Moreno pide a Susana Díaz que paralice la fusión hospitalaria en Huelva

El presidente del PP andaluz reprocha a la Junta el recurso presentado contra la sentencia del TSJA

161028 Moreno HuelvaEl presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, ha pedido este viernes a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que “se baje del coche oficial, se reúna con profesionales y usuarios” y “paralice” la fusión hospitalaria en Huelva, “una de las provincias más discriminadas y maltratadas” en materia de gestión sanitaria.

En declaraciones a los periodistas en las puertas del hospital Juan Ramón Jiménez, Moreno ha insistido en que Andalucía “tiene un problema de gestión sanitaria” y aunque ha precisado que el PSOE “se está empenzando a replantear de boquilla” este asunto, le ha pedido “un cambio de actitud del Gobierno y de su presidenta”.

Sobre todo después de que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) haya emitido una sentencia en la que declara nula la Orden de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales del 21 de noviembre de 2014 por la que se actualizaba la estructura de gestión y funcionamiento para la prestación de los servicios de atención especializada en el área de Salud de Huelva unificando los hospitales de la capital onubense.

RAZONES JURÍDICAS Y MORALES

Al respecto, Moreno ha subrayado que “esto significa que no solo tiene la razón jurídica, sino también la moral y la social”, a la par que se ha mostrado sorprendido de que la presidenta “haya pedido disculpas por la fusión de Granada”, donde se han manifestado unas 50.000 personas en contra de la misma, y “no las haya pedido a los ciudadanos de Huelva, sino todo lo contrario porque ha recurrido la sentencia”.

Por ello, Moreno se ha preguntado “¿a qué espera Díaz?, ¿a qué haya una gran manifestación en Huelva para que los onubenses digan que no pueden salir adelante con esta gestión porque es nefasta?”. En este sentido, ha remarcado que “Huelva es una de las más discriminadas en materia de gestión, con menos camas públicas que el resto de españoles, y está maltratada al perder su empleo casi 400 profesionales sanitarios y seguir en lista de espera unos 4.500 ciudadanos”.

Sin embargo, ha lamentado que Díaz “no quiera escuchar ni a los profesionales ni a las asociaciones de pacientes cuando Andalucía es la última en inversión en sanidad”, destacando a su vez el aumento del cinco por ciento en la inversión en sanidad, “gracias a la presión del PP y de los ciudadanos”.

CAMPAÑA #PORUNASANIDAD10

Por todo ello, y porque “los ciudadanos no pueden aguantar ni un mimuto más esta situación”, el PP ha puesto en marcha la campaña ‘Que no jueguen con tu salud. #Por una sanidad de 10’, una iniciativa para “dar la batalla” en defensa de una sanidad pública y de calidad, y a través de la cual el partido habilita un número de teléfono (686502972) para que los ciudadanos denuncien ‘vía WhatsApp’ sus malas experiencias en este ámbito.

El líder de los ‘populares’ andaluces ha explicado que su partido dará difusión a los casos de mala gestión sanitaria que reciba en este teléfono, al que se pueden enviar fotografías, vídeos y mensajes, con el fin de “dar voz a los andaluces y entre todos poder disfrutar de una sanidad digna y de calidad”.

Entre los diez puntos que se recogen en esta campaña, destacan el fin de las listas de espera; el ‘no’ al cierre “por vacaciones” de la sanidad; una asistencia de calidad “se viva donde se viva”; el cumplimiento de las promesas de nuevos hospitales y consultorios, o el rechazo a la subasta de medicamentos.

RESPUESTA DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA

“La campaña presentada hoy por el presidente del PP andaluz en Huelva es la campaña del miedo y la infamia, cuya única finalidad es desprestigiar al sistema sanitario público para sembrar dudas e incertidumbre entre la ciudadanía y favorecer así el desarrollo de la sanidad privada, que es la que realmente defiende este partido”. Con esta afirmación comienza la respuesta que ha dado la Junta de Andalucía, en una nota de prensa, sobre la campaña del PP.

La nota prosigue indicando que “al referirse a la unificación hospitalaria en la capital onubense, el señor Moreno Bonilla vuelve a llegar una vez más tarde. La Junta ha abierto una nueva etapa de diálogo con los sindicatos, profesionales y sus órganos de participación a fin de garantizar que cualquier medida que se vaya a tomar sea consensuada. Así, los avances en el marco de este proceso deben seguir esta premisa, además de contar con la ciudadanía.

En cuanto al desarrollo de esta campaña de desprestigio, los ciudadanos han de saber que el teléfono que el PP ha habilitado no busca dar respuesta ni solucionar las incidencias o demandas que planteen, sino atacar, crear confusión y poner en duda la calidad de los servicios públicos. La Junta reitera en este sentido que la población ya cuenta con numerosos canales de participación y comunicación con el sistema sanitario público a los que trasladar cualquier problema. A los servicios de atención al ciudadano, Salud Responde, los libros de sugerencias, quejas y reclamaciones o los nuevos canales electrónicos, se suman los propios profesionales y los equipos directivos, que también están ahí para atenderles.

Es lamentable que el PP, en lugar de aportar medidas constructivas para mejorar la calidad del sistema sanitario público, lo único que busque es provocar y ponga una vez más el énfasis en situaciones puntuales, que son mínimas frente a la ingente actividad y las miles de asistencias que se prestan cada día en los centros sanitarios.

Oculta el PP de forma interesada que la campaña tiene un claro objetivo que el Gobierno andaluz denuncia públicamente. La población no debe caer en esta trampa que tiende el PP y recordar lo que está ocurriendo en las comunidades en las que gobierna. Este partido siembra el miedo y la duda y, tras desprestigiar, viene la desconfianza y justificar que la privatización y los recortes son la mejor opción.

Hay que recordarle al PP que la ‘Sanidad 10’ es la que no tienen los españoles desde que llegó su partido al Gobierno de España, eliminando la universalidad de la asistencia con la excusa de la austeridad y la sostenibilidad.

Es una desfachatez y una tomadura de pelo para los ciudadanos que el PP venga a dar lecciones de sanidad pública en Andalucía cuando es este partido el que mantiene expulsados del sistema a los parados que se van al extranjero a buscar trabajo, a los inmigrantes y a las mujeres homosexuales, entre otros colectivos. Es el PP el que penaliza a las personas mayores con la implantación del copago y a las personas privadas de libertad, porque el Gobierno de Rajoy no asume la asistencia sanitaria a la población reclusa. Es el Gobierno de España el que miente a las comunidades autónomas cuando les dice que financiará los nuevos fármacos para la hepatitis C para luego contabilizarles el gasto como parte del objetivo del déficit.

Es el Gobierno de Rajoy el que aplica medidas torticeras al sistema de financiación autonómica, que han perjudicado siempre a la comunidad autónoma andaluza, con pérdidas de hasta 4.000 millones de euros, haciendo un reparto no equitativo y obligando a Andalucía a hacer un esfuerzo aún mayor.

Es triste y lamentable que el PP no deje de hacer demagogia sobre un asunto tan sensible como la salud. Sabe que la población le da mucho valor como derecho constitucional y se aprovecha para crear una vez más alarmismo, faltando a la verdad y confundiendo a la ciudadanía desde la falta de rigor y el desconocimiento.

La apuesta de la Junta por la sanidad es firme, clara y constante, con un gasto público sanitario equivalente a un 6,18% del PIB regional en 2015, que mantiene intactos los derechos sanitarios y la cartera de servicios.

A todo ello se suma que las partidas en salud vuelven a crecer en el presupuesto autonómico del próximo año. Este curso ya habían crecido un 4,8% y se incrementará un 5,5% en 2017, lo que implica una inversión de 500 millones de euros más.

El compromiso inversor del Ejecutivo autonómico con la sanidad pública colisiona con el plan de estabilidad presentado por el Gobierno del PP en Bruselas, con un recorte drástico en salud que se suma al recorte ya llevado a cabo por el Gobierno central de 7.000 millones, cifra que no da en su campaña demagógica el PP porque sabe que con la verdad no conseguirá que nadie la crea.

A pesar de lo que alarme y confunda el PP, el Gobierno andaluz seguirá escuchando a la ciudadanía, como hace a diario, y le recuerda a este partido que a pesar de sus constantes ataques políticos, la población sigue otorgando su confianza cada día y cada año al sistema sanitario público andaluz y sus profesionales. De hecho, según las últimas encuestas de satisfacción a los usuarios en Huelva, el 90% se encuentra satisfecho con la atención recibida tanto en los centros de salud como en los hospitales de la provincia”, concluye el comunicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *