Centenario feliz para Mosaicos Pino

0

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pocas empresas de nuestra provincia pueden presumir a día de hoy de cumplir 100 años ininterrumpìdos de actividad y menos aún manteniendo la presencia en el negocio de la misma familia desde sus orígenes. Es motivo, por tanto, de satisfacción para la FOE, el 100 aniversario de la firma palmerina ‘Mosaicos Pino’, efemérides que precisamente se conmemora en el día de hoy, y a cuyo frente se encuentra Antonio Pino Montes, quien ostenta asimismo la presidencia de la Asociación de Pequeños y Medianos Empresarios de esa localidad, miembro de esa Organización Empresarial.

El origen de esta empresa familiar ubicada en La Palma del Condado se remonta al año 1917, fecha en la que Jesús Pino Ramírez, funda la fábrica de mosaicos hidráulicos de cemento para suelos que lleva su apellido:  Mosaicos Pino.

Desde ese momento, sus sucesores, se han encargado de mantener intacto el método tradicional del proceso de elaboración de sus reconocidos  mosaicos hidráulicos. Es decir con igual método, con el mismo arte, con la misma calidad y los mismos materiales que los utilizados en el siglo XIX. El respeto por sus orígenes llega a tal punto que en los modelos más clásicos se sigue conservando el mismo nombre que eligieron sus antepasados para denominarlos.

Los productos de Mosaicos Pino tienen un toque de distinción que les diferencia y les hacen fácilmente reconocibles.  La destreza y el arte del losetero en su trabajo confiere a cada una de las piezas que se fabrican en ‘Mosaicos Pino’ características singulares y únicas, como cualquier artesano del barro o vidrio. Cada uno de sus artesanos sigue utilizando el mismo sistema, siguiendo las mismas reglas, y los mismos procedimientos trasmitidos de generación en generación en su familia.

La cuarta generación que dirige actualmente la empresa, ha sabido incorporar la innovación a sus diseños tradicionales, convirtiéndolos en más actuales y originales, pero sin perder el sabor de lo tradicional que le caracteriza.

Mosaicos Pino, que comenzó con un trabajador y un modesto local de 150 metros cuadrados, puede presumir ahora de contar con hasta 18 trabajadores en picos de máxima producción, en unas instalaciones que ocupan 4.500 metros cuadrados, de los cuales 150 se dedican exclusivamente al mosaico hidráulico. Asimismo, esta empresa ofrece todo lo necesario para el sector de la construcción.

En esos 100 años, pueden presumir de que su labor ha sido reconocida y premiada con diferentes galardones como la Distinción de Oro de la FOE a la Empresa Familiar en el 2013 y la Medalla de La Palma a la Promoción Empresarial 2015, entre los más significativos.

Compartir.

Leave A Reply