VENTANA DEL AIRE.
De muerte.
[Juan Andivia]

juan andiviaLas frases hechas reflejan una parte importante del ingenio y de los referentes culturales de las lenguas, como lo podemos apreciar en las locuciones de nuestro idioma que se refieren al tema de la muerte.

Unas veces señalan la condición de una persona o una cosa; por ejemplo, un objeto o un lugar de mala muerte es algo de ínfima categoría, pobre, como lo es un muerto de hambre, o quien no tiene ni donde caerse muerto. Sin embargo, ser una mosquita muerta es tener una determinada forma de comportarse, igual que quienes se quitan el muerto de encima o el que le echa el muerto a otro. Se trata ahora de actitudes, como ir a muerte, o hacerse el muerto, o cargar el muerto o pensar –y mucho más, expresar- que algo está de muerte.

También existe levantar un muerto, que es cobrar fraudulentamente una deuda de juego, ser una muerte e ir a vida o muerte. Y mucho más: Al hablante no le basta con la denotación y deja que la imaginación supla lo que le falta al raciocinio.

Que la fiesta de Todos los Santos esté perdiendo su sentido único y lúgubre y que la gente se reúna, se disfrace y se asuste o se ría puede traer, además de la convivencia de culturas (como decía Papini, “nada es nuestro”), la apertura del léxico a significados paradójicamente más felices. Un sentido que no tiene nada que ver, excepto para minorías, con la religión, ni con los derechos sobre la propia muerte que, como diría Moustache, el camarero de “Irma, la dulce”: eso es otra historia.

En lo que todos estamos de acuerdo es que hablamos de la muerte porque estamos en la no muerte, en la vida y, con esto ya hay razón suficiente para estar alegres y celebrarlo, si no saliendo la noche del treinta y uno con aspecto fantasmagórico, comprendiendo por lo menos a quienes se agarran más a lo que palpita que a lo que yace, a la broma que al rictus y al culto a la juerga que al culto a los cementerios.

¡Que los tiempos nuevos traigan nuevas formas de divertirse y encontrarse, para enterrar (hay que ver el idioma) el llanto y la nostalgia sin sentido!