DESDE MI CABINA.
Venta o caos.
[Paco Morán]

Jugadores de El Ejido celebrando uno de los goles ante el Recreativo de Huelva. (Go deporte)

Jugadores de El Ejido celebrando uno de los goles ante el Recreativo de Huelva. (Go deporte)

No recordaba un varapalo al Decano como el que narré para mis oyentes hace ocho años cuando el Real Mallorca nos hiciera siete goles en Son Moix. Y curiosamente, Manolo Zambrano fue testigo de ello en el banquillo de entrenador; ayer lo hizo desde el palco como presidente.

Podemos discutir y debatir sobre ese partido ante El Ejido desde el mismo momento en que la alineación fue cambiada respecto al partido de hace cinco día en el que se venciera al Macha Real por goleada.

Cierto es que ese partido fue un espejismo en el que sólo el acierto y las siete bajas de un equipo recién ascendido, maquillaría lo que fue el equipo.

Me sorprendió en el día de ayer ver a los dos jugadores con más calidad (Rafa de Vicente y Miguelito) de la plantilla en el banquillo, cuando lo habían hecho bien ante el Mancha Real. Y sigue sorprendiéndome el cómo Javier Cantero, nuestro único lateral izquierdo, estaba en el banquillo y Sedeño volviendo a estar horrible. El sevillano para poseer el derecho de pernada.

Que fácil habría sido meter a Cantero en el lateral izquierdo y a Iván Robles en el derecho. Y no hablo a toro pasado, sino que ya estuve diciendo toda la semana que ésta sería la mejor opción. Pero no es este el problema que tiene el Recre en este momento. No es problema ni de Pavón ni de Ceballos, dado que no radica ahí la eterna dificultad que ha venido arrastrando el Decano en los tres últimos años.

No aprovecho la derrota para decir lo que he dicho antes del cese de Ceballos. Ni Guardiola ni Ancelotti podrían solucionar este momento delicado en el Recre. Vuelvo a insistir en lo que he dicho hace dos meses: el Recre no tiene un problema de entrenador, sino de pasta.

Por muchas vueltas que le den los consejeros a la situación para ver el cómo resolver los problemas, están perdiendo el tiempo. Serán minutos de trabajo tirados a la basura. Hasta que alguien no tire de cordura y ponga a la venta el club ‘ayer’, no habrá solución.

Entiendo que no se está traspasando un kiosko de hamburguesas, pero seguro que hay mecanismos para vender el club antes de final de año; antes de que los inversores se aburran viendo al equipo arrastrarse por la categoría.

También vuelvo a insistir y perdón por lo reiterado, que a pasar de tener una plantilla para estar más arriba, esto no será posible mientras pasen meses y más meses y los jugadores sigan sin cobrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *