Cinco detenidos tras desmantelar una fábrica clandestina de tabaco en Gibraleón

El tabaco era distribuido a todo el territorio nacional utilizando para ello una empresa de mensajería

20161202_FÁBRICA TABACO 1_PAFIF 20161202_FÁBRICA TABACO 2_PAFIF 20161202_FÁBRICA TABACO 3_PAFIF

La Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal dedicada al contrabando de tabaco que operaba en dos ubicaciones en la provincia de Huelva y distribuía tabaco a nivel nacional. En la denominada operación ‘Tieso’ se han intervenido 260 kilos de tabaco picado y se ha detenido a cinco personas como presuntos autores de un delito de contrabando y asociación ilícita, y algunos de ellos están siendo investigados por supuestos delitos de blanqueo de capitales.

Según informa la Benemérita en un comunicado, las investigaciones permitieron determinar que la organización tenía una base operativa en Huelva capital en la que residía el cabecilla y donde se producían los contactos comerciales. La otra base era una finca ubicada en el término municipal de Gibraleón donde se encontraba una fábrica clandestina de tabaco y procedían a la picadura de la hoja de tabaco, así como a su tratamiento, elaboración y envasado.

El tabaco era distribuido a todo el territorio nacional utilizando para ello una empresa de mensajería donde los particulares adquirían paquetes cuyo peso oscilaba desde un kilo hasta cinco de tabaco picado.

De los cinco detenidos por la Guardia Civil, tres pasaron a disposición judicial el pasado lunes por la tarde y han sido puestos en libertad, según han informado a Europa Press desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

De igual forma, el juez ha intervenido las cuentas de la organización que formaban estos hombres y la cuenta personal de cada uno de los detenidos.

PICADURA DE TABACO VALORADA EN 1,2 MILLONES

Dicha organización se encontraba operando desde 2014, habiendo realizado transacciones de unos 8.000 kilos de picadura de tabaco por todo el territorio nacional, siendo el valor de mercado aproximadamente 1,2 millones de euros, equivalente a un total de 413.000 cajetillas de tabaco.

Durante la explotación de la operación se han realizado dos registros, donde se ha desmantelado una fábrica clandestina de tabaco, interviniéndose un total de 260 kilos de tabaco en diferentes formatos, maquinaria industrial de labores de tabaco, numerosa documentación, tres vehículos, diverso material informático, así como dinero en efectivo, alcanzando todo ello un valor aproximado de 82.000 euros.

La operación ha sido llevada a cabo por agentes de la Patrulla Fiscal y Fronteras de Mazagón, los cuales se encuentran especializados en la lucha contra el contrabando de tabaco, mientras que los detenidos, efectos recuperados y las diligencias instruidas se encuentran a disposición de la autoridad judicial.

Desde la Guardia Civil advierten de que la compra-venta de tabaco de contrabando, además de perjudicar al sector de los estanqueros, puede afectar gravemente a la salud de quien lo consume ya que no ofrece ningún tipo de garantía sanitaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *