Intento de agresión al director de la cárcel de Huelva

0

El pasado día 11 de enero el director del Centro Penitenciario de Huelva sufrió un intento de agresión por parte de un interno, según ha dado a conocer el sindicato Acaip en un comunicado. Aprovechando la visita a un módulo residencial al que se acercó a realizar una entrevista, fue abordado e insultado, llegando incluso a sufrir un “manotazo”, sin que la agresión fuera a más por la rápida intervención de los funcionarios de vigilancia que evitaron  que el desagradable incidente fuera a mayores.

Desde el Sindicato ACAIP (Agrupación de Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias) “queremos expresar nuestra solidaridad y nuestro apoyo al máximo responsable del centro y condenar dicho incidente violento; no deja de ser uno más en la larga lista que esta plantilla viene padeciendo en los últimos tiempos, sólo que en esta ocasión en la persona de su máximo responsable”.

“Queremos transmitir –dice Acaip– nuestra especial preocupación por la interminable lista de agresiones a trabajadores penitenciarios. Ya el pasado año 2016 se saldó con más de quince agresiones a funcionarios de la penitenciaría onubense, y el presente año 2017 acaba de “estrenarse” con el intento de agresión al mismísimo Director del centro penitenciario. Hace apenas unos días este sindicato trasladaba su desaprobación al conocerse la sentencia contra dos internos que en mayo de 2014 agredieron a un funcionario de la prisión de Huelva, agarrándolo por el cuello con la intención de secuestrarlo y para realizar una serie de reivindicaciones a la dirección del centro. Entendemos que dicha resolución no refleja la gravedad de los hechos al condenar a los acusados a 17 meses de prisión. Como servidores públicos estimamos necesaria la debida protección en el ejercicio de nuestras funciones, tanto a nivel administrativo como judicial”.

Tal y como se recoge en el borrador del protocolo de actuación frente a la violencia en el trabajo en los centros penitenciarios “los empleados públicos penitenciarios realizan su actividad con personas privadas de libertad y que en un porcentaje elevado presentan carencias sociales, educativas y culturales, así como mayor prevalencia de comportamientos agresivos y antisociales, trastornos mentales y conductas adictivas”. En base a ello, “anhelamos la puesta en marcha de dicho protocolo de actuación a la mayor brevedad posible a fin de salir de la dinámica en la que se encuentra este colectivo.  Así pues, se hace necesario contar con “estrategias y medidas preventivas, así como medidas de actuación dirigidas a dotar a los empleados públicos penitenciarios de recursos que mejoren la interacción con la población interna, la detección en los momentos iniciales de las situaciones de riesgo y las actuaciones a llevar a cabo en caso de sufrir una agresión”, concluye el comunicado.

Compartir.

Leave A Reply