todo eso, el amor, el amor capaz de superar los conflictos ideológicos y sociales.

Carlos Sánchez, que ha dedicado la mayor parte de su tiempo a la enseñanza en el Instituto de Aracena, ciudad en la que nació (1939) y en la que reside actualmente, ha escrito numerosos ensayos y obras narrativas y poéticas. Como ensayista, es autor de La Peña y Arias Montano (1992), Perfil de un humanista (1996), El humanista Arias Montano (1998), El Frescor de los montes (2001), La poesía social de J. Font-Espina (2004) y La poesía existencial de J. Font-Espina (2009). Entre sus obras narrativas y poéticas se encuentran Último otoño (2009), Cuba, cartas de un emigrante (2011), Río abajo (2013), A estas alturas (1990), premio Odón Betanzos, Al socio deseado (2001) y Tiempo al tiempo (2008). También ha cultivado el relato corto, donde destaca Con un canto en el pecho, finalista ‘Ciudad de Huelva’ (1994) y No pretendas saber, Premio ‘Fernando Belmonte’ (2001).

Su última publicación, Retablo barroco (Aracena 1600-1615), se presenta este jueves 20 de octubre a las 20.30 horas en un acto que tiene lugar en el Salón de Actos del Ayuntamiento de Aracena. El autor será presentado por Antonio Maíllo, coordinador general de Izquierda Unida en Andalucía, y Mario Rodríguez, reconocido poeta e historiador local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *