TERETES.
A oscuras.
[Paco Velasco]

Paco VelascoHuelva se sume en la oscuridad más tenebrosa. La provincia de las miles de horas de luz se apaga, mortecina. Tantas las causas y tan escasos los remedios. La responsabilidad, de sus gobernantes. La culpa, lo que se dice la culpa, la pasividad de nosotros, sus vecinos.

A pesar de la potencial riqueza de todo tipo que atesora, Huelva sigue instalada en el status de factoría de la antigüedad. Ni siquiera transitó a la categoría de colonia. Basta un levísimo recorrido por las noticias, para percibir que el abandonismo empresarial de siempre se ha apoderado de los recientes y fugaces conatos de emprendimiento. Parafraseando al recién fallecido Darío Fo, aquí no emprende nadie. Y así nos va.

La distinción como capital gastronómica de España para 2017 es una cortina de humo, financiada con fondos públicos, que apunta de dónde viene el fuego institucional. La iniciativa privada, “rien de rien”, que dirían los gabachos.

Con semejante panorama, nadie se sorprenderá de los datos de empleo. La Andalucía de Caraballo y de Susana, antes de Chaves y de Griñán, ocupa el malhadado cuarto puesto por la cola entre las provincias españolas según los datos de la Encuesta de Población activa del trimestre de julio a septiembre de 2016. Cómo estará Melilla para que nadie le dispute el dudoso honor del farolillo rojo en la siniestra vuelta a España de las personas en paro.

Mientras esto ocurre, nuestros políticos de la Junta y de la Diputación, tan contentos. Ufanos ellos por la gesta. Desde la educación a la sanidad, pasando por el medio ambiente, la sombra arrincona a la luz. En materia de creación de puestos de trabajo, aparte de muy estacional y precario, Huelva se asemeja a la noche polar astronómica. En cuyo caso, la depresión está servida, tanto en el aspecto mental como en el económico.  De ahí al solipsismo, medio metro.

A los onubenses no nos resta sino refugiarnos en Calderón y su obra “La vida es sueño”. Somos los “Segismundo” que nos preguntamos si lo que vivimos es real o una pesadilla interminable. Para mí, que esto último. Nos podemos aferrar, asimismo, a la cartesiana hipótesis del genio maligno. Lo mismo estamos ahormados en el yunque del engaño y creemos que la horma y el yunque son vehículos de verdad. Mejor, no. Podríamos creernos genios o dioses. Y eso sería de psiquiatra.

A oscuras y a trompicones, castañazo seguro.

One Response to TERETES.
A oscuras.
[Paco Velasco]

  1. Aurelio Pino Domínguez

    Siguiendo a su gabacha alocución: “Rien de Rien”…..me va a permitir poner voz a Huelva y su provincia con la inigualable de Edit Piaf en aquellas estrofas de “Je ne regrete rien, car ma vie”…..continuando con la lapidaria frase de “balayé”….(barrida)….y acabando otra vez con su conformismo por el dolor recibido de esta vida: “….je ne regrete rien”. ¡Si, esa podría ser Huelva, medio sollozando!….o quizás el personaje del cuento “Piel de Asno”, maltratada por su madrastra JUNTA DE ANDALUCÍA y personajes que no pasarán a la historia como próceres a modo de hermanastras de esta huérfana Huelva “Piel de Asno”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *