Viajar estimula, instruye y enriquece

0

patrocinadoLos viajes y las lecturas forman parte del bagaje de conocimientos y experiencias más personales. Describen los gustos, las preferencias y el carácter de cada persona.

Las preocupaciones económicas de los jóvenes suelen enfocar su mirada en las posibilidades de conseguir un empleo de calidad. Se sabe que eso supone orientar bien la formación hacia los conocimientos exigidos en una carrera profesional sólida y bien reconocida por la sociedad.

Invertir el tiempo en nuevas experiencias

La colaboración entre iguales descubre muy pronto el camino estrecho de la competencia. La actividad laboral es sometida al juicio de quienes ocupan un puesto jerárquicamente superior o en último término del mercado. Para triunfar no hay que descuidar ningún detalle y el tiempo bien empleado es el capital que más interés produce.

Para ser un candidato seleccionable nada supera a la efectividad que da acumular conocimientos, experiencias y habilidades. Un candidato ha de mostrar un perfil adaptado, equilibrado y de excelencia en cada una de sus categorías principales. La entrevista de trabajo casi siempre consigue descubrir a la persona que se está buscando. Esa es la que ya antes ha dirigido sus pasos para ese momento.

Los viajes de estudios o de trabajo al extranjero producen en quien los realiza un movimiento radical de su zona de confort. Favorece psicológicamente para proponerse metas y superar retos. Es una inmersión total en otra forma de ver el mundo que termina por modificar la visión que cada persona tiene de sí misma, de sus ideas y sus valores.

Por otra parte hace crecer la red de contactos en ambientes alejados al que uno pertenece. Viajar da una perspectiva interesante de cualquier materia al verla con otro filtro cultural y fuerza a quien hace este esfuerzo en ser más objetivo.

Los programas de estudio y de trabajo remunerado

La práctica lingüística adquiere en los viajes la prueba de fuego para su consolidación definitiva. Solo hay que revisar las ofertas que aparecen a diario en el mercado. En BEWAT, por ejemplo, se facilita toda la información sobre programas formativos, con la finalidad de trabajar o una mezcla de ambos. Están especialmente diseñados para jóvenes en proceso de perfeccionamiento profesional y de descubrir nuevos horizontes.

Es posible que muchos de estos jóvenes estén interesados en labrarse su propio futuro con un proyecto empresarial propio. Los estudiantes de Administración y Dirección de Empresas (ADE) son quienes más provecho pueden obtener de estas experiencias en el extranjero. Estudiar ADE para emprender no acaba en las aulas universitarias sino que convierte cualquier parte del mundo en un foco de interés formativo.

La destreza indispensable con la lengua inglesa se ve reforzada por la práctica diaria en el ambiente cultural que le es propio. La nebulosa fonética de las vocales en inglés irá asentándose de modo parecido a sus hablantes nativos. Se hará en una progresión infinita hasta un óptimo intercambio comunicativo.

Para quienes dispongan de poco tiempo y mal repartido que dificulten las posibilidades  de un viaje próximo pueden perfeccionar alguna destreza con cursos gratuitos. Un viaje inolvidable comienza con una buena preparación y en estos cursos puede estar una aproximación intelectual a lo que se va a ver de forma directa.

El siglo XXI traerá innumerables adelantos tecnológicos que hoy ni podemos imaginar. También profesiones en las que las tareas propias de su ejercicio nos resultan un completo misterio.

Lo seguro es que, en cualquier caso, tales especialidades profesionales aparecerán como resultado de una actualización exitosa de lo que hoy ya conocemos. La sólida formación profesional y riqueza de experiencias facilitarán enormemente ese esfuerzo.

Compartir.

Leave A Reply