Congreso Internacional de Cambio Climático

Opinión: Los Reyes Magos de Gabriel Cruz

0

(Firma: A. Peinazo)  Me he permitido titular este artículo de opinión con la misma frase utilizada por el columnista de este diario Paco Velasco, con el que estoy en el más absoluto desacuerdo respecto al balance que hace del alcalde de Huelva, Gabriel Cruz.

No creo que sea justo calificar a Gabriel Cruz de populista. Solo hay que ver su comportamiento político y su talante para comprender que el actual alcalde de Huelva está a años luz de lo que, al menos yo, entiendo como un político populista. Y por supuesto, no es Cruz un político que tenga la mentira por bandera, lo que no quiere decir que no se pueda equivocar, como ocurre con cualquiera que tenga que tomar decisiones desde un cargo público. Pero no acabo de ver esa especie de maldad intrínseca que Paco Velasco sí ve en el regidor municipal.

No creo que sea justo calificar de horterada la Capitalidad Gastronómica de Huelva. Tiempo habrá de hacer balance, pero cuando concluya el año y se puedan ver los beneficios o no que dicha capitalidad suponga para la ciudad. Decir de entrada que se trata de una horterada es descalificar un trabajo en el que no solo ha participado el Ayuntamiento, sino también todo el colectivo de un sector tan importante para la ciudad como el de la hostelería.

No creo que defender una seña de identidad y patrimonio de la ciudad, como es el Recreativo de Huelva, sea ‘un caramelazo al ojo derecho de la afición onubense’. Guste más o guste menos el fútbol, el Recreativo está catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC) y su defensa es tan importante como la de cualquier vestigio del pasado, porque forma parte de la identidad de Huelva. Se podrá discutir si el camino elegido acabará en buen o mal puerto, pero que el Ayuntamiento de Huelva –incluso como accionista que lo era y lo es– tenía obligación de hacer algo para evitar la muerte del club Decano del fútbol español, no me cabe ninguna duda.

Y, por último, no creo que intentar salirse del carril de la austeridad marcado por el Ministerio de Hacienda sea ningún pecado político. Que el Ayuntamiento de Huelva intente mantener su autonomía a la hora de hacer sus propios presupuestos entra dentro de la más absoluta lógica. Otra cosa es si podrá o no hacerlo finalmente, pero el alcalde tenía la obligación de intentarlo. El argumento de la herencia recibida –en este caso concreto– sí es válido, porque no ha sido Cruz quien colocó al Ayuntamiento de Huelva en bancarrota.

 

 

 

 

 

Compartir.

Leave A Reply